edición: 2804 , Lunes, 16 septiembre 2019
23/11/2016

Las grandes corporaciones no financieras europeas acumulan caja mientras cae su inversión y adquisiciones

La financiación concedida por el Banco Central Europeo a las empresas permanece ociosa
Carlos Schwartz
El programa de adquisición de bonos corporativos del Banco Central Europeo anunciada formalmente el 1 de junio había acumulado activos por valor de 38.144 millones de euros a final de octubre. De acuerdo con fuentes de medios financieros noviembre puede cerrar en torno a los 45.000 millones de deuda adquirida. La contrapartida de estos activos es el dinero que ha quedado en manos de las grandes empresas no financieras europeas. El dato choca con las estadísticas sobre el gasto y la inversión de las empresas. De acuerdo con los datos de JPMorgan Chase en el año acabado en junio las empresas europeas han acumulado un excedente de 315.000 millones de dólares comparado con el déficit de financiación de 43.000 millones de dólares de las corporaciones estadounidenses en el mismo periodo. Según el banco estadounidense el nivel de ahorro de las corporaciones europeas ha alcanzado su máximo para los últimos 22 años.
Mientras las corporaciones estadounidenses se han dedicado a convertir su deuda a tipos de interés muy bajos en acciones propias para incrementar el valor de las mismas, y a las fusiones y adquisiciones, la actitud de las grandes europeas es más cautelosa. Los programas de compra de acciones propias han sido bastante limitados y las fusiones y adquisiciones en Europa han caído un 28% este año respecto de igual periodo el año pasado. De acuerdo con un informe de Goldman Sachs reproducido por el Wall Street Journal una cuarta parte de la tesorería en manos de las corporaciones estadounidenses se ha destinado a la recompra de acciones comparado con el 5% destinado al mismo objetivo por las empresas europeas.

“Las proyecciones de inversión para este año en Europa son bajas, y en promedio las grandes empresas apuntan este año a una reducción de la inversión del orden del 4%”, de acuerdo con una fuente de medios financieros. “Para que aumente la inversión es necesario que haya oportunidades que lo justifiquen”, añade la fuente. España en cierta medida escapa a este modelo ya que se ha registrado un incremento en la inversión en el sector industrial, por ejemplo.

Pero la media europea se orienta a la conservación de los recursos. “Se acumula tesorería con instrumentos de largo plazo a bajos tipos de interés, que en algunos casos se utiliza para inversión pero que parece destinada a hacer frente a periodos de financiación más costosa”, señala otra fuente de medios financieros. En septiembre y octubre algunas empresas europeas lograron salir al mercado a tipos de interés negativos por la fuerte demanda de papel. Pese a que los acontecimientos recientes en los mercados, con una caída significativa del precio de los activos emitidos ha disparado su rentabilidad y por tanto los costes financieros, los esfuerzos del BCE por alentar la inversión con el crédito barato no parecen dar resultado a escala europea.

No cabe la menor duda que la política monetaria del banco emisor ha contribuido a una caída de los tipos de interés y a la reducción del coste del crédito para los prestatarios preferentes. Desde que el banco central inició las adquisiciones de bonos de corporaciones el 8 de junio los tipos de interés medios del mercado han caído del 1,4% al 1,1% de acuerdo con el índice de Markit. Pero la realidad es que el 1,4% era ya de por si muy bajo en términos históricos.

Sin embargo, la caída dramática de los tipos de interés se registró por efecto de la crisis entre 2008 y 2013. En el momento de estallar la crisis el rendimiento medio de los activos financieros corporativos era del 7,1% y el motivo para su abrupta caída está directamente relacionado con la ausencia total de inversión y demanda.

A finales de la pasada semana el presidente del BCE, Mario Draghi, señaló en el Congreso Europeo de Banca que este es el primer año desde el comienzo de la crisis que se registra en la eurozona un crecimiento promedio del producto interior bruto superior a los datos previos a la crisis de 2008. El alto funcionario puntualiza que llegar a este punto ha demandado 7,5 años a pesar de que la economía se recupera a un paso muy moderado con un incremento del empleo de 4 millones de trabajadores desde su punto más bajo en el 2013.

Pero pese a felicitarse por este progreso Draghi reconoce que la posibilidad de colocar a la inflación en Europa en la banda “levemente por debajo del 2%” recae exclusivamente sobre el mantenimiento de la política monetaria expansionista adoptada por el banco emisor. De acuerdo con el alto funcionario las condiciones de financiación concedida por los bancos han mejorado desde 2014 tanto en tipos de interés como en volúmenes. “Desde el 2014 los tipos de interés del crédito han caído 100 punto básicos para las familias y las corporaciones en el área del euro. Las pequeñas y medianas empresas resultaron más beneficiadas por la reducción de los tipos de interés.

Por otra parte los volúmenes de crédito a las familias han crecido desde finales de 2014 y para las empresas no financieras el crecimiento se inició en diciembre de 2015”, señaló Draghi.

Los excedentes de liquidez en el mercado y la facilidad que han tenido las corporaciones para la colocación de sus instrumentos financieros tiene como contrapartida la baja rentabilidad de la banca. El sector financiero sufre el castigo de la situación económica en materia de rentabilidad. El BCE se apresura a señalar que los procesos de saneamiento de los bancos han sido un elemento indispensable de la recuperación económica pero admite que “su rentabilidad continúa siendo un reto” y un factor que ha deprimido el precio de las acciones bancarias y ha dificultado la obtención de recursos para su capital. “En los hechos ha existido una brecha negativa entre el retorno por acción en los bancos de la zona del euro y su coste de obtención de nuevo capital”, señala. Es decir que el beneficio por acción no compensa el precio de la emisión de nuevas acciones desde la crisis financiera de 2008.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...