edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
28/01/2010
Encuesta de Eurofund

Las empresas europeas ganan puntos en flexibilidad laboral

El 56% de las empresas encuestadas flexibiliza horarios y contratos de trabajo a sus empleados
Más del 60% de las empresas europeas optan por ofrecer la modalidad de contrato a tiempo parcial
Beatriz Lorenzo

Durante años, ha protagonizado un debate teórico con escasa o ninguna aplicación real, disfrazada de campaña de marketing, barnizando a duras penas los informes y memorias anuales y revistiendo con una leve pátina de compromiso y responsabilidad descafeinada la información-parcial y sesgada por otra parte-aportada por las webs corporativas. Sin embargo, en los últimos tiempos, varios acontecimientos a nivel internacional han confluido para poner de manifiesto la necesidad de una revisión de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa por parte de las compañías, tanto las multinacionales que han arrastrado durante años una búsqueda voraz de beneficios a toda costa en sus países de origen y una indiferencia o falta de celo en sus filiales en las economías emergentes, como las pequeñas y medianas empresas que despuntan ahora en el ámbito de la gestión responsable adoptando las herramientas de la RSC como garantía para enfrentarse a los duros tiempos marcados por la crisis económica. La Unión Europea no es ajena a este debate, muy fluido en los últimos tiempos, que ha adoptado gran importancia especialmente desde el Consejo de Gotemburgo del año 2001, en que se aprobó la estrategia de desarrollo sostenible, añadiendo una dimensión ambiental a acuerdos anteriores. En este contexto surgió la duda, todavía viva y envuelta en polémica en la actualidad, de si es necesario ir más allá estableciendo una normativa y controles objetivos para asegurar su cumplimiento.

La más reciente investigación realizada por Bruselas en este sentido ha partido de una encuesta de Eurofund entre las principales compañías europeas, que pone de manifiesto el lento pero gradual avance de las políticas de RSC en el ámbito empresarial. La protección de los derechos de los empleados, y muy especialmente la flexibilidad laboral, es el valor más reconocido por las compañías, tal y como demuestra el estudio al revelar que más de la mitad de las empresas encuestadas, un 56%, hace uso con asiduidad de las prácticas flexibles en cuanto a horarios y otros aspectos para sus empleados.

FLEXIBILIDAD CON LIMITACIONES

El estudio analiza 27.000 empresas públicas y privadas de los 27 países de la UE, Croacia, Turquía y la Antigua República Yugoslava de Macedonia, y parte de la base de un informe publicado en marzo de 2009, cuando ya la crisis afectaba al mercado laboral  y que describía cómo algunas empresas, los interlocutores sociales y los Estados miembros de la UE estaban reaccionando para prevenir o mitigar las consecuencias negativas de la recesión sobre el empleo.

La encuesta revela también que a pesar de los avances en materia de flexibilidad laboral y diálogo con los stakeholders internos, existen todavía limitaciones evidentes, tales como la escasa información concedida a los trabajadores acerca de las condiciones económicas y financieras, y los retrasos y secretismo en la toma de decisiones concernientes a la movilidad de los empleados. Existen también grandes diferencias entre países y particularidades únicas. Así por ejemplo, Irlanda, Letonia, Estonia y Hungria han visto importantes reducciones en su fuerza laboral en los últimos tiempos, algo que estos países tienen en común con España y que ha provocado que se vea reducida su flexibilidad laboral. A su vez, Bélgica, Finlandia, Macedonia y Luxemburgo han experimentado por el contrario aumentos importantes de mano de obra y por ende mayor flexibilidad. En otro orden de cosas, Grecia, Rumania y Macedonia son los estados cuyas empresas han demostrado un mayor nivel de productividad laboral.

Así pues, aunque los resultados definitivos del informe no se conocerán hasta marzo, los primeros datos indican que muchas empresas aplican políticas salariales, laborales y de contratación flexibles para mejorar su capacidad de respuesta ante la coyuntura económica. La flexibilidad del mercado laboral es un elemento clave en la estrategia de la UE para lograr una Europa más dinámica y competitiva.

Dos de cada tres empresas recurren a trabajadores independientes o a otros tipos de colaboración esporádica y más de la mitad tienen en plantilla, como mínimo, a un trabajador con contrato temporal. También se ha extendido el trabajo a tiempo parcial. Más del 60% de las empresas encuestadas ofrecen contratos de este tipo, pero son escasos los trabajadores altamente cualificados que optan por esa modalidad. Más de la tercera parte de las empresas vinculan el salario al rendimiento y el 14% de las compañías analizadas poseen planes de participación en beneficios.

FLEXIBILIDAD POR CATEGORÍAS

Entre las compañías europeas se distinguen diversas categorías de flexibilidad, siendo las más destacables la flexibilidad de costes salariales, la flexibilidad numérica y la flexibilidad funcional.

La primera está relacionada con los mecanismos otorgados por la legislación para reducir costes de producción, a través de remuneraciones más reducidas y otras prestaciones laborales. De ese modo, se han creado distintos contratos de trabajo que no responden al modelo tradicional, y en cambio flexibilizan las exigencias de jornada diaria, sueldo mínimo o días de descanso semanal. Por norma general, estos contratos se llevan a cabo para atraer mano de obra poco cualificada o joven, por cortos periodos de tiempo.

Por su parte, la flexibilidad numérica alude a la posibilidad de reducir la cantidad de trabajadores encomendados a formar parte del proceso productivo, y se considera interna cuando apunta a la reducción de la jornada de trabajo o externa cuando alude a la reducción del número de trabajadores. La primera de ellas encuentra sus manifestaciones más importantes en la legislación alemana y da lugar al conocido como trabajo “sin jornada”, en el cual los trabajadores definen de modo personal el inicio y el término de su jornada de trabajo.  A su vez, la flexibilidad numérica externa se refiere a la posibilidad de que en ciertos periodos del año los empresarios puedan prescindir de algunos trabajadores sin necesidad de pagarle altas sumas como indemnización.  En algunos países europeos existen así los llamados “contratos por fidelidad”, en cuya virtud los trabajadores acceden a suspender el contrato de trabajo en ciertos períodos pero el empleador conserva la obligación de seguir pagando los costos de seguridad social.

Por último, puede mencionarse la flexibilidad funcional, que busca una relación con la disminución de los costes en el proceso productivo. Este tipo de flexibilidad puede ser  también interna cuando supone la adaptación de la empresa a cambios en la forma de organizarla o externa  cuando flexibiliza el sistema de despido.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...