edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
23/06/2015
banca 
LA OREJA DE LARRAZ

Las obligaciones legales de las fundaciones bancarias dependerá de su nivel de control de las entidades

Javier Ardalán
Nuevos pasos del Gobierno para controlar el buen nivel de salud del sistema bancario español.
De esta forma, el Proyecto de Real Decreto de desarrollo de la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, por el que se regula el fondo de reserva que deben constituir determinadas fundaciones bancarias, que actualmente elabora el Ministerio de Economía, establece una triple categoría de obligaciones que deben observar las fundaciones bancarias, teniendo en cuenta su nivel de participación y control en la entidad de crédito participada.

Por lo tanto, el fondo de reserva deberá ser constituido efectivamente por todo este tipo de fundaciones bancarias, si bien solo será utilizado en el caso de que la entidad de crédito participada afronte una situación de necesidad de recursos propios y, tal y como señala la ley, no pueda cubrirla con otro tipo de recursos.

Así, todas las fundaciones bancarias, por el hecho de serlo, deberán cumplir con determinadas obligaciones de gobierno corporativo, incluida la de presentar un informe anual de gobierno corporativo. Estas obligaciones constituyen un elemento mínimo, básico y necesario para garantizar que no se producen disfuncionalidades que, por impactar en la entidad de crédito participada, puedan tener consecuencias en la estabilidad del sistema financiero.

Además, en el caso de las que posean una participación igual o superior al 30% del capital en una entidad de crédito o que les permita el control de la misma, tendrán que elaborar un protocolo de gestión que regulará determinados aspectos de la relación entre fundación y entidad de crédito participada y, además, un plan financiero en el que determinen la manera en que harán frente a las necesidades de capital en que pudiera incurrir la entidad en la que participan y los criterios básicos de su estrategia de inversión en entidades financieras.

Finalmente, las que posean una participación igual o superior al 50% en una entidad de crédito o que les permita el control de la misma, aparte de otras obligaciones adicionales específicas, deberán incluir un plan de diversificación de inversiones y gestión de riesgos respecto a la entidad de crédito participada y dotar un fondo de reserva para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios de la entidad de crédito que no puedan ser cubiertos con otros recursos y que, a juicio del Banco de España, pudieran poner en peligro el cumplimento de sus obligaciones en materia de solvencia.

La exposición de motivos de la Ley es clara en cuanto a la obligatoriedad de que todas las fundaciones bancarias con participación mayoritaria en la entidad o que la controlen constituyan el fondo de reserva, cuando señala que el mayor grado de intervención de la normativa estatal, finalmente, recaerá sobre aquellas fundaciones bancarias que ostenten posiciones de control sobre una entidad de crédito o tengan una participación superior al 50%.

Estas entidades deberán elaborar un plan de desinversión de sus inversiones para minimizar riesgos y constituir un fondo de reserva para garantizar la financiación de la entidad de crédito participada en situaciones de dificultades.

La constitución del fondo de reserva a que se refiere el artículo anterior tiene como finalidad hacer frente a posibles necesidades de recursos propios de la entidad de crédito participada que no puedan ser cubiertas con otros recursos y que, a juicio del Banco de España, pudieran poner en peligro el cumplimiento de sus obligaciones en materia de solvencia.

Con el objetivo de dar certidumbre jurídica a lo que debe entenderse por control a los efectos de este real decreto, se prevé que el mismo se perderá cuando ya no se posea la mayoría de los derechos de voto; se haya perdido la facultad de nombrar o destituir a la mayoría de los miembros del órgano de administración; o no se pueda disponer, en virtud de acuerdos celebrados con terceros, de la mayoría de los derechos de voto.

El importe objetivo mínimo del fondo de reserva no podrá ser inferior al 0,6 por ciento de los activos ponderados por riesgo, sin perjuicio de que el Banco de España, en atención a las circunstancias individuales de la fundación bancaria, pueda fijar uno inferior.

El importe mínimo del fondo de reserva se calculará anualmente en el plan financiero y deberá materializarse en instrumentos financieros de elevada liquidez y calidad crediticia en los términos que señale el Banco de España.

La titularidad de estos instrumentos financieros podrá ser directa por la propia fundación bancaria o indirecta, por medio de la participación en una entidad tenedora de los instrumentos, siempre que esté directamente participada al 100% por la fundación bancaria; no perciban ingresos de la entidad de crédito en la que participe directa o indirectamente la fundación bancaria; no sea titular de activos distintos de los que se consideren de elevada liquidez y calidad crediticia; pueda disponer libremente de sus activos de forma inmediata con objeto de hacer efectiva la finalidad del fondo de reserva sin limitación alguna derivada de la necesidad de obtener el consentimiento de terceros, y, finalmente, no sea participada, directa o indirectamente, por la entidad de crédito.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...