edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
09/04/2014
Más ruido en Moncloa y en Economía

Las elecciones europeas silencian el próximo relevo de De Guindos

Nadal, Escolano y Fernández de Mesa, el trío que dominará la política económica de la recuperación
Juan José González

Movimientos sospechosos en Economía. Cambios de agenda para cerrar algunos temas pendientes y adelantar a abril y mayo otros previstos para después del cierre del curso parlamentario a finales de junio. Los directores generales se muestran inquietos y no disimulan las prisas por cerrar muchos asuntos pendientes. Los funcionarios en Cuzco conocen la mecánica de los cambios, huelen la atmósfera e identifican el ruido como nadie. Ruido de cambio, de crisis, de salida y de entrada. Se va Luis de Guindos camino de la presidencia del Eurogrupo (un regalo de Wolfgang Schäuble por méritos de obediencia a las políticas de Angela Merkel). Se trata de un relevo en la cumbre del Gobierno español, como si se tratara de un vicepresidente. Y avanza la especulación sobre los sustitutos de De Guindos. Quinielas que sirven para dar a conocer a candidatos que nunca lo serán, nombres para malear y crear celos, provocar movimientos en falso...

Sucede algo similar con el candidato del Partido Popular (el innombrable) para las elecciones europeas. Precisamente, y entretanto sociedad y clase política se distraen en si se será Cañete o Pastor, o quién sabe, la otra quiniela, la del sustituto de De Guindos, concita menor interés y logra pasar (casi) inadvertida. Pero hay quiniela.

La técnica política acostumbra a utilizar este tipo de recursos: una táctica de distracción siempre es sencilla y oportuna para desviar, esconder, disimular o rebajar la presión de la opinión pública sobre algún asunto que no interesa. En los dos últimos años la práctica en cuestión se ha convertido en habitual y recurrente en el escenario de la política nacional: cualquier evento era útil para dejar en segundo plano los problemas de la crisis, del paro, del déficit... La técnica se aplica ahora a los cambios de ministro, una crisis de Gobierno, un candidato para las europeas... Y mientras la presión política de la oposición, la opinión pública y los medios de comunicación se centran en despejar si será Arias Cañete o Ana Pastor el candidato para las europeas, el relevo más importante para el ciudadano, para las empresas y para la economía de un país, parece ser un asunto marginal y pasa inadvertido.

Luis de Guindos se va. Lo sabe el Gobierno, trabajadores y funcionarios del ministerio de Economía y medio país. Y se especula con sus sucesores al frente del equipo económico del Gobierno. Sobre el terreno se escuchan ruido, especulaciones, maldades y teorías sobre la próxima remodelación del Ejecutivo sin caer en la cuenta de que al actual presidente del Gobierno es difícil hacerle una crisis desde afuera, debe ser desde Moncloa el lugar en el que se cocinan los cambios y los tiempos de presentación de una crisis de Gobierno. Porque en Moncloa es donde están los interesados en el ruido, capaces de modular el volumen de sonido. 

De Moncloa saldrá el primer candidato, el jefe de la oficina económica del Presidente, Álvaro Nadal. Tiene la mayoría abrumadora de las papeletas para cambiar el despacho a Cuzco, la sede del ministerio económico. En Moncloa se preparan también otros cambios para el área económica. El presidente del ICO, Román Escolano, no es la primera vez que suena para un cargo en el Gobierno, y en esta ocasión se le da como seguro en una secretaría de Estado, previsiblemente la de Economía. Fuera de palacio, se trabaja en la candidatura de Íñigo Fernández de Mesa, hoy en el Tesoro Público y firmando uno de los mejores trabajos al frente de ese organismo.

Pero la sustitución en Economía es para el presidente del Gobierno un asunto más de dimensión política que técnica. El Gobierno se juega en el relevo de De Guindos una apuesta de futuro; es la puesta en marcha del proyecto económico del partido una vez que `certificada´ la salida de la crisis, entendiendo como tal la recuperación del crecimiento económico, el suelo del desempleo y un control aceptable -por Bruselas- del déficit público y de la deuda pública. Como reconoce un economista que trabaja en las filas del partido "ahora toca proponer los cambios y el modelo económico que habríamos incluido en nuestro programa electoral si no hubiera habido crisis económica". Por tanto, es probable que tras la tempestad de la crisis, con la recuperación avanzando a velocidad crucero, el partido en el Gobierno enseñe su modelo económico en la sombra, de la crisis.

En este escenario de futuro, es donde la sustitución del responsable del equipo económico cobra especial importancia al tratarse del arma fundamental de cara a las próximas elecciones. El futuro ministro de Economía jugará el papel principal en la venta del éxito de la recuperación económica y al mismo tiempo dar la vuelta a los daños producidos por buena parte de las reformas del Gobierno, en particular, las que han motivado la reacción y el rechazo social. Por tanto, se trata de elegir para la ocasión un ministro de Economía con perfil más político que técnico, más conocedor e implicado en las campañas y estrategias electorales y, por ello, buen conocedor de la maquinaria del partido y del Gobierno, frente a un profesional de la economía, del ámbito de la empresa privada o de la docencia. De ahí que el elegido trabaje actualmente en Moncloa. O muy cerca.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...