edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
02/11/2010
El Banco de España no quiere intervenir; desestabilizaría al sector y a la deuda soberana

Las ‘fusiones frías’ se han congelado, ya se habla de burla al contribuyente

España se juega el riesgo país con las cajas: su ajuste corre ahora más prisa que nunca
Las cajas que utilizan el FROB no cumplen, ni mejoran gestión ni reducen costes
Juan José González

A finales de junio el Tesoro Público español recibía de la Secretaría de Estado de Economía la intención de que el diferencial de la deuda pública terminara el año entre los 155 y 165 puntos básicos, nivel aceptable de coste con el que  saldrían bien las cuentas del próximo ejercicio. El objetivo que se fijaba Economía era abandonar a toda costa y deprisa los 220 p.b. que registraba a mediados de junio la deuda española. Sin embargo, las alarmas parecen haberse activado tras conocerse los resultados del sector financiero correspondientes al término de los nueve meses transcurridos del presente ejercicio. “Se pueden considerar en línea con lo esperado” apunta el consejero delegado de un banco mediano, aunque el sector en general se muestra inquieto ante el final de año con el impacto de una nueva norma de provisiones, pero sobre todo, la principal preocupación de Economía, Banco de España y las diez primeras entidades financieras del país, es el atasco en la reestructuración de las cajas. Su influencia en el riesgo país se verá en las próximas subastas.

Los denominados colchones anticrisis de la banca española –fondos anticíclicos que caen un 20%- se deterioran a mayor velocidad de la prevista inicialmente, cuando la previsión apuntaba a que dicho deterioro se produciría al final del ejercicio, no al término de los nueve primeros meses del año. Y los resultados de las ocho entidades con mayor relevancia en el sistema financiero, han reducido su beneficio un 14,4%. La fotografía no es positiva sino preocupante, en especial si se tiene en cuenta que el sector bancario en general esta pendiente de la reestructuración de las cajas de ahorros. Todas las entidades que en las dos últimas semanas han publicado sus cuentas al término del tercer trimestre, han mostrado su preocupación, atención y expectación ante la citada reestructuración.

Consideran que el tamaño del sector esta cambiando y que se producirán nuevos cierres de oficinas y regulaciones de empleo. De estos movimientos se espera que surjan oportunidades para la mayoría de las ocho primeras entidades del sector. Todas han declarado en sus respectivos actos públicos que examinarán cuantas ofertas les lleguen procedentes de las cajas en reestructuración. Y en más de un caso, ya tienen sobre la mesa ofertas para la adquisición de redes enteras de oficinas.

Pero el ‘adelgazamiento’ de oficinas y plantillas en las cajas de ahorros no parece concluir, a pesar de no estar concretado en ningún documento el tamaño ideal del sector. Sí esta claro que debe ser otro, muy inferior al existente en 2007, por ejemplo, puesto que el negocio es notablemente inferior. En este asunto, el sector financiero sigue pendiente de la reforma y, por tanto, atascado por la misma reforma.

“La reforma de los SIP ya no avanzan ni en los periódicos” afirma otro consejero delegado que presentaba los resultados la semana pasada. La referencia de este directivo quería expresar que las cajas inmersas en sus procesos jurídicos de concentración –SIP- se mantienen operando de la misma forma y con las mismas estructuras que utilizaban en 2009. En realidad no ha cambiado nada; las fusiones ‘frías’ están congeladas tras un inicio, a trancas y a barrancas, en el que los consejos de administración de las implicadas se han disputado un ‘nuevo dibujo’ del poder y poco más. Y nada más.

El Banco de España tiene ahora motivos suficientes para intervenir y obligar a las entidades implicadas en los procesos de reestructuración que aceleren y concluyan el dibujo final. Varias de estas entidades no cuentan en la actualidad ni con el nombre de la futura caja, ni con los fondos para reestructurar la plantilla y, en algunos casos, ni con el comprador de varias sucursales.

Economía, encargada de fiscalizar la actividad del FROB, apremia por escrito y verbalmente a los cuatro ‘sip’ de mayor volumen, e insisten en que los fondos públicos que ya han recibido del fondo público no se están reflejando en la gestión de las entidades ni el los balances. De ahí que, tanto en las cajas que no se han acogido a las ayudas del fondo de regulación como de los seis primeros bancos del sistema financiero se comienza a pensar que además de la desestabilización de la economía y de la consecuencia inmediata que tendrá en la subida del diferencial de la deuda soberana española, se esta incurriendo en una clara burla a los propietarios de los fondos de regulación, a los contribuyentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...