edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
30/12/2011
EL DEDO DE MADOZ

Las fuertes ventas de oro dan respaldo transitorio al dólar que hace un récord ante el euro

Carlos Schwartz

El cierre del euro ayer a 1,29 dólares representa un récord de la cotización de la divisa estadounidense frente al euro en 15 meses. Mientras los analistas señalan a la subasta de deuda italiana como responsable de esta caída, por el hecho de que los tipos de interés de la deuda a largo plazo siguen altos lo que es un reflejo de la persistencia de los temores, llama la atención la fuerte caída de la cotización del oro. El metal cerró ayer a 1.523 dólares por onza troy, por debajo de los niveles de julio y 400 dólares por debajo del récord nominal de 1.520 dólares registrado a comienzos de septiembre pasado. Pese a la fuerte caída en el último trimestre de este año, el oro en promedio aumentó su precio en 2011 en un 8%. La relación entre la cotización dólar euro y precio del oro está en la base de estos movimientos.

Los grandes bancos y muchos fondos de inversión han liquidado posiciones en oro a cambio de dólares para reforzar posiciones de liquidez. La precipitada venta de otro contra dólares está en la base de la apreciación del dólar ayer y su mejoría frente al euro. En el tercer trimestre de este año se han registrado fuertes ventas de participaciones de hedge funds en exchange traded funds (ETF´s) basados en oro por cifras muy altas en equivalente en oro. El fondo de John Paulson vendió en el tercer trimestre acciones de ETF´s equivalentes a 34 toneladas de oro.

Este cruce entre las divisas y el precio del oro ha desatado un debate entre los analistas. En resumen lo que se discute es el verdadero papel del oro en el cuadro económico internacional. Una corriente importante de opinión entre los economistas que siguen el precio del metal es que el oro es el refugio estratégico contra la pérdida de valor de las monedas. Pero para ello debería darse la condición de un incremento de la inflación junto con el estancamiento económico. Lo que los técnicos denominan "estagflación". Sin embargo, pese a la sospecha de que se puede estar generando inflación por la pérdida de valor real de las divisas que juegan un papel de reserva internacional, como el dólar, mediante la sistemática emisión de moneda esa devaluación no se materializa porque el resto del mundo sigue sosteniendo a esa divisa como moneda de refugio.

La opinión que comienza a recogerse en los mercados de metales en Estados Unidos y en Europa es que la fortaleza del dólar y la ausencia de inflación han comenzado a presionar a la cotización del oro. La caída de la cotización del metal desde luego dañará seriamente a muchos de los fondos involucrados en las carreras alcistas del oro. Sin embargo, esta no es la primera vez que el oro sufre durante la crisis iniciada en 2007. Este hecho ha despertado cierta preocupación. A lo largo de 2008 en medio de una crisis de liquidez, tensiones en los mercados en los que las entidades se financian, y un fuerte incremento del riesgo de contrapartida, el oro mostró una conducta similar. Por su parte los técnicos que siguen el índice de fortaleza relativa del euro señalaban ayer que había superado el índice de 30 lo que indica que la moneda europea está sobrevendida, y recordaban que la última vez que esto ocurrió, en octubre de 2011, en cuatro semanas se produjo una demanda de euros que lo apreció un 10%. Con lo cual no descartan que estemos frente a un fenómeno similar en el cual colaboren con intensidad los especuladores que estarán tomando posiciones precipitadamente.

Lo que parece escapar a algunos analistas de inversiones que trabajan en los departamentos de grandes bancos europeos es que algunos de los elementos fundamentales que los han llevado a apostar al carry trade en algunas monedas como el dólar de Nueva Zelanda y el dólar de Australia se han debilitado sensiblemente en este contexto. Esto viene a cuento del hecho que esa operación ha contribuido a una presión a la baja sobre el euro. La teoría del apoyo a estas monedas, contra el dólar estadounidense y el euro, se funda en buena medida en el hecho que las balanzas de pagos de estos países reciben una fuerte corriente de ingresos por sus exportaciones de materias primas.

Sin embargo, si se mira a lo que ha ocurrido con las monedas de México y Brasil, por poner un ejemplo, la solvencia de la hipótesis comienza a diluirse ya que la corriente de exportaciones se basa en la demanda internacional y las presentes circunstancias del mercado mundial comienzan a arrojar señales de cansancio al mismo tiempo que la cartera de pedidos industriales de la factoría del mundo, China, muestra signos de reducción. Entretanto, el índice de fortaleza relativa del oro venció la cota de 27, de acuerdo con los técnicos en análisis con lo cual advierten que el orto podría reaccionar y salir de los mínimos junto con el euro.

 Así las cosas, desde luego el mercado del oro y las divisas parece envuelto en una volatilidad que lo convierte en una ciénaga peligrosa incluso para los profesionales. Lo que si llama la atención a estas alturas es que a pesar de los tipos de interés próximos a cero, las preocupaciones por la persistente emisión de moneda en Estados Unidos, y las perspectivas económicas internacionales en su conjunto el dólar mantenga la firmeza que ha denotado en los últimos meses en los que ha pasado de cotizar a 1,45 por euro a los 1,29 de ayer.

Es de suponer que el Gobierno de Estados Unidos intentará en la medida de lo posible atenuar ese proceso aunque no está claro que eso esté a su alcance. Desde luego a los países basados en el euro la depreciación de su moneda le viene de perillas en tanto ayuda al proceso de exportaciones y abarata las manufacturas en términos internacionales. Una de las teorías que se ventilaron durante los últimos meses para explicar la fortaleza del euro, un tanto irracional si se tiene en cuenta la crisis de la deuda soberana y otros factores, fue que la banca que necesita levantar capital del orden de los 117.000 millones de euros en Europa se ha dedicado a liquidar activos denominados en dólares y otras monedas y que la repatriación de capitales ha brindado un soporte al euro. En caso de que esta teoría sea veraz, el proceso de liquidación de activos fuera de las fronteras del euro, la repatración de capitales parece haber acabado y con ello la posibilidad de un deslizamiento del euro contra otras monedas, en particular el dólar, quedaría expedita. Veremos si es así.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...