edición: 2561 , Martes, 25 septiembre 2018
04/12/2008

Las empresas también venden su ´cartera´ de morosos

Salvador Molina

Cobrar al que no paga es lo normal. Pero el sumum es cambiar todos los morosos por efectivo. Es decir, que venga alguien y compre toda la cartera de fallidos dispuesto a asumir el riesgo del impagado. Y este supuesto "chollo", puesto de moda en el Reino Unido hace años, lleva ya dos o tres años con operaciones pioneras en España de la mano de multinacionales del recobro y el aseguramiento que compran ‘carteras de calidad’ a la banca, fundamentalmente. Pero es que en 2008 se ha disparado el número de bancos, cajas y financieras que han puesto a la venta sus morosos; y, en los últimos meses, también empresas comerciales se han animado a venderlos, desde telecos a hipermercados.

Según fuentes del sector, más de 20 empresas mercantiles se han sumado al medio centenar de carteras a la venta que han salido en el 2009.

Las firmas de recobro no asumen en solitario el riesgo de la compra de carteras morosas, sino que la comparten en porcentajes distintos con socios financieros, que normalmente son compañías aseguradoras británicas o bancos de inversión. Las gestoras más activas en España son Treym, hace un par de años comprada por una multinacional norteamericana; Reintegra, perteneciente a First Credit (participado por el fondo de capital riesgo Bridgepoint); Multigestión Iberia, este año adquirido por la alemana GFKL; la británica Link Financial y la noruega Aktiv Kapital, que luego reparten los encargos de recobro con varias compañías nacionales. También hay una empresa catalana llamada Gescobro, que hasta hace unos días estaba participada en un 20% por la británica Cabot Financial y que sigue siendo su socio financiero para la participación en la compra de carteras.

En total, los bancos y algunas cajas han vendido entre 2007 y 2008 en torno a  5.000 millones de euros de deuda impagada, según fuentes del sector, aunque el secretismo envuelve estas operaciones, muchas veces negadas por las entidades financieras que aún temen el daño reputacional de “vender clientes”, aunque sean ‘clientes morosos’.

Las carteras a la venta suelen tener una antigüedad superior a los tres años, pero en el caso de deudas hipotecarias puede tratarse hasta de deudas superiores a los 5 años y que ya han sido anteriormente sometida a procesos de recobro, sin éxito. También abunda la cartera de crédito al consumo, de menores importes y muchas veces ligada a bienes (electrodomésticos, vehículos, maquinaria) y a tarjetas de crédito.

Ahora, también comienzan a aparecer carteras de clientes de telefonía móvil, de suministro eléctrico, de electrónica de consumo y de tarjetas de clientes de hipermercados. Pero otros muchos sectores están intentando tentar a las empresas especializadas, que ante la avalancha de oferta analiza con más cuidado sus ofertas y aumenta sus ‘call centers’.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...