edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
09/12/2008

Las formas

J.J. González

Contra pronóstico y contra todo atisbo de sensatez, las bolsas no esperaron más allá de una sesión para recoger los beneficios del lunes, pero sin perder las formas, dejando parte de las ganancias para otro día de la semana, a la espera de mayores emociones.

Los movimientos, tanteos y escarceos de las empresas siguen dando vida a un parqué que desde hace tres meses se ha acostumbrado a recibir noticias fuertes, desarrollando un músculo que le permite absorberlas sin despeinarse. En ningún otro mercado se viven 15 operaciones corporativas al mismo tiempo, no hay plaza europea que resista  ese volumen de movimientos corporativos, excepto el español, donde las fusiones, compras, ventas y operaciones de todo tipo, si no están a la orden del día es porque se aplazan para la jornada  siguiente. Hoy no hubo emoción de ningún tipo y el índice se mantuvo en positivo corto, muy cerca de cerrar plano.

El mayor productor chino de acero, Baosteel Ltd, se encuentra de compras por el mundo desde hace tiempo. Si primero lo intentó con Rio Tinto, ahora se interesa, y mucho, por Acerinox, con el consiguiente revuelo de dinero, propiedad y fondos de inversión, también con intereses en el valor. El productor chino conoce igualmente las cifras de Nicolás Correa por la que, incluso, podría haber ofrecido un precio.

Mientras tanto, la jugada inglesa en la operación de Iberia va camino de convertirse en una “sucia” y simple maniobra de British para que la dichosa ecuación de canje no se fije en el 50/50%, sino en el pretendido 60/40% (obviamente la parte mayor para British).

JPMorgan, Deutsche Bank, Citigroup… y así diversas casas de análisis que le han dedicado sus buenas horas de estudio a la banca mediana española, insisten cada vez con mayor fuerza, en que estas entidades financieras reducirán o suprimirán el pago del dividendo en 2009. Los análisis se basan en que las dificultades a las que tendrán que hacer frente en el próximo curso pasan necesariamente por una mayor aplicación de las provisiones a la cobertura de morosos.

En esa actitud, de un mercado que corrige pero que no arranca, el selectivo se muestra inseguro, tan pronto sube como se da la vuelta, y después de una corrección aparece un rebote. Este puede ser el parte de cualquiera de las sesiones de los últimos dos meses. Lo que parecen tener asumido los operadores es que el tiempo de las caídas fuertes, ha terminado, al menos, hasta el próximo año, un nuevo curso que ya se empieza a preparar, si bien, con anterioridad será preciso cerrar 2008. Los más optimistas se apuntan a que, una vez descartado el rally fin de año, el selectivo puede concluir en un plácido 9.500, porque, “a medida que se acerca la toma de posesión del presidente de los EE UU, la inversión irá ganando en confianza.

Los europeos no son los únicos mercados que siguen de cerca las evoluciones políticas de la nueva Administración (electa) norteamericana. Ásia hace otro tanto y reacciona a los impulsos de Wall Street a su manera, con el desfase horario correspondiente. A partir de ahora, es muy probable que los mercados asiáticos sean un calco del norteamericano, al menos Nikei, Hang Seng y Kospi.

Un nuevo frente parece haberse abierto en el seno del Banco Central Europeo. Jean Claude Trichet, harto de la presión puntual de bancos y Gobiernos ha decidido que ahora le toca luchar para rebajar el euribor, un índice que si bien sigue la misma senda de otros indicadores, no lo hace a la misma velocidad, por lo que se dispone a poner en práctica alguna medida para corregir este desfase. La respuesta de Trichet a las presiones de políticos y financieros lleva camino de convertirse en el culebrón de principio de año, momento que aprovechará el responsable del BCE para justificar el mantenimiento del precio del dinero en su actual nivel.

Y como por presiones que no quede, la noticia macro de la jornada vino de Alemania, el índice ZEW de expectativas de los consumidores dio alas al optimismo inversor con una cifra mejor de lo previsto, pero de cuyo resultado se desprende la esperanza de una nueva rebaja del BCE en el precio del dinero.

El futuro, de nuevo, se fía todo al nuevo presidente Barack Obama y a los impulsos que aquella economía pueda transmitir al resto del mundo. Según la mayoría de los observadores, los mercados a partir de ahora reaccionarán con rebotes a los estímulos de los planes económicos de los Gobiernos, y recortarán en función de algún dato macro coyuntural o de movimientos de empresas. Y poco más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...