edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
06/02/2010
RSC

Las grandes compañías comienzan a rechazar a los proveedores "contaminantes"

El último informe anual “CDP Supply Chain”, elaborado por A T Kearney, revela que el 89% de las compañías dialoga activamente con sus proveedores
Beatriz Lorenzo

A pesar de su relevancia a la hora de sentar las bases de la actividad empresarial, la cadena de suministro ha sido tradicionalmente la gran oculta a ojos de una sociedad que solamente suele tener acceso a una información parcial y fragmentada, recortada de forma que muestre la parte más amable de la compañía. Resulta sin duda paradójico que las mismas empresas que están llevando a cabo programas de protección medioambiental, que aseguran su voluntad de lucha contra el cambio climático, que abogan por el uso de materiales reciclables e instalaciones sostenibles, descuiden el potencial contaminante de sus cadenas de suministro, más en una época en la que la globalización y la liberación de los mercados permite que las empresas se ubiquen en distintas partes del mundo, recibiendo insumos desde cualquier latitud, y provocando que la logística se convierta en una gran fuente de contaminación medioambiental.

Con el filo de la espada de la catástrofe climática cada vez más cerca, las compañías, culpables en su mayor parte de un buen porcentaje de las emisiones contaminantes a nivel mundial, se ven obligadas a tomar medidas drásticas en todos sus departamentos para reducir la contaminación y enfocarse hacia un desarrollo sostenible. Hoy en día, las mayores empresas multinacionales esperan que sus proveedores demuestren eficacia en la gestión, control y reducción de las emisiones de gases efecto invernadero, como un requisito fundamental para mantener sus relaciones contractuales, tal y como se deduce de los resultados del segundo informe anual de la iniciativa CDP Supply Chain elaborado por AT Kearney, de alcance mundial. El documento, resume la información sobre cambio climático de 710 proveedores de los miembros de dicha iniciativa, aquellos que solicitan a los integrantes de su cadena de suministro que publiquen los datos de sus emisiones a través del programa CDP Supply Chain. Aunque en este último informe se detecta una mejora significativa sobre los resultados de los últimos años, los proveedores todavía tienen mucho camino por recorrer.

PROVEEDORES “LIMPIOS”

Según el documento, el 89% de las compañías miembros de CDP Supply Chain han desarrollado una estrategia para el diálogo activo con sus proveedores y para asegurar su compromiso frente al cambio climático, y casi la totalidad de ellos tienen un consejero ejecutivo responsable de cambio climático. El 90% de los miembros de CDP Supply Chain  tienen un plan de reducción implantado, y más de la mitad de ellos-56%- esperan excluir en el futuro a los proveedores que no cumplan los criterios sobre cambio climático establecidos por la compañías, buena parte de las cuales indica también que van a establecer cláusulas en todos los contratos que incluyan gestión de las emisiones por parte de los proveedores, dando así un paso adelante en materia de la todavía escasa regulación relativa a la cadena de suministro.

Sin duda la gestión del cambio climático es una parte cada vez más importante del diálogo con proveedores. Se espera que el número de empresas con criterios sobre cambio climático en compras se triplique en los próximos cinco años, según las conclusiones del informe, basándose en la importancia que le confieren los miembros de CDP Supply Chain a los objetivos sobre emisiones. Cada vez más empresas exigen a sus proveedores una buena gestión de emisiones como uno de los factores clave en el negocio. Para los líderes, ya no se trata de algo deseable, sino en un imperativo que hay que cumplir a toda costa.

El socio A.T. Kearney y el co-autor del estudio, Daniel Mahler aseguraron que las principales empresas se toman en serio la reducción de emisiones y están desarrollando estrategias para abordar la gestión de emisiones desde su cadena de suministro. Los mayores responsables y consejos de administración, demandan resultados de los programas de reducción, no sólo en cuestión de beneficios medioambientales, sino para reducción de costes también. El reto de dar un paso más se materializará en hacer operativas sus estrategias de reducción.

SOLUCIONES PARA LA CADENA RESPONSABLE

En 2009, de los 710 proveedores informando a los clientes a través del Programa CDP Supply Chain, el 48% lo hacía por primera vez. El 60%, ha designado a un miembro del consejo de administración como responsable sobre cambio climático, el 56% tiene un plan de reducción, el 38% se compromete a establecer objetivos claros y, la tendencia es establecer los objetivos a corto plazo (menos de dos años). Las empresas también han declarado obtener una reducción de costos considerable de los programas de reducción de emisiones.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer en relación a la reducción de emisiones contaminantes en la cadena de suministro. Todavía persisten graves problemas tales como el enorme potencial contaminante de actividades integradas en la cadena de suministro, tales como el transporte de carga. Han surgido por este motivo iniciativas como la adquisición de los denominados bonos de carbono, de tal manera que una empresa que no pueda eliminar o reducir la contaminación durante su proceso productivo o de manejo de mercancía, colabore a través de estos bonos con iniciativas de otras compañías que sí puedan aportar programas en pro del medioambiente.

En cuanto a los pasos que se están dando para mejorar la sostenibilidad de la cadena de suministro destacan los avances en pro de la transparencia. Así, la Global Reporting Initiative (GRI) sostiene que "presentar informes" puede ser una parte de la respuesta a la gestión sostenible de las cadenas de suministro, y de la promoción de la responsabilidad empresarial en los proveedores. Una propuesta lógica si tenemos en cuenta que los principales impactos sobre derechos económicos, sociales y ambientales tengan lugar en las cadenas de suministro. Si un proveedor publica su informe de sostenibilidad implica ya a priori una cierta conciencia de asuntos tales como los problemas laborales, su huella de carbono, o la gestión de residuos. Es aquí donde esta la clave para llegar a la verdadera RSC de segunda generación, donde deja de ser un simple barniz “pintado desde arriba”, para convertirse en una herramienta integrada en la empresa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...