edición: 2721 , Martes, 21 mayo 2019
02/08/2010

Las eléctricas se aplican con la rebaja de deuda y las desinversiones y le encienden las alarmas del déficit de tarifa a Industria

El déficit de tarifa supone un 23% de su deuda total: 5. 216 millones para Endesa, 4.169 para Iberdrola y 1.500 para Gas Natural Fenosa
ICNr

Tienen a mano la ecuación de la recuperación de la demanda y la ampliación de los márgenes de negocio, que les ha permitido elevar un 14% su Ebitda, hasta 10.381 millones en el primer semestre de 2010. También, la ‘vacuna’ de las  desinversiones por más de 4.000 millones de euros en los próximos dos años para capear la crisis y contener una deuda que, pese a haberse reducido un 1,6%, alcanza en total 70.597 millones. Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa y HC hacen su parte y le exigen a Industria que cumpla, más ahora que la propia Subcomisión de Industria del Congreso acaba de fijar en 4.500 millones de euros anuales el ‘menú’ de inversiones para el sector eléctrico en el próximo cuarto de siglo. Las cuatro grandes eléctricas asoman a Sebastián al espejo de lo inevitable: con un déficit tarifario acumulado de 16.048 millones y el compromiso de Moncloa para acabar con él en 2013, ninguna revisión de costes de las que el Ministro baraja evitaría que la tarifa de la luz tenga que encarecerse al menos el 5%.

Después de congelar la tarifa de la luz en julio, Sebastián busca cómo ‘sacar del limbo’ a sus rezagos con un real decreto para revisar los precios de la luz con plazo trimestral (o cuando las circunstancias lo exijan) y el impulso para intentar cumplir con los calendarios de titulización del déficit. Pero cada día de ‘reflexión’ les cuesta a las eléctricas -y al sistema- más de  500.000 euros.

Si reconoce que la revisión es imprescindible y la actualiza en octubre, Sebastián habrá ‘parido un ratón’, pero uno muy caro para el sector, que tendrá sobre la mesa tres meses de retraso y las luces rojas sobre la titulización del déficit prevista para septiembre. Si no lo hace, si cumple el tiempo muerto hasta enero acordado con Montoro el 24 de junio, en el sector seguirán pagando las facturas de la incertidumbre que le cobran los mercados y las agencias de calificación.

Las cuatro grandes eléctricas que operan en España, Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y HC Energía, sumaron unas ganancias de 4.524 millones de euros en el primer semestre, apenas un 0,4% más que los 4.505 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. En un semestre caracterizado por una fuerte producción hidráulica y eólica, una recuperación de la demanda en España de cerca del 4% y un encarecimiento del crudo y de los principales indicadores de precios energéticos, las eléctricas pudieron ampliar sus márgenes del negocio y elevar un 14% su beneficio bruto de explotación (Ebitda), hasta 10.381 millones. Endesa, con 3.850 millones, registra el mayor Ebitda, pero apenas supera en 15 millones a Iberdrola, que obtiene 3.835 millones. Por su parte, Gas Natural Fenosa fue la que más elevó esta partida, un 48%, hasta 2.381 millones.

OBJETIVO: REDUCIR LA DEUDA

La deuda de las cuatro grandes eléctricas no sólo suma y sigue gracias a la huella de las grandes operaciones corporativas de los últimos años. Ese pasivo incluye, además, la parte del déficit de tarifa que financian las empresas. Según el reglamento de cesión de derechos de cobro, los de Iberdrola, suman 4.367 millones; los de Gas Natural Fenosa, 1.622 millones; Hidrocantábrico, 742,8 millones, y Eon España, 63,7 millones. Pero sobre todo, les pesan los 7.727 millones de derecho de cobro para Endesa por su déficit de tarifa: 5.216 millones por la generación peninsular y 2.511 millones, por la de los sistemas extrapeninsulares que explota. Una cifra que representa más de un 25%  del total de la deuda financiera de la compañía que preside Borja Prado, de 19.098 millones y que supone más de la mitad del que corresponde al conjunto de las eléctricas que financian el déficit.

Cada eléctrica maneja un calendario y una flexibilidad distinta para las desinversiones. Iberdrola, hasta 2012, venderá activos por un valor máximo de 2.500 millones, una cifra oscilará en función de cómo evolucionen los mercados y de si resulta o no conveniente activar su propio "plan de estrés", según la expresión utilizada por su presidente, Ignacio Sánchez Galán. Gas Natural Fenosa acaba de presentar un plan estratégico hasta 2014 basado en el crecimiento orgánico y la contención del pasivo, y se ha propuesto desprenderse de activos por 1.500 millones, que se sumarán a las ventas por 3.600 millones realizadas tras la compra de Unión Fenosa. Endesa se plantea vender el 80% de su red de gas, el 21% de la planta de Reganosa (ya acordado con un fondo de inversión de Commonwealth Bank y sólo pendiente del visto bueno de los reguladores) y sociedades no estratégicas en Iberoamérica. Además, como parte de esta estrategia, y obligadas por la ley, las eléctricas acaban de vender activos de transporte eléctrico a REE por un valor total de 1.516 millones, a razón de 1.412 millones por parte de Endesa, 47 millones de Gas Natural Fenosa y 57,8 millones por HC Energía.

