edición: 2844 , Martes, 12 noviembre 2019
16/09/2013

Las grandes eléctricas se rebelan contra la política energética de la UE mientras sus márgenes se resienten y los beneficios caen

El PE anuló un incremento de derechos de emisión intentando salvar su política de energías renovables cuestionada
Carlos Schwartz

Un frente de nueve grandes compañías eléctricas ha criticado con dureza la política energética de la Comisión Europea culpando a las energías renovables poco maduras como la solar y termosolar de encarecer el precio del KwH en la Unión Europea. El presidente de Gaz de France Suez (GDF-Suez), Gerard Mestrallet, se ha erigido en portavoz de las generadoras que afirman que el conjunto del sistema está en riesgo, con precios de la energía artificialmente altos por la política de la CE, el hundimiento del precio de los derechos de emisión destinados a regular la adopción de energías renovables que han determinado que las emisiones de gases de invernadero aumenten, y a que el régimen de inversión de las empresas del sector caiga a niveles sin precedentes. Las empresas son además de GDF-Suez, E.ON, RWE, Iberdrola, Gas Natural, Enel, GasTerra, y Vattenfal. Las empresas del sector vienen criticando las políticas energéticas desde el comienzo de la crisis, pero las posiciones se han endurecido a lo largo de este año. El enfrentamiento está directamente relacionado con la caída de ingresos en las grandes empresas del sector.

En agosto EON anunció que sus ingresos en el primer semestre de este año habían caído un 42% comparado con igual periodo el año anterior. La cotización de las acciones de las dos grandes eléctricas alemanas, EON y RWE están en su mínimo para la última década.

La fuerte caída de la demanda está detrás del conjunto de la crisis del sector. En España según datos de Red Eléctrica la caída del consumo en la producción de generación dentro del régimen ordinario -convencionales- ha sido del 13,6% a 31 de agosto para el año, mientras que en ciclos combinados la caída ha sido del 42,4%. Por el contrario el consumo de energías renovables -régimen especial- se ha incrementado un 12%. La caída promedio del consumo ha sido del 3,3% para el año acabado en agosto. En España la caída en convencionales y el incremento en renovables hace que el precio medio del KwH suba puesto que por el mecanismo de subasta el precio más alto retribuye al resto de la generación. Pese a ello las cargas fiscales adoptadas en España hacen que la denominada cogeneración y los ciclos combinados dejen de ser rentables por su repercusión en el precio del gas. En Alemania donde la fijación del precio es distinta, la determinación política de dar prioridad a la adquisición de generación renovable lleva a que la generación convencional no sea rentable. EON ha anunciado el cierre de varias plantas generadoras que queman gas, y ha advertido que los cierres van a continuar.

Mientras, la fuerte caída del consumo de energía en Europa hundió el precio de los derechos de emisión de CO2. En junio tocaron su mínimo histórico con 2,7 euros la tonelada. El colapso del mecanismo ideado para castigar las emisiones de gases de invernadero hizo que en ciertos países fuese más rentable operar centrales térmicas accionadas por carbón, como es el caso de Polonia. Por añadidura el precio del carbón en el mercado internacional cayó de forma significativa. En un intento por remediar esta situación algunos gobiernos, en particular Francia y Reino Unido, propusieron no incrementar la disponibilidad de derechos de emisión. Este año estaba previsto ampliarlos en 900 millones de toneladas. Alemania se resistió a acompañar la medida hasta último momento, lo que llevó a que el Parlamento Europeo rechazara en abril el plan de retención de emisiones. Finalmente el 3 de julio se postergó el incremento de las emisiones en 900 millones de toneladas con el voto de la mayoría del Parlamento Europeo. Hasta ahora la limitación no ha surtido un efecto significativo en el mercado. Este es el motivo por el cual las emisiones han aumentado en Europa pese a todos los esfuerzos de la CE. Está claro que la política energética de la que la UE ha hecho alarde está hundida y no es sostenible. La crisis internacional la ha herido de muerte y ha demostrado que no es viable sin destruir al sector.

Desde luego, pensar que esta evidencia sea suficiente para que se rectifique y se busque una alternativa es ingenuo. Mestrallet y el presidente de ENI, Paolo Scaroni, desfilaron la pasada semana para hacer propuestas de reforma de las directivas que regulan el sector eléctrico ante una comisión del Parlamento Europeo donde volcaron sus críticas. El activismo no sólo tiene por objetivo obtener reformas a corto plazo. En la Comisión Europea se debate la posibilidad de extender las directivas del programa 2020, para aplicar otros nuevos hasta 2030. Estas intenciones han ocasionado divisiones entre los países miembros. No todos están de acuerdo en que se fijen objetivos de cumplimiento obligatorio. La propuesta de fondo es que el plan de reducción de emisiones de carbono sea realista mientras se buscan fórmulas para que el mercado de derechos de emisión vuelva a funcionar de forma eficaz.

Mestrallet advirtió que en Europa se han cerrado plantas accionadas por gas que generaban 30.000 Mw, lo cual es equivalente a 30 plantas nucleares. El presidente de GDF-Suez propugnó la adopción de un sistema de pagos por capacidad que haga rentables a las instalaciones que queman gas como forma de evitar nuevos cierres. El problema de las centrales a gas ya fue advertido por la petrolera estatal noruega Statoil este año.

La noruega criticó duramente la ausencia de una política de apoyo al gas y mantiene un compás de espera para ampliar la explotación y extracción de gas natural en el mar del Norte mientras vuelca sus esfuerzos financieros en sus campos de producción en Azerbaiyán. Por su parte GDF-Suez ha sido radical, ha amortizado parcialmente el coste de sus centrales de gas ubicadas en el noroeste europeo reduciendo su valor en libros y vendió su participación en Medgaz. Endesa e Iberdrola también han abandonado ese gasoducto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...