edición: 2784 , Lunes, 19 agosto 2019
10/02/2014

Las grandes entidades de compensación se oponen a una mayor transparencia de sus condiciones operativas

Las comisiones de valores y el Banco de Pagos Internacionales piden que se comuniquen más datos a los reguladores
Carlos Schwartz

Las grandes entidades de compensación han reaccionado con una campaña coordinada de críticas a la propuesta de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por sus siglas en inglés) para que las entidades centrales de contrapartida (ECC) incrementen el número de datos que comunican a los reguladores. IOSCO ha propuesto por ejemplo que las ECC notifiquen cuál es la tasa aplicada a los márgenes iniciales para operar con cada valor, el recorte aplicado a los activos presentados como garantía suplementaria, el denominado “haircut” , así como el valor total de los recursos por defecto. La propuesta fue apoyada por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés). Las grandes ECC como London Clearing House (LCH), Eurex, Chicago Mercantile Exchange Group (CME), o Depository Trust and Clearing Corporation (DTCC) manifestaron su oposición con el argumento central que una mayor comunicación trimestral de detalles sobre la información que ya entregan podría dañar sus operaciones y la confianza del mercado.

La Asociación Europea de ECC (EACH, por sus siglas en inglés), de la que forman parte todas las ECC europeas incluida BME Clearing SA, opinó que las entidades de compensación no deberían ser obligadas a comunicar información sensible como las posiciones de los compensadores o de sus clientes, ni los activos dados en garantía para respaldar las operaciones en las ECC. En su comunicación escrita EACH afirma respecto de ellas que: “En caso de hacerse públicas minarían la habilidad de las ECC para desarrollar su gestión del riesgo de forma eficaz, y los resultados de la evaluación, que si son considerados fuera de contexto o malinterpretados, podrían dañar la confianza del mercado así como la reputación de las entidades de compensación”.

La Asociación Global de Entidades Centrales de Contrapartida (GACC, por sus siglas en inglés) afirmó por su parte que la información solicitada podría ser utilizada por algunos partícipes sofisticados para obtener datos confidenciales a partir de la información concedida. Por añadidura, señaló, la legislación local de algunos de los países en los que están establecidas las ECC´s no autoriza a la difusión de la información solicitada.

La idea entre los operadores de este mercado es que el desarrollo de los estándares no sería posible antes de la finalización del segundo trimestre este año. IOSCO sugirió la posibilidad de que la información se comience a entregar a los reguladores a partir del primero de enero de 2015. Pero el GACC solicitó que se escalonara la recogida y comunicación de información de forma que la comunicación más detallada no se iniciara hasta al menos un año después de aprobados los estándares. Según Eurex el nivel de detalle solicitado va mucho más allá de lo que se solicita a las ECC en normativa como la directiva MIFID o la ley Dodd-Franck. Es probable que IOSCO haya tenido en cuenta la opinión de algunos partícipes del mercado que consideran que los estándares de las entidades de compensación para evaluar los riesgos son opacos y dificultan a los partícipes en el mercado tomar decisiones sobre los servicios de las diversas entidades competidoras.

La Asociación Internacional de Swaps y Derivados considera oportuna la exigencia de mayor información y espera obtener la mayor cantidad posible de datos para que los clientes puedan hacer su propia valoración. Por su parte EUREX dijo estar de acuerdo en que se comunicara alguna información que permitiera valorar el riesgo de las ECC pero que en la medida que las metodologías de medir el riesgo por parte de las entidades de compensación es única, y difiere en cada caso, la resistencia de una ECC para absorber quebrantos y conmociones externas “debe ser juzgada por los respectivos reguladores y no debería quedar sujeta a discusión pública”.  La resistencia por parte de las ECC obedece a una amplia franja de preocupaciones, pero es probable que la más importante sea la posibilidad de estar concediendo tanto a grandes clientes como a competidores información sensible que pueda servirles para generar estrategias de inversión poco ortodoxas.

Mientras, el problema de fondo sobre el que IOSCO ya ha alertado a los mercados en su último informe anual, es la reaparición a gran escala de productos financieros con un fuerte apalancamiento que pueden ser vulnerables a cambios repentinos en las condiciones de los mercados financieros. Se trata de los derivados formados por una serie de activos subyacentes como créditos, cuyo buen fin determinaría el pago de los bonos que tienen “empaquetados” dentro esos créditos y que los respaldan como colateral. La caída persistente de los tipos de interés que ha desembocado en una muy baja rentabilidad de las inversiones ha despertado la avidez por estos instrumentos considerados de alto riesgo y cuya gran difusión ha caracterizado al periodo inmediatamente anterior a la crisis financiera internacional de 2007/2008. La retirada de fondos de los mercados emergentes a causa de la caída en el crecimiento de los países en este grupo como Brasil o Turquía, ha desembocado en un fuerte incremento de la inversión en esos instrumentos.

De acuerdo con IOSCO los inversores han regresado de forma selectiva a cierto tipo de instrumentos de inversión apalancados que si bien “pueden ofrecer mayor rentabilidad en el corto plazo, son más vulnerables a revalorizaciones significativas cuando el riesgo de crédito aumente”. De acuerdo con IOSCO el valor combinado de la inversión en estos productos ha pasado de 6.000 millones de dólares en 2010 a 35.000 millones en 2013.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...