edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
27/07/2012

Las empresas no financieras sustituyen deuda por caja echando el cerrojo a los excedentes

Los empresarios ponen de manifiesto una profunda desconfianza en el futuro de la economía, no sólo española, sino internacional
Carlos Schwartz

Las profundas discrepancias entre los datos de la central de balances del Banco de España y los datos de la contabilidad nacional para las empresas no financieras difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) no son suficientes para poner en duda que hay una verdadera lucha por parte de los empresarios españoles por echar el cerrojo sobre los excedentes de explotación que han generado. Utilizando la suma móvil de los últimos cuatro trimestres de acuerdo con la contabilidad nacional (INE) el valor añadido bruto (VAB) de las empresas seguía creciendo en un 3,4%. Contrastando con este crecimiento los gastos salariales caían un 1,5% esencialmente por el aumento del desempleo, y el excedente de explotación de las empresas crecía un 10,3%. El fuerte castigo al empleo y la caída de los costes laborales unitarios sigue siendo el principal motor para que el excedente de explotación siga creciendo sobre los salarios. Con lo cual el excedente empresarial como porcentaje del valor añadido bruto en comparación con la participación de los salarios sobre aquél no ha cesado de crecer desde 2008. De acuerdo con las cuentas nacionales la cuota de beneficios que era del 35% en el 2008 fue del 43% en el primer trimestre de este año.

Esto no quiere decir que el beneficio aumente en valores absolutos, ni mucho menos. Lo que quiere decir es que sobre el VAB se destina menos al salario en comparación con lo que se queda la sociedad. Esta corrección que refleja un incremento de la competitividad a expensas de las fuerzas del trabajo, y no de la mejora técnica del capital fijo, ha colocado a España muy por delante de la media de los 17 del euro. Esta situación ha dado pie a una estrategia dentro de muchas sociedades cotizadas así como entre grandes grupos de sociedades no cotizadas. Las empresas españolas por el efecto de la deflación, caída de las ventas y menor demanda interior y exterior han visto incrementada relativamente la carga de su deuda. Han reaccionado disminuyendo los costes laborales para hacer frente a esas cargas. Pero, además, han aumentado su ahorro al suspender el reparto del beneficio después de impuestos. Pero ese dinero se queda en la caja, y no se vuelca en la inversión. Se mantiene para hacer frente a las necesidades de financiación y eventualmente en la medida de las posibilidades reducir deuda. Es decir, hacen lo que ha hecho Telefónica, que por su dimensión ha tenido un importante efecto mediático.

Pero la realidad es que los empresarios ponen de manifiesto una profunda desconfianza en el futuro de la economía, no sólo española, sino internacional. La recuperación de las exportaciones a la Unión Europea en 2010 y parte de 2011 han mostrado un fuerte deterioro desde mediados de 2011. La demanda interna cae, al igual que el ahorro de las familias. Pese a este escenario durante el primer trimestre de 2012 las empresas no financieras experimentan un aumento interanual de su renta disponible del 9,0%. Este comportamiento se explica por el incremento del 8,0% del saldo de rentas primarias, debido al crecimiento del excedente de explotación del sector (8,5%).

Eso si, de acuerdo con el INE el impuesto de sociedades pagado por el sector disminuye un 68,7%. Es de señalar que el Banco de España discrepa con estos datos, y apunta a una fuerte retracción en todos los ingresos empresariales en el primer trimestre del año. En cuanto a impuesto de sociedades apunta sin embargo también una fuerte reducción en el trimestre: un 44,8% menos. De acuerdo con el INE en términos absolutos, la renta disponible del sector alcanzó los 36.853 millones de euros en el primer trimestre de 2012. Esta cifra, unida al saldo positivo de 3.036 millones correspondiente a transferencias de capital netas recibidas, ha sido suficiente para financiar el volumen de la inversión total del sector (32.822 millones). Esto lleva al instituto a estimar que el sector de las empresas españolas no financieras ha registrado una capacidad de financiación en el primer trimestre de 7.067 millones de euros, cifra que supone un 2,7% del PIB trimestral.

Los datos indican con claridad que la creciente desconfianza lleva a echar el cerrojo sobre los excedentes a la espera de la evolución de los datos económicos en este año. Pero por otra parte la muy mala señal que este proceso entraña es que lo que se deja encerrado en la caja no es base para el relanzamiento de la actividad sino una reserva de leña que se va a quemar.

Los procesos de reestructuración financiera, la reducción de las cargas que la recesión hace insostenibles, la amortización de créditos, se comerán esas reservas de tal suerte que el colchón que pueden suponer no estará disponible para cuando haga falta. Tener caja en condiciones en las que el crédito bancario es un fantasma que se espera, pero jamás aparece, hace suponer que los gastos se llevarán por delante las reservas. Telefónica ha hecho explícita esa estrategia. Ha generado con la suspensión del dividendo un ahorro de 10.000 millones de euros que le permitirá hacer frente a los vencimientos de 2013 y parte de 2014 que suman 14.600 millones de euros, de los cuales vencen 6.700 millones en 2013.

Un último dato, que no sólo afecta a Telefónica, es que de forma creciente las grandes empresas españolas ganan fuera de España lo que pierden dentro de nuestras fronteras o en la zona del euro. La política dada a ver por la multinacional de telecomunicaciones no es un ejemplo aislado. Esto ocurre con el Grupo Mondragón o con CAF. Y una de las cosas que se preguntan las empresas que mantienen carga de trabajo, pero cuyos excedentes proceden del exterior, es qué ganan manteniendo en España su sede. Esta es una pregunta sobre la que las autoridades deberían reflexionar seriamente. Todas estas reflexiones tienen una salvedad: los datos sobre el primer trimestre de este año difundidos por el Banco de España sobre la base de su panel de empresas que colaboran con su encuesta son mucho más dramáticos que los dados a conocer por el INE. De acuerdo con el Banco de España el valor añadido bruto del sector no financiero español en el primer trimestre de 2012 cayó un 4,2% respecto del primer trimestre de 2011 y el beneficio un 64,2% en el mismo trimestre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...