edición: 3101 , Jueves, 3 diciembre 2020
08/09/2017

Las empresas financieras y las tecnológicas apalancan el desarrollo urbano

Amazon convoca un concurso para elegir la ciudad en la que espera establecer su segunda sede
Carlos Schwartz
Los vecinos de Arturo Soria y Conde de Orgaz en Madrid miran con preocupación el desarrollo sobre el eje de la carretera de Barcelona de la sucursal madrileña de la Clínica de Navarra de un lado y de la sede del otrora Banco Popular sobre la misma arteria. Imaginan el colapso que puede suponer y les llega el viento de lo que ha ocurrido con la carretera de Burgos tras la apertura de la sede nueva del BBVA. Menos evidente ha sido la expansión de las grandes empresas de logística que son el resultado del desarrollo de las tecnológicas. Estas han ido ocupando posiciones de forma menos evidente en España, pero los almacenes de Amazon crecen también en nuestro territorio. Ciertamente el nuestro es un país más descentralizado en este sentido. Una de las principales empresas mundiales de fragancias es española, y su sede está en Alcantarilla, Murcia. Desde luego no es este el país elegido por las grandes tecnológicas para su expansión, a nadie se le ha ocurrido hasta ahora instalar en España el laboratorio de sus futuras implementaciones en la nube digital. El capitalismo español desde luego tiene sus limitaciones. Esas limitaciones las ha resaltado esta semana el gigante tecnológico Amazon que ha hecho pública la convocatoria de un concurso competitivo de ciudades para elegir su segunda sede en Estados Unidos.
No es habitual que las grandes empresas hagan visibles sus exigencias, pero la empresa que inició Jeff Bezos en un garaje como una plataforma para la venta de libros no se ha cortado un ápice en sus exigencias. La empresa advirtió que la nueva sede denominada HQ2 albergará hasta 50.000 empleados y las ofertas deberán estar en las oficinas de la multinacional en Seattle para el 19 de octubre.

Los requisitos son que la ciudad a elegir tenga una población no inferior a un millón de habitantes, una buena universidad, un alto nivel de talento en ingeniería y desarrollo de software, y muchos incentivos financieros además de suelo a no más de 45 minutos de un gran aeropuerto.“Incentivos... destinados a compensar los desembolsos de capital iniciales y los gastos operativos recurrentes serán factores significativos en el proceso de toma de decisiones”, señaló la empresa en el pliego hecho público.

Amazon aspira a invertir 5.000 millones de dólares en su segunda sede que será “al menos tan importante como la de Seattle” y ocupará 750.000 metros cuadrados. La búsqueda de suelo para su nueva sede implica que la empresa va a desarrollar un nuevo polo tan grande como el que ya tiene con los mismos metros cuadrados que busca ahora y que alberga ya a 33 edificios. Este rápido desarrollo de una verdadera ciudad empresarial tecnológica que hace empalidecer a la ciudad financiera de Bohadilla del Monte no será sin conflictos. La experiencia de Seattle demuestra que estos desarrollos urbanos generan fricciones con los residentes locales, incrementan el precio del suelo y de las viviendas y alquileres y a la larga pueden ser poco sostenibles. Amazon ha tenido una expansión portentosa en dos décadas desde su humilde origen hasta contar en la actualidad con un estudio en Hollywood, una empresa dedicada a la fabricación de equipos incluyendo su asistente Alexa animada por la inteligencia artificial, y un portentoso negocio con su nube digital.

Pero este crecimiento parece estar agotando las canteras que lo nutren.
De acuerdo con algunos analistas la búsqueda de suelo para la nueva sede de Amazon está relacionada con el hecho de que ha tropezado con la falta de espacio disponible y con precios portentosos para superar esa barrera y del otro lado por el agotamiento del filón de personal cualificado.

Amazon se ha embarcado en un esfuerzo por contratar y retener el suficiente número de ingenieros como los que requiere la expansión de su negocio. Compite por el talento en la región con Microsoft y está a 1.200 kilómetros de Silicon Valley en California el corazón de las empresariado tecnológico de Estados Unidos. La mayoría de los analistas coincide en señalar que Amazon no abriría sucursal en Silicon Valley porque entre otras cosas debería soportar la competencia por el personal cualificado con Alphabet-Google y Apple entre otros.

La búsqueda de una nueva sede resalta el auge de los negocios de Amazon, que se refleja en un incremento del 25% en los ingresos y un aumento del 42% de los empleados en el segundo trimestre de este año. La empresa ha aumentado su oferta en logística lo que ha traído consigo un fuerte aumento en la cantidad de almacenes propios, algo que se ha reflejado en España donde tiene previsto también un cambio de sede. Por añadidura este año ha cerrado la adquisición de una nueva filial, Whole Foods, con una inversión de 13.700 millones de dólares.

De acuerdo con los datos del segundo trimestre la empresa cuenta en su plantilla a escala global con 380.000 empleados sin contar con los de la nueva adquisición, Whole Foods. De los 200.000 empleados en Estados Unidos unos 130.000 trabajan en los almacenes distribuidos por todo el territorio del país. La empresa desde el año 2000 ha obtenido ayudas por parte de las ciudades en las que ha establecido oficinas y almacenes por importe de 1.000 millones de dólares de acuerdo con datos de asociaciones críticas con la política de subsidios a las grandes empresas.

El movimiento de resistencia se ha extendido entre algunas organizaciones que se oponen a que el dinero público subsidie a una empresa con el nivel de beneficios de Amazon, como es el caso de Good Jobs First que considera que la prioridad de la inversión pública es la formación para la creación de empleo de buena calidad. Pero la convocatoria de Amazon seguramente va a desatar una avalancha de ofertas de acuerdo con los analistas. En primer lugar porque la ciudad agraciada por la decisión favorable logrará un cambio de imagen importante. En segundo lugar porque los niveles salariales de los empleados de Amazon son de momento altos y no hay indicios de que la empresa los vaya a deprimir. El hecho que una parte importante de la actividad de la futura HQ2 sea el desarrollo de software coloca a los sueldos en el nivel de los 100.000 dólares anuales, con decenas de miles de empleos. Esta será una oportunidad para las ciudades que no forman parte del cinturón tecnológico estadounidense. Es muy difícil que para el 19 de octubre no se acumulen las ofertas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...