edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
10/10/2011
Críticas en la red

Las millonarias indemnizaciones a exdirectivos de CAM y Novacaixagalicia indignan a los internautas

La opinión pública culpa al sistema y no a los líderes políticos, y pide la devolución del dinero público
La muerte de Steve Jobs reabre el debate sobre el sueño americano y las bondades del capitalismo
José Luís Méndez, que en su momento actuó como un virrey en Caixa Galicia, uno de los bien pagados
ICNr

Las millonarias indemnizaciones percibidas por los exdirectivos de Novacaixagalicia y Caja Mediterráneo (CAM) tras su reestructuración se convirtieron en tema clave –salvando el caso de Steve Jobs- durante el fin de semana en la web. El desencadenante vino de la mano del análisis: numerosas noticias por parte de distintos medios, generalistas o económicos, así como entradas en blogs especializados, circularon a través de las redes sociales aportando cifras y contrastándolas con las que la Administración pretende ahorrar a través de medios mucho más dolorosos para los ciudadanos. De ahí que los usuarios compartieran con indignación los resultados de una gestión llevada a cabo con dinero público que, en plena crisis, ha ido a parar a manos de unos pocos.


El diario ABC, en su versión digital, dio uno de los titulares más comentados a través de Twitter y Facebook, compartido más de 300 veces entre ambas redes. Así, de su análisis se desprende que en total, 70 de los 18.000 millones de euros aportados a las operaciones de reestructuración han ido a parar a cubrir indemnizaciones de altos cargos. También, como señala un comentarista, que las ocho grandes indemnizaciones del proceso abarcan la misma suma -30 millones- que lo que Esperanza Aguirre pretende ahorrar en Madrid a través del despido de interinos.

Con datos como estos en la mano, Twitter se plagó de críticas hacia el sistema en general, lejos de la individualización de culpas que llevaron a cabo los políticos. Para los internautas, el problema está en la tolerancia que todos los partidos han mantenido hacia este sistema, del que “se han beneficiado”, comenta un lector. Así, ayer se pudieron leer tweets como “Cajas de Ahorro #3palabras Directivos Devuelvan Indemnizacion”, “Cada indemnización millonaria es un insulto a los ciudadanos. Y que el gobierno les de dinero también”, o “Escuchar por la mañana temprano que el dinero público para rescatar bancos y cajas al final va a parar a sus consejeros como indemnizacion…”

A pesar de ello, el Banco de España recibió gran parte de la carga lanzada por la opinión pública. Uno de los titulares más compartidos en relación a las polémicas indemnizaciones se refirió a que la entidad “tuvo cuatro meses para evitar el pago de indemnizaciones a los directivos de las cajas”, y no lo hizo. Un punto que el propio Fernández Ordoñez ha tratado de matizar asegurando que la entidad, al menos por ahora, no tiene “potestad para revisar contratos privados”. Mientras, Rubalcaba echó la culpa al PP –no funcionó para los internautas, que censuraron cómo se “lava las manos”- ya que, según su punto de vista, recogido entre otros por el periódico online El Confidencial, son los populares quienes permitieron los “sueldazos innobles” que están cobrando los responsables de las cajas de ahorro intervenidas por el Estado. Desde el PP, por su parte, se instó al Banco de España a aclarar si conocía las cifras aprobadas, y otros como Gaspar Llamazares llevaron la crítica hasta Twitter, censurando que “los directivos de Cajas se van con indemnizaciones de escándalo, mientras se incrementan más del 15 por ciento las comisiones bancarias a clientes”. Los lectores, sin embargo, tienen claro que el cruce de culpas no hace sino evidenciar que se trata de un problema de base para el que no valen chivos expiatorios.

A una escala más global, y también en clave económica, los internautas vieron a España perder dos calificaciones el pasado viernes -pasando de AA+ hasta AA- y con posibilidades de seguir bajando. La agencia de calificación Fitch estimó que si la recapitalización necesaria para el sector bancario es mayor de los 30.000 millones de euros para el próximo año, el país podría bajar al nivel A-. Tampoco es buena la alta dependencia que España tiene del exterior, ni las cuentas autonómicas, y quizás por todo ello no sorprendió demasiado la noticia a los lectores más especializados. Desde elblogsalmon, por ejemplo, se comentó que, como buenos americanos, “ahora toca presionar a Europa”.

Así, aunque la noticia es negativa, debe relativizarse, y ello porque la actividad de las agencias de rating y la de la mayor parte de las entidades privadas de regulación y control “plantean graves problemas de legitimidad, principalmente por su falta de responsabilidad”, pues “son prácticamente invulnerables a pesar de la trascendencia de sus decisiones”. De ahí su falta de credibilidad: “Se hace para beneficiar a Estados Unidos”, comentó otro lector, “se llama Guerra Fría económica, por si alguno no se ha dado cuenta todavía... Necesitamos agencias calificadoras globales al estilo del FMI o la ONU, no estadounidenses, para evitar lo máximo posible enorme y vergonzante conflicto de intereses que hay ahora mismo con las tres grandes”.

STEVE JOBS Y EL 'SUEÑO AMERICANO'

A pesar de todo, el escándalo de las indemnizaciones o las malas noticias sobre la crisis no hicieron sombra al gran tema económico de la semana: la muerte de Steve Jobs. Pasado un tiempo prudencial, son muchos los responsables de foros que se lanzaron a la ardua tarea de desmitificar a quien ya se ha convertido en un auténtico ídolo y paradigma absoluto del ‘sueño americano’. La figura de Jobs se ha convertido no sólo en todo ello, sino en la personificación de la cara amable del capitalismo y de la economía liberal: el individuo de clase media que, sin grandes estudios, logra abrirse camino y crear una de las mayores empresas del mundo gracias a su esfuerzo y capacidad personales. Es la cara buena del capitalismo frente a la mala de aquellos que provocaron la crisis. Y es que Jobs tuvo en cuenta al público –de ahí la ingente cantidad de alabanzas recibidas- y esa diferencia le convierte en un icono clave para seguir defendiendo el funcionamiento de la base económica actual.

Así, la red generó comentarios para todos los gustos; desde las condolencias que se vienen extendiendo a lo largo y ancho de las redes sociales desde el pasado miércoles, hasta las críticas más feroces que le achacan como único mérito el haber sabido reconocer la importancia de una buena campaña de marketing. Todos los medios, sin embargo, hicieron hueco a su figura y al legado que, para bien o para mal, dejó en el mundo empresarial. “Buen artículo: "Steve Jobs no era dios", o “No todos querían a Steve Jobs” son ejemplos de algunos tweets que se repitieron a lo largo de la jornada de ayer. Pero también se twittearon curiosidades sobre su vida; el porqué de la manzana, su filosofía de vida, sus frases más célebres, e incluso un mapa con el número de reacciones a su muerte, clasificadas por idiomas. Y, especialmente, su famoso discurso en la Universidad de Stanford, el más reconocido llamamiento a la libertad individual y a la autorrealización lanzado por el creador de Apple que, aunque inspirador para muchos, despertó ciertos recelos entre quienes consideran que, aunque nos pese, “no todos podemos ser Steve Jobs”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...