edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
12/08/2009
Los gases de efecto invernadero, la pesadilla del Protocolo de Kyoto

Las emisiones de CO2 aumentaron casi un 2% en todo el mundo durante el año 2008

La mayor parte de las emisiones tienen su origen en actividades humanas
Beatriz Lorenzo

Las conclusiones de la comunidad científica internacional apuntan en una misma dirección: el futuro y la salud ambiental del planeta dependen del modo en que se aborde la gestión energética a nivel global. El incremento del uso de energías limpias, bajas en carbono, parece ser la apuesta avalada por la mayoría de los gobiernos, con el beneplácito de los organismos internacionales. Y, sin embargo, el peligro de las emisiones incontroladas de este gas sigue siendo una espada de Damocles de cuyo filo parece muy difícil librarse. Actividades como la quema de combustibles fósiles, la fabricación de cemento o la deforestación tropical son las principales “culpables” de que las emisiones de CO2 sigan aumentando a nivel mundial. Durante 2008 lo han hecho nada menos que un 1,94%  interanual hasta las 31.500 millones de toneladas, según ha revelado el Instituto Alemán de Energías Renovables, que apoya sus conclusiones en datos oficiales y en sus propios estudios.

Son ya diez, y consecutivos, los años que han sido testigos del aumento de estas emisiones. Unas cifras que, casi sin asomo de duda, dejan claro que las directrices del protocolo de Kyoto, cuyo objetivo pasaba por ver reducidas en un 5,2% las emisiones de CO2 en el año 2012, están muy lejos de verse cumplidas.

La teoría que avala la estrecha relación existente entre el progresivo calentamiento global y las emisiones de gases de efecto invernadero ha ganado adeptos de forma progresiva desde que fuera formulada por primera vez a finales del siglo XIX por el científico sueco Svante Arrhenius que publicó el estudio “Sobre la influencia en la temperatura del suelo del ácido carbónico en el aire” en 1896. Ya en 1930 se confirmó que el dióxido de carbono atmosférico estaba realmente aumentando, y a finales de los 50 se afianzó está confirmación con el desarrollo de técnicas de medida altamente precisas. En los 90, la teoría del calentamiento global fue por fin ampliamente aceptada, con algunas reticencias en un primer momento. Hoy en día es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad, y los expertos apuntan a que el incremento de las emisiones de dióxido de carbono provoca alrededor del 50-60% del calentamiento global.

LA DEFORESTACIÓN Y LA QUEMA DE COMBUSTIBLES FÓSILES, LAS GRANDES CULPABLES

De las actividades humanas que contribuyen a la emisión de CO2, la quema de combustibles fósiles para la generación de energía es la más dañina, siendo la responsable de más de la mitad de las emisiones de dióxido de carbono. También los tubos de escape de los vehículos juegan un papel importante en esta lidia que tanto afecta a la salud de un planeta cuyas vías de circulación acogen un número cada vez mayor de vehículos de uso privado. Para hacer frente a este problema una directiva europea ( incorporada a la normativa española a través del Real Decreto 837/2002, que ha entrado en vigor a finales de noviembre de 2002) establece, entre otras cuestiones, que la información de consumo de combustibles y emisiones de CO2 se hará a través de una etiqueta obligatoria donde se detalle, para cada turismo nuevo, el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Además esta información debe exhibirse en un cartel en los puntos de venta, y también recogerse en los impresos de promoción.

Si bien la mayor parte de las emisiones de dióxido de carbono derivan de procesos industriales en estados  desarrollados, tales como los de Europa y Estados Unidos,  los países denominados del tercer mundo están contribuyendo cada vez más. El Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU sostiene que el 20% las emisiones globales de gases contaminantes provienen de la deforestación de junglas y selvas y el pasado 10 de agosto, el organismo brasileño INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales) admitía que la deforestación de la selva amazónica de Brasil contribuye a un 2,5% de la emisiones globales de gases que provocan el efecto invernadero. 

ESPAÑA: EL CÍRCULO VICIOSO DE LA MAYOR DEMANDA DE ELECTRICIDAD

En España, la tendencia al alza de las emisiones de CO2 va a la par con el resto del mundo. Durante el pasado mes de julio, las emisiones de dióxido de carbono en la península han aumentado un 21% debido a una mayor demanda de la electricidad ante las altas temperaturas, según los datos del Observatorio de la Electricidad de la organización ecologista WWF. El último informe publicado por este observatorio señala que después de dos veranos más suaves, 2009 puede marcar récords de temperaturas máximas en algunas zonas de la península, lo que está aumentado la demanda de electricidad para sistemas de aire acondicionado.

El consumo eléctrico se incrementó en julio un 10,6%  respecto a junio, mientras que las emisiones de CO2 crecieron el pasado mes un 21,1%  respecto a junio. En parte, este aumento de las emisiones se debe a la exportación de casi mil millones de kilowatios a Portugal y Marruecos, y además el alto consumo de electricidad ha hecho que las emisiones de CO2 suban de "forma considerable" respecto a los meses pasados; sin embargo, debido a la crisis económica este año no se ha alcanzado el consumo de 2008.

En  muchas ocasiones, el alto consumo energético viene también motivado por la aplicación poco estricta de los estándares de eficiencia energética para edificios, recogidos en el Código Técnico de Edificación. La asociación ecologista ha exigido que se dé un impulso a la comercialización de sistemas de enfriamiento que emplean energía solar.WWF ha recordado que estos aparatos ya existen y que son "imprescindibles" si no se quiere depender todos los veranos de combustibles fósiles para el funcionamiento del aire acondicionado.

LAS ENERGÍAS RENOVABLES COMO SOLUCIÓN

La opinión general es que Kyoto no está funcionando. Al contrario, las emisiones globales están un 40 por ciento por encima de las de 1990, el año que se tomó como base en el tratado. El Instituto Alemán de Energías Renovables recomienda vincular las emisiones con la inversión en energías renovables en cada país por separado y advierte que la adopción de este enfoque permitiría estabilizar el consumo general de combustible fósil relacionado con las emisiones de CO2.

La propuesta del organismo supone vincular la emisión de CO2 de cada uno de los 65 países y algunas otras regiones con las inversiones en energías renovables como la eólica, la solar, o los biocombustibles. Ya durante el 2008 se invirtieron unos 120.000 millones de euros (170.300 millones de dólares) en energías renovables, una cifra que, según el Instituto Alemán de Energías Renovables debería al menos cuadruplicarse hasta alcanzar un total de 500.000 millones de euros anuales para que el mundo revierta la tendencia creciente de contaminación por CO2.

Así pues, la solución pasa por un incremento del uso de energías limpias, no contaminantes. Los analistas coinciden en que la generación global de electricidad basada en energías renovables (principalmente energía hidroeléctrica y eólica, pero también solar y de biomasa) se duplicará entre 2006 y 2030. A su vez, la UE calcula que el porcentaje de energía eólica en la generación total de energía aumentará al 14% para 2030, del 2% actual, y representaría mucho más de la mitad del incremento total en la generación de energía de la Unión Europea.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...