Las fusiones y adquisiciones superan por cuarto año consecutivo
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
29/12/2017

Las fusiones y adquisiciones superan por cuarto año consecutivo los 3 billones de dólares globales

La presión de las tecnológicas juega un papel importante como promotor de consolidaciones sectoriales
Carlos Schwartz
El año que se cierra ha registrado por cuarta vez consecutiva un nivel de fusiones y adquisiciones a escala global por encima de los 3 billones de dólares. Estados Unidos sigue a la cabeza del ránking por volumen aunque haya caído en valor por la abundancia de operaciones en torno a los 1.000 millones de dólares o levemente por debajo de esa cifra y una reducción en las grandes consolidaciones. Los analistas señalan el papel de las tecnológicas como promotoras involuntarias de muchas consolidaciones. Los comentarios y versiones sobre la posible entrada del gigante Amazon en el mercado de la salud ha sido determinante en la adquisición por parte de la cadena estadounidense de farmacias CVS de la principal compañía de seguros de salud del país, Aetna Insurance, integrando dos sectores complementarios y adquiriendo un volumen defensivo capaz de mantener a distancia a Amazon que de acuerdo con algunas fuentes había estudiado la posibilidad de adquirir CVS o bien lanzar una actividad competidora a gran escala. La adquisición fue un negocio de 69.000 millones de dólares y dio lugar a operaciones de financiación corporativa muy jugosas para los bancos de negocios. Pero el efecto más espectacular es sobre la evolución del negocio al por menor donde la presión del comercio on line está expulsando en algunos mercados a los pequeños comerciantes.
Un reflejo de esta presión de las plataformas digitales sobre empresas con gran poder de fuego en el sector minorista, ha sido la venta por parte de la familia australiana Lowy de su negocio global de cadenas de centros comerciales Westfield al grupo francés Unibail-Rodamco en 24.700 millones de dólares, en un momento en el cual las ventas on line están haciendo mella en las cadenas al detalle para el consumo. Los propietarios de centros comerciales acusan la presión por el cierre de bocas de venta por parte de las cadenas de moda y consumo general.

Una expresión de esta coyuntura ha sido la venta por parte de la familia Murdoch de su empresa de entretenimiento, medios, producción e industria del cine 21st Century Fox a Disney en 66.000 millones de dólares. Las incursiones en estos sectores, incluyendo los derechos de emisión de eventos deportivos, por parte de Facebook o Netflix contribuyen a las consolidaciones en el sector. De este empuje no se ha librado casi ningún sector vinculado al consumo. Amazon adquirió este año por 13.700 millones de dólares la cadena de supermercados de lujo Whole Foods poniendo de manifiesto la capacidad de esta plataforma de invadir un terreno que no está dentro de su supuesta esfera de actividad. La realidad detrás de estas operaciones es que las plataformas digitales avanzan sobre todo tipo de actividad comercial al por menor sin renunciar a los puestos de venta a pie de calle si tercia.

Esto implica que la escala de la competencia se ha hecho más compleja porque integra varios aspectos de la actividad mercantil en una sola gran empresa de forma creciente en lo que apunta a convertirse en una lucha de grandes monopolios de la distribución minorista física y digital. Un capítulo separado son las plataformas constituidas para abaratar costes de mano de obra bajo el paraguas de una supuesta economía colaborativa que se han colado en el sector de servicios y que en algunos casos darán paso a la actividad monopólica encubierta de grandes capitales. De acuerdo con la información recopilada por Thomson Reuters el volumen total este año en el sector de la fusiones y adquisiciones fue de 3,5 billones de dólares lo que supone un 1% menos que en 2016 y es la cifra más baja desde 2014. Estados Unidos ha sido la región más activa al igual que en años recientes aunque el valor de las operaciones bajó un 16% hasta los 1,4 billones de dólares. El número de operaciones se disparó por el aumento de aquellas inferiores a los 1.000 millones hasta la cifra récord de 12.400.

Es pronto aun para saber la dimensión de este mercado en el 2018, pero algunos datos sugieren que el flujo de grandes adquisiciones se va a mantener. Uno de los elementos nuevos en el escenario es la reforma fiscal de la administración de Donald Trump en Estados Unidos cuya proyección en las consolidaciones estudian las corporaciones estadounidenses. Mientras tanto en Europa las fusiones y adquisiciones alcanzaron un volumen de 856.300 millones de dólares a pesar del fracaso de la más grande, la compra de Unilever por Kraft Heinz por un importe de 143.000 millones de dólares. Pero el intento fallido desató una reacción en cadena en sectores afines. Unilever se deshizo de varias divisiones al mismo tiempo que adquiría marcas para integrar en su cadena de producción. Los fondos de inversión decidieron que era hora de entrar en las grandes europeas del consumo en el sector de la alimentación y se atrincheraron en Danone y Nestlé para presionar a sus consejos con el objetivo de influir en la política corporativa sobre todo en el terreno de los beneficios y el retorno para los accionistas.

Más caja distribuible se ha convertido en una consigna de los activistas. Pero hay grandes adquisiciones en el aire, como la de Abertis por Atlantia por importe de más de 38.000 millones en la cual ha intervenido de forma oportunista ACS con el apoyo del Gobierno español. El desenlace de este gambito está por verse aun. En Asia y la región del Pacífico la actividad en fusiones y adquisiciones alcanzó un volumen de 911.600 millones de dólares con un incremento del 11% respecto del año pasado pese a que los datos disponibles indican que la actividad de China en el exterior ha bajado desde sus niveles de 2016.

La actividad de las corporaciones chinas se ha visto afectada por un duro control de cambios impuesto por Pekín que ha limitado la salida de capitales en defensa de su moneda. Pese a ello las adquisiciones fuera del país totalizaron 146.500 millones de dólares lo que representa una caída del 36% respecto de 2016. La gran operación del año mientras tanto sigue sin definir. Se trata de la oferta hostil de Broadcom por Qualcomm por importe de 136.000 millones de dólares en una lucha por consolidar dos importantes fabricantes de microchips en un mercado boyante para esas tecnologías por la telefonía móvil y los terminales inteligentes. Pero los analistas y las opiniones expertas señalan a los sectores de las infraestructuras y la energía como el destino de las operaciones estrella para 2018. España puede seguir en el foco del interés internacional en ambos campos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...