edición: 2700 , Miércoles, 17 abril 2019
21/03/2012
Objetivo: recuperar los partícipes de los últimos dos años

Las gestoras de fondos también “explotan” la crisis y la jubilación

Hacienda ve con buenos ojos productos de inversión para complementar las pensiones
Juan José González

La crisis, las pensiones, la incertidumbre, el futuro…conceptos con mucho peso y por ello palabras clave y reclamo comercial, pero en particular el de las pensiones, es el que parece tener más éxito, más tirón, en los últimos tiempos. El Banco de España pone el dedo en la llaga cuando en uno de sus últimos documentos de trabajo y análisis apunta a una reducción de las prestaciones del 5% en el futuro, como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno en materia de pensiones. Otro estudio, del Instituto de Actuarios, no duda en “estirar” la estimación del Banco hasta el 25%, pero ambos coinciden en que a un mayor período de cómputo (de 15 a 25 años) las pensiones bajarán entre un 7% y un 9%, y que además el retraso de la jubilación viene a añadir un 14,5% adicional. La fuga masiva de partícipes de fondos el pasado año hacia zonas más templadas de la inversión, como depósitos asegurados y otros, puso en alerta roja a las gestoras que, manos a la obra, han elegido una combinación para recuperar los recursos perdidos: dividendos seguros igual a complemento de pensiones.

Así han proliferado en los últimos meses fondos que reparten dividendos: JPMorgan, Fidelity, BBVA y Santander, DWS, Schroders y muchas más, todos vienen a ofrecer lo mismo sobre la misma hipótesis: conseguir una renta periódica para completar la pensión, sobre todo, las más bajas. Esta parece ser una de las primeras consecuencias de la crisis, que pasa por unas remuneraciones inferiores a las actuales, pensiones del futuro a las que deberá hacer frente unos Estados previsiblemente más pobres, y los pensionistas españoles del futuro serán los primeros en sufrirlo en propia carne.

Las gestoras, únicamente se limitan a identificar tendencias y necesidades, y si las primeras van a la baja, las segundas van detrás pero en sentido contrario, es decir; con una pensión mas reducida la necesidad de completarla será mayor. Y este es el argumento empleado para pasar a ofrecer lo que consideran un reclamo seguro: el dividendo. Esta es la combinación de mayor éxito en los últimos meses (alguno ya viene funcionando desde mediados de 2010) la que ha lanzado la demanda de estos productos, pasando de un discreto 4,2% de abril de 2011 al 6,4% de la actualidad y con una tendencia a seguir creciendo, a juzgar por las solicitudes de información y que además permiten diferir el pago de impuestos si se opta por acumular las ganancias.

En realidad, las gestoras de fondos persiguen un primer un primer objetivo; retener el partícipe o captar nuevos inversores. Pero el segundo es conseguir su permanencia a largo plazo. En su publicidad, se “venden” las bondades del largo plazo, y se cita algún ejemplo que hace referencia a las empresas con beneficio creciente y que, por tanto, reparten dividendos. Se trata de empresas –españolas, americanas, del resto de Europa, Asia…- cuyos dividendos han sido mejores que la rentabilidad del índice S&P 500, una referencia constante en el sector.

El reclamo parece funcionar pues en los últimos meses, y en el mercado español, la tendencia es que al vencimiento de los depósitos a plazo y otros activos a corto, el dinero quiere regresar a los famosos fondos de reparto en busca de cupones o dividendos. En los últimos meses, las gestoras de fondos aumentan sus posiciones en las compañías que acreditan una larga trayectoria en el pago de dividendos; eléctricas, “telecos”, buena parte de las financieras, parecen estar en situación de asegurar el reparto del dividendo.

En cualquier caso, y aunque la gestora asegure que se trata del complemento ideal para una pensión, habrá que observar la media de dividendos de un sector para comprobar si el fondo esta línea con el mercado. Y por supuesto, tener en cuenta que, aunque la gestora no haga especial hincapié en explicarlo, los dividendos de un fondo no tienen la exención de tributar los primeros 1.500 euros cobrados, algo que sí ocurre cuando se cobran dividendos directamente de la compañía que los reparte. Y finalmente, tener en cuenta que las últimas subidas de impuestos han colocado la retención de que se aplica tanto a los dividendos que reparte el fondo como a los reembolsos de participaciones, en el 21% para los primeros 6.000 euros de ganancia y el 25% si supera esta cifra y hasta los 24.000 euros. Estas son las posibles “trampas” a tener en cuenta para los ahorradores que piensen en un fondo de dividendos como complemento de la pensión futura.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...