Lo reconoce el propio ministro: el “traje energético” se le ha quedado grande y habrá que hacer ajustes. Lo enfrentan al ultimátum de sus vaivenes las eléctricas: tras la revisión de los costes a cuatro manos con la oposición vendrá -promete ahora Zapatero- la de los ingresos, para superar “el divorcio entre los costes de producción y lo que se paga por la electricidad”. Con un déficit tarifario acumulado de 16.048 millones y el compromiso de Moncloa para acabar con él en 2013, ninguna revisión de costes de las que el Ministro baraja evitaría que la tarifa de la luz tenga que encarecerse al menos el 5%. Menos aún si, como asegura Sebastián, no incluye tasas nucleares ni hidroeléctricas y si la rebaja de primas renovables que quiere sellar con Montoro sólo ahorra unos 1.300 millones en tres años. A la espera de la nueva regulación de la retribución a la fotovoltaica, la CNE y el sector le advierten de que el déficit llegaría a 22.000 millones en tres años (sin contabilizar el recorte solar) y sólo una subida de tarifas del 20% lo contendría.

ULTIMÁTUM DEL DÉFICIT Y LAS TARIFAS

La patronal eléctrica UNESA le ha encendido al Ministerio de Industria todas las luces rojas, por igual al pacto de quietud de populares y socialistas: si el futuro acuerdo energético pasara por la congelación de la tarifa, el déficit puede dispararse por encima de los 4.600 millones al cierre de 2010, muy lejos del techo que en principio estaba previsto para este año en 3.130 millones. Y el sector descuenta que, tras la decisión del Ejecutivo de suspender la subida de la luz prevista para julio y teniendo en cuenta el histórico, a finales de año el déficit de tarifa acumulado podría superar los 20.000 millones de euros, una deuda que deben cobrar las eléctricas y que estaba previsto titulizar en septiembre con el aval del Estado. Aunque el acuerdo aún oficialmente etéreo con el Partido Popular consiguiera abaratar los costes de acceso como se propone, ninguna revisión evitaría que la tarifa tenga que encarecerse ahora menos del 5% o el 6%: tiene que sufragar un déficit acumulado muy cercano a los 16.000 millones.

Según UBS, la congelación de la tarifa contraviene el objetivo de eliminar el déficit para 2013 y mete presión a esa deuda, que tiene que titulizarse en el mercado con aval del Estado para poder adelantar ese dinero. Un discurso que Moody's acogía con la advertencia de que la revisión del sector energético y sus costes puede tener “posibles implicaciones negativas” y afectar a rating de las eléctricas; “incrementará probablemente su incertidumbre regulatoria”, asegura el servicio de inversión de la agencia de calificación en un informe en el que recuerda que la congelación de la revisión de tarifas en julio “sorprendió al mercado”, que esperaba un incremento del 4% en estos precios regulados. Paradojas de los vaivenes energéticos de Moncloa, desde el 24 de junio el anuncio de un Pacto de Estado para desarrollar en común una política energética de país, ha conseguido introducir nuevas incertidumbres en el sector y dejar a las eléctricas en la diana de las advertencias de todas las firmas de análisis.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A LA REVISIÓN DE LA TARIFA

Miguel Sebastián salta todas las chispas con las eléctricas: en el aire están no sólo los desencuentros del déficit de tarifa y la titulización de la deuda, sino los contadores (que el ministro quiere impedir en alquiler), el coche eléctrico y la inversión en nuevas redes, sobre todo smart grids. Zapatero y el ministro han conseguido unir a Iberdrola, Gas Natural Fenosa, HC y E.ON, las cinco grandes eléctricas, -con una capitalización conjunta de más de 60.000 millones de euros- para exigir a PP y PSOE que cierren “con urgencia” el pacto de Estado en energía que anunciaron en junio por segunda vez en nueve meses y que se ponga fin “a la incertidumbre regulatoria”, que amenaza la estabilidad financiera del sector. También, en un rosario de denuncias por la congelación de las tarifas.

El Ministerio de Economía sostiene oficialmente los planes para poner de largo a partir de septiembre el fondo de titulización de deuda y asegura que los mercados "sí son capaces de absorber los bonos que emita el fondo de titulización del déficit de la tarifa eléctrica”, pero se emitirán, en el mejor de los casos “de forma gradual”. El escenario menos optimista dibujado por la ministra Salgado ya baraja varias emisiones muy pequeñas. Y las eléctricas -como advertía Sánchez Galán- tienen preparados sus ‘planes B’ por si hay que retrasar la colocación (el de Iberdrola pasa por su propio “plan de estrés”, el freno a las inversiones y la aceleración del programa de desinversiones), pero exigen claridad y garantías: no han olvidado las dificultades de años anteriores para colocar la deuda eléctrica: varias subastas realizadas por la CNE quedaron desiertas.

