Las grandes empresas maniobran para asegurar el negocio y los
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
06/10/2017
Exportar más, alianzas y nuevos mercados

Las grandes empresas maniobran para asegurar el negocio y los resultados anuales

Tres meses para el cierre del ejercicio que se convierten en decisivos para mantener la buena racha de beneficios
Juan José González
Hoy todos los analistas coinciden en la misma idea: revisión, cambio de rumbo por cambio de escenario. El nuevo, el escenario político, plantea dudas de difícil respuesta a corto plazo y ponen en entredicho el medio plazo; lo sitúan en revisión y también en negativo porque ahora, a falta de un trimestre para cerrar el ejercicio, la mayoría de las empresas, grandes, medianas y pequeñas, no tienen garantías para asegurar que el ritmo de resultados, previstos hasta final de año, se mantendrá. Se revisan algunas de las hipótesis, proyecciones de posibles escenarios, alternativas para casos excepcionales, imprevistos que en condiciones normales de mercado no deberían producirse, pero que, llegado el caso, se convierten en el plan `B´ de cualquier estrategia empresarial. La tensión política pasará factura, seguramente a lo largo de estos tres meses, y el coste se reflejará -con independencia de su ámbito geográfico- en los resultados finales del año. El escenario nuevo impone un cambio de rumbo: las grandes empresas aceleran la búsqueda de alianzas, nuevos mercados para asegurar el negocio y también el futuro. Hoy las grandes empresas piensan en el próximo ejercicio como largo plazo. La inestabilidad no respeta tiempos y hoy se muestra indeterminada.
Cuando se crecía (parece que todavía es así) al 3,2%, envidia de competidores y socios europeos, un ritmo de expansión económica asegurado para 2018, el empleo (a pesar del actual desempleo) creciendo a ritmos altos en los últimos 30 meses y con las exportaciones disparadas, de repente, en poco más de un mes y medio, el escenario cambia de forma radical y obliga a modificar planes y previsiones de cierre. Los analistas y expertos económicos intuyen que la incertidumbre modificará la disposición empresarial hacia la inversión y, por tanto, hacia el empleo. Estiman que se puede regresar a una fase de freno y ruptura de la estabilidad económica de los últimos tres años.  

Se observan ya algunos cambios. Las compañías españolas más internacionalizadas buscan desde el verano pasado nuevos mercados, alianzas y operaciones corporativas que les aseguren mayor estabilidad y diversificación. En el fondo, es una estrategia razonable para reducir riesgos y consolidar los buenos resultados de un ejercicio que, como 2017, se pueden cerrar con avances muy apreciables en los beneficios. 

Muestra de la buena marcha de economía y actividad empresarial, demanda de crédito y consumo privado al mejor ritmo posible, se podrán confirmar en breve cuando las empresas publiquen los resultados correspondientes al tercer trimestre del año, el acumulado anual que da una idea bastante exacta y definitiva de lo que puede ser el cierre. Pero esta certidumbre de nueve meses entra en crisis debido a los acontecimientos políticos, los cuales no se circunscriben únicamente a Cataluña, sino que, en términos de mercado trascienden el ámbito catalán. 

El mercado bursátil se convierte en estos casos en el habitual termómetro de la actualidad, y sólo eso. Pero hay otros síntomas que indican el cambio de la climatología económica. El bono a diez años, por ejemplo, el diferencial de la deuda con el bono alemán, ya ha superado (el miércoles pasado) los 132 puntos básicos y el Tesoro se apresura a ajustar los planes de financiación del Estado habida cuenta del mayor precio de la subasta de ayer, es decir, con tipos al alza cuando hasta hace pocas fechas lo hacía con precios negativos. Y si al Estado le sale más cara la financiación, a las empresas y demás instituciones públicas les sucede otro tanto. Por tanto, la factura procedente del tropiezo de los mercados monetarios se presenta onerosa, dado su especial volumen.

Cambio de escenario, revisión de planes e, incluso, freno a operaciones bancarias en marcha en Cataluña -una de ellas que implica al BBVA, por cierto, la entidad financiera con mayor riesgo de negocio en la Comunidad autónoma- que parece haber pasado a mejor vida. Sí algo parece estar claro hoy día es la existencia de costes, en muchos casos pérdidas, algunas recuperables y otras no. Todo tiene un precio y aunque las empresas maniobren hacia otros mercados y operaciones o alianzas, habrá que estar atentos al cierre anual para conocer, finalmente, la primera factura. Por el momento, toca revisión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...