edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
09/06/2017
banca 

Las grandes plataformas de Internet tienen una tajada creciente de la financiación a sus clientes

Las tecnológicas controlan stocks, cifras de venta y estimaciones de desarrollo del mercado de clientes
Carlos Schwartz
El desarrollo de las grandes plataformas de Internet ha supuesto en primer lugar una inmensa transferencia de conocimiento hacia las bases de datos de los portales de mayor presencia en las redes. Mientras que hasta hace no mucho un pequeño empresario tenía que ir a confesarse a un banco para obtener un crédito, y no era muy factible que lo lograra si no contaba con una garantía al gusto del prestamista, ahora son las tecnológicas las que han puesto un pie en ese mercado. Y no parece que vayan a sacarlo del acelerador en el futuro inmediato. Lo único que las está cercando en cierta medida es la comprensión en algunos bancos de que tienen que salir a competir y asumir algunos riesgos. Sin embargo las estadísticas parecen dar la espalda a las necesidades de las pequeñas y medianas empresas. Los grandes bancos sólo destinan una cuantía cada vez menor a los créditos por debajo del millón de euros para las empresas. “La dimensión de las entidades y sus costes hace que la laboriosa concesión de créditos a empresas por cuantías poco significativas no tengan el retorno deseado de un lado y no sirvan para drenar los excesos de liquidez en la banca a la tasa de empleo de capital deseada a menos que se dedique a ello una cantidad de personal que los hace menos rentable.
“A este escenario es necesario añadir que los bajos tipos de interés han estrechado los márgenes y que el peso de la regulación sobre los requisitos de capital hace que la suma de créditos pequeños pueda ser más intensiva en capital que los grandes créditos a las corporaciones”, señala una analista del sector de banca.

Mientras tanto las plataformas penetran en el tejido empresarial suplantando al menos parcialmente a los bancos. Amazon inició hace seis años un programa piloto para financiar a sus clientes. En este periodo de tiempo el saldo del crédito concedido ha llegado a los 3.000 millones de dólares.

“Uber, la compañía más grande de taxis no tiene vehículos en propiedad. Facebook, el propietario de medios más popular del mundo no produce contenidos. Alibaba, el minorista con mayor valor no tiene inventario. Y Air Bnb, el mayor proveedor de alojamiento no tiene propiedad inmobiliaria”, señala la publicidad de un desarrollador de aplicaciones móviles. Lo que tienen las empresas tecnológicas es software, capacidad de relacionar oferta con demanda, redes de transmisión de datos y bases de datos acumuladas a expensas de sus propios clientes.

Amazon está sin dudas en esta categoría en lo que respecta a su mercado para terceros. Pero tiene la capacidad de analizar con detalle a los minoristas que venden a través de su red. Las empresas que producen bienes utilizan sus almacenes en todo el mundo, lo cual determina que la tecnológica tenga un control de los stocks del cliente, las ventas on line le dan el volumen de operaciones en tiempo real, y con estos instrumentos el portal se dirige a los clientes de sus infraestructuras para ofrecerles la financiación que necesitan. “El nivel de detalle le permite a las tecnológicas saber el grado de cumplimiento con el cliente final, el retraso en el despacho de mercancía, y desde luego si hay que reponer stock”, señala un portavoz de una empresa logística. Y añade: “Es imposible que un banco cuente con esa información”.

Esta posición privilegiada en la cadena de venta y distribución tiene también exigencias y las tecnológicas como es el caso de Amazon tienen que incrementar su capacidad de almacenamiento y construir hubs apropiadas a escala continental, con el efecto secundario de haber empujado los precios de la propiedad industrial, como las naves en locaciones estratégicas. Pero el dato significativo es que invaden de forma creciente territorio de la banca con la oferta directa de financiación a los usuarios de su plataforma. De acuerdo con los datos disponibles de crédito concedido en la gran banca las operaciones por debajo del millón de euros representan en torno al 20% del total en Estados Unidos.

Detrás de la oferta de préstamos comerciales a los clientes de su mercado para terceros de los portales, está la oferta de financiación por parte de las tecnológicas que van “atadas” con los mismos hilos que el portal. Pay Pal Working Capital es la sociedad de crédito del medio de pagos Pay Pal. Fue lanzada hace tres años para financiar a esa franja de clientela, pequeñas y medianas empresas y clientes finales de los portales de Internet. Desde su lanzamiento ha igualado la financiación concedida por Amazon: 3.000 millones de dólares.

De acuerdo con el consejero delegado de Pay Pal, Dan Schulman, si un cliente se financia con Pay Pal Working Capital duplica el gasto a través del medio de pago propio con lo cual “Aunque saliéramos a la par yo seguiría dando crédito. Pero ocurre que ganamos dinero con los préstamos”, afirmó el ejecutivo el mes pasado en una conferencia del sector. Square, otra empresa que procesa pagos, inauguró hace tres años Square Capital y colocó terminales en comercios minoristas con el resultado que generó 1.500 millones de dólares en créditos on line con esta vía de innovación. Square tiene una gama completa de herramientas que generan facilidades a sus clientes que los determinan a convertirse en clientes de la financiación del grupo. Son herramientas informáticas como el control de stocks, inventario y análisis de ventas ofrecidos on line. Esta oferta tiene como contrapartida un flujo de información que facilita el análisis del riesgo por anticipado a la gestión del crédito.

Los bancos que tienen terminales en punto de venta en las tiendas de sus clientes manejan información comercial sensible del cliente, pero deben procesarla a un coste significativo de un lado y no tienen la capacidad de concentración de información de un portal que suma cientos de miles de pequeños comerciantes on line. Los bancos tienen un muy mal ángulo de aproximación a este proceso, mucho peor que el que tienen las empresas de telefonía que son operadores de móviles. La oferta de medios de pago a través de los terminales inteligentes es otra punta de la madeja.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...