edición: 2807 , Jueves, 19 septiembre 2019
03/09/2014
Lecciones de la crisis

Las empresas mantienen el foco en la reducción de deuda

Cambios notables en las estructuras de financiación con menor peso del crédito bancario
Juan José González

El legado de la crisis desde el punto de vista de la praxis empresarial, es seguro que dejará copiosas enseñanzas para aplicar en el futuro, lo que no impide que la mayoría de las empresas ya hayan sacado conclusiones y no esperen más tiempo. Esta es una idea que surge tras echar una ojeada a los resultados empresariales correspondientes al primer semestre del año de las compañías del Ibex 35 (crecen un10,6%). En términos generales, las cotizadas ajustan sus balances, se normalizan las cuentas, se gana más pero se vende menos, lo que en apariencia es relativamente negativo pero que se suaviza si se tiene en cuenta que las empresas se han centrado con fuerza, y lo siguen haciendo, en la reducción de costes. Como asignatura pendiente de los mejores resultados queda el empleo, terreno al que todavía no ha llegado la recuperación de las cuentas y, al contrario, muestra que el ajuste laboral continua, aunque en cifras más moderadas. Sí está claro que la mejor de las lecciones que pueden haber aprendido las compañías españolas se llama reducción de deuda.

La lectura de las cuentas del semestre da para sacar muchas conclusiones positivas, entre las que figura la reducción del apalancamiento, el endeudamiento financiero que cogió a las empresas cotizadas (y a las no cotizadas) en peligrosas situaciones de compromiso, y a lo que hubo que sumar la escasez primero y el cierre posterior de la financiación bancaria. En concreto, las empresas no financieras del selectivo bursátil, recortaron cerca de 4.000 millones de euros de deuda neta en el primer semestre del año, algo más de dos puntos, y de casi 15.000 millones de euros de recorte respecto al mismo período del año antes. En este grupo destacan Repsol, Gamesa y Sacyr. Si bien la deuda parece ser el denominador más compartido entre las grandes compañías, existe un cuarteto de empresas con caja neta -sin deuda-. Estas privilegiadas son Inditex, BME, Mediaset y Técnicas Reunidas.

Pero la crisis no trata a todos por igual y marca sus diferencias, sobre todo sectoriales. La diferente actividad empresarial se deja notar en sectores como el eléctrico o el bancario. El primero, fuertemente influenciado por las reformas promovidas por el Ejecutivo, mientras que el bancario sigue siendo víctima de las circunstancias (test de resistencia y solvencia, Basilea III...). En ambos casos, eléctricas y bancos han reflejado en sus cuentas el impacto de las reformas del Gobierno, con fuerte reducción de beneficios para Iberdrola, Endesa y Gas Natural-Fenosa, en tanto que las cuentas bancarias se han visto fuertemente condicionadas (y muy afectadas) por la ausencia de ingresos extraordinarios y sobre todo, por la baja actividad del negocio típico, lo que parece mostrar que la recuperación de las principales ratios de gestión, y en particular, el financieros, están aún lejos de volver a los niveles deseados. Al final, las entidades financieras no han logrado mejorar en el semestre sus resultados, a pesar de haber reducido el ritmo de provisiones.

Sin embargo, uno de los efectos más llamativos que puede haber provocado la crisis, se encuentra en los cambios de estructura de financiación, algo que ha sucedido con intensidad en las más endeudadas. Estas, con importantes restricciones de crédito de sus proveedores financieros habituales, se han visto obligadas a probar distintas alternativas, al margen del crédito bancario, que ha visto cómo su peso de reducía conforme avanzaba la crisis. La reducción de esta fuente de financiación (el crédito bancario) viene siendo una constante desde el ejercicio 2010 y ya supera el 35% de contracción en la mayoría de las cotizadas no financieras. 

Las compañías, con el grifo cerrado de la financiación bancaria, han probado la pesca de financiación en otros caladeros, bien por la vía de los aumentos de capital, bien por la vía de la emisión de bonos y obligaciones -renta fija-, modalidad en fase creciente. No es una alternativa que remita si no que parece indicar que se quedará por el tiempo suficiente mientras el crédito bancario siga en niveles tan bajos como los registrados en el primer semestre. La menor apelación al préstamo bancario, se puede decir que por exigencia del guion impuesto por la crisis, era también algo esperado por los inversores, aunque no parece que vaya a ser, a medio y largo plazo, bien asimilado por el sector bancario en tanto se trata de una de las mayores aportaciones al margen financiero. Por contra, y ante la posibilidad de que la tendencia a otro tipo de financiación vaya a más, la banca puede estar pensando en reducir los precios de la financiación empresarial.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...