Mientras tanto, lejos de las entelequias, el déficit de tarifa (diferencia entre los costes del sistema eléctrico y los ingresos que se obtienen mediante el recibo de la luz) pesa sobre sus balances y sobre sus expectativas. Le ponía cifras, en la Junta de Accionistas, el presidente de Endesa, Borja Prado: sólo su compañía tiene 7.423 millones de euros pendientes de cobrar y cada mes de retraso en el pago de esta deuda por los rezagos de la administración se incrementa en 155 millones de euros. Del déficit acumulado entre 2000 y 2008 (16.048 millones de euros), las eléctricas han colocado en el mercado más de 4.000 millones, pero el resto lo tienen aún sin ceder. A esta cantidad habría que añadir otros 6.5000 millones que la Ley de Medidas Energéticas de julio del año pasado reconocía a las empresas para 2009 (3.500 millones) y 2010 (3.000 millones). Las cinco grandes eléctricas -Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EON y HC- que cuentan con más de 24,5 millones de hogares acogidos aún a precios regulados, no esperarán de brazos cruzados. Las compañías denuncian que sólo el 50% de la cantidad que paga el usuario en el recibo de la luz llega a sus cuentas. El resto tiene destinos tan variados como los impuestos, el reintegro del déficit acumulado, la compensación extrapeninsular o la financiación de organismos.

Sebastián baraja de nuevo. Con el único punto hasta ahora de sintonía con el PP (la congelación de la subida del recibo de la luz prevista para el 1 de julio) ha hecho suya la herencia embalsamada de los precios de la electricidad, la que selló el Gobierno del PP del que Cristóbal Montoro formaba parte. Pero los analistas, la CNE y la patronal eléctrica le advierten que todos sus caminos conducen a la revisión de la tarifa eléctrica. Ha jugado con las tijeras con las que aplicar la "revisión en profundidad de los costes del sistema eléctrico", recortes en la retribución de las renovables, de la nuclear, de la hidráulica y también de los sectores regulados. Ha medio los costes de transición a la competencia, los famosos CTC y otras ineficiencias y sobrecostes que según las patronales renovables supondrían un ahorro de entre 4.000 y 5.000 millones de euros anuales. No coinciden con sus cuentas. La rebaja del 35% a las eólicas tan sólo afecta al 16% de la potencia instalada, con lo que las propias eléctricas cifran el recorte de las primas entre apenas 2,4 millones de euros al año y 50 millones frente a un total de 500 millones previstos inicialmente, según adelantaba Cinco Días. Como advierten los analistas, si la reducción del peso de las primas de las renovables en el conjunto de los costes que soportan la tarifa no ha sido el previsto hace sólo pocas semanas, el tijeretazo vendrá por las foltovoltaicas o por las eléctricas integradas. O de lo contrario -si no se ataca por el lado de los costes- habría que aumentar significativamente las tarifas, si es que no quiere elevar hasta casi los 20.000 millones de euros el déficit tarifario acumulado. El precio tendría que subir entre un 20% y un 30% adicional para compensar el déficit, según el propio sector y la CNE.

El precio de la espera no corre gratis para ninguno de los subgrupos del sector. Pero, desde ahora, tampoco lo hace para el ministerio de Industria: el Tribunal Supremo tiene ya sobre la mesa dos recursos contencioso-administrativos de la patronal UNESA y de Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Endesa contra la congelación de las tarifas eléctricas acordada por Moncloa y Génova por la orden ministerial de tarifas de acceso que entró en vigor el 1 de julio.  Industria rebajaba los peajes un 3%, cuando el borrador remitido en junio por Sebastián y Marín a la CNE proponía una subida del 10% para los domésticos y un 5% para la industria en horas punta. Esta parte de la tarifa, que tiene un peso cercano al 40% en la metodología final de cálculo, recoge los costes regulados del sistema. El 3% de recorte de la tarifa de acceso, unida a una subida del 4,2% del coste de la energía (TUR), ha dado como resultado una tarifa final cero e implica una reducción de los ingresos cobrados.

Como detalla el recurso de Iberdrola -que debe financiar el 35% del déficit-, la Orden Ministerial que sirvió para plasmar dicha decisión incumple la Ley del Sector Eléctrico, ya que no recoge el exceso del déficit tarifario generado en 2009 (más de 1.100 millones sobre los 3.500 millones previstos, según cálculos de la CNE). Lo justo para que los de Sánchez Galán pidan al Supremo la adopción de una medida cautelar que implique la modificación de la Orden para que recoja tanto la desviación del déficit como los intereses derivados de su financiación. Las eléctricas no sólo aluden al daño patrimonial que les genera la congelación tarifaria, sino a incumplimientos legales y errores de forma: la decisión finalmente adoptada en el BOE del 30 de junio no ha sido consultada con el regulador energético. Les asiste otro argumento legal: aunque no es obligatorio revisar la tarifa semestralmente, si se decide hacer así, debe ser aditiva y  recoger los costes. Uno de los que consideran que debía haberse incluido es el déficit de tarifa que se excedió del límite fijado por ley: en 2009, sólo permitía en 3.500 millones y se pasó en unos 400 millones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...