edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
19/01/2015
Colosales pérdidas en los mercados de divisas

Las fuertes pérdidas ocasionadas por la libre flotación del franco suizo golpean a brokers y bancos

Las insolvencias se concentran en operadores cuyos clientes apalancados no pueden cubrir sus pérdidas
Carlos Schwartz
La poco creíble convicción de algunos inversores y operadores del mercado de que el Banco Nacional de Suiza (BNS) había adoptado un límite irreversible a la apreciación del franco suizo establecido en 1,20 por euro ha detonado colosales pérdidas en los mercados de divisas. Al cierre de la pasada semana el broker Alpari anunció en Londres que se encontraba en situación de insolvencia afirmando que “La reciente decisión sobre el franco por parte del Banco Nacional de Suiza eliminando el tope a la apreciación de la moneda ha ocasionado una excepcional volatilidad y una falta de liquidez extrema. Esto ha tenido como consecuencia pérdidas por parte de la mayoría de los clientes por encima del saldo de sus cuentas. Cuando un cliente no puede cubrir sus pérdidas estas son asumidas por nosotros. Esto ha obligado a Alpari (UK) Limited a confirmar que ha entrado en un proceso de insolvencia”.
El comunicado está fechado el 16 de enero. El broker Excel Markets de Nueva Zelanda también entró en insolvencia y Global Brokers de la misma nacionalidad también anunció que suspendía su actividad. Pero la crisis más relevante ha sido la declarada por uno de los brokers al por menor más grande del mundo, el estadounidense FXCM Inc. La bolsa de Nueva York suspendió el viernes la cotización de las acciones de este operador que anunció pérdidas de 225 millones de dólares por la apreciación del franco suizo y su supervivencia se ha asegurado, de momento, con un crédito de 300 millones de dólares de la empresa de inversión Leucadia National Corp.

FXCM es un broker de cambios on line que ha caído víctima también del apalancamiento de sus clientes que pueden tomar posiciones muy superiores al dinero que tengan en la cuenta con el broker. El problema es que así como se puede generar un beneficio exponencial respecto al margen de garantía que se de sobre la cuenta abierta en el operador, también las pérdidas pueden ser exponenciales. Y este ha sido el caso.

El problema no se ha limitado a los operadores del mercado de cambios. Citigroup y Deutsche Bank han valorado cada uno sus pérdidas por operaciones con el franco suizo en 150 millones de dólares. Goldman Sachs ha declarado que no tendrá pérdidas y Barclays las cifra en decenas de millones. Entre los hedge funds Discovery Capital Management y Comac han anunciado pérdidas. De acuerdo con fuentes del mercado el Consejo Supervisor de Estabilidad Financiera en Estados Unidos se reunió al cierre de la semana para valorar la situación y de acuerdo con fuentes conocedoras del debate no encontraron motivos de preocupación desde el punto de vista sistémico. Dicho esto vale la pena señalar que la extensión y profundidad que puede haber tenido la decisión del BNS sólo se podrá apreciar realmente al cierre del primer trimestre de este año cuando los bancos y empresas financieras, además de empresas que cubren riesgos de divisas, anuncien sus resultados trimestrales y transparenten el coste que ha tenido el episodio.

Fuera de la zona euro en Europa, los bancos de Polonia pueden enfrentarse en breve al pago de garantías suplementarias por sus posiciones en francos suizos y por un aumento severo en los activos ponderados por el riesgo. El impacto debería ser absorbido por la solidez del capital y la liquidez de las entidades. En el caso de los bancos húngaros el efecto debería verse limitado por la constitución de coberturas de riesgo contra el franco suizo en noviembre del año pasado, señala Fitch Ratings. En ambos casos el problema de fondo son los créditos hipotecarios concedidos en francos suizos a la clientela. Tras el anuncio de la decisión del BNS el szloty polaco y el forint húngaro cayeron con fuerza ante el franco suizo. La banca de ambos países concedió créditos baratos en FS a la clientela antes de la crisis de 2008.

Algo que también ha ocurrido en España en créditos hipotecarios multidivisa, como el comercializado por Bankinter, que se denominaban fundamentalmente en Yen o FS y que han supuesto un quebranto considerable para los prestatarios españoles. En España no existen datos sobre el saldo vivo de créditos hipotecarios denominados en FS. A finales de septiembre de 2014 el 38% y el 51% respectivamente de los créditos hipotecarios constituidos en Polonia y en Hungría estaban denominados en francos suizos. Los bancos polacos deberán hacer frente a garantías suplementarias sobre los swaps con los cuales se respaldan las carteras de crédito denominadas en FS cuyo balance en el capital está en la moneda local. Fitch estima que los bancos polacos que han incrementado su capital y su liquidez desde la crisis financiera internacional harán frente a estas garantías con su propia liquidez, pero deberán utilizar para ello hasta un 20% de sus recursos líquidos disponibles.

Durante muchos años los brokers de divisas operaban con inversores individuales sin ningún control por parte de los reguladores. Esta situación se acabó en 2010 con la puesta en marcha de la ley Dodd-Frank de regulación de los bancos y los mercados financieros. A partir de esa ley la Comisión del Mercado de Futuros de Materias Primas (CFTC, por su siglas en inglés) quedó a cargo de la supervisión de los operadores de divisas. FXCM fue uno de los tanto operadores del mercado de divisas que se opusieron al establecimiento de un límite al apalancamiento de los clientes en un ratio de 10 a 1.

El broker afirmó en una carta fechada en 2010 que la propuesta tendría un efecto “devastador sobre la industria minorista del mercado de cambios”. La carta firmada por ocho altos ejecutivos de distintos brokers estadounidenses afirmaba además que las limitaciones se llevarían el negocio de las divisas fuera del mercado estadounidense. Como consecuencia de la actividad de loby de los operadores del mercado de divisas y de los bancos el límite de apalancamiento quedó establecido en un factor de 50 a 1. Es decir que los clientes pueden tomar prestado hasta 50 veces por cada dólar propio que invierten. El pasado jueves el Chicago Mercantile Exchange (CME Group) envió una circular a sus clientes anunciando que triplicaba las garantías exigidas para las operaciones con francos suizos en un intento de limitar posibles quebrantos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...