edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
20/07/2012
El Ejecutivo comienza a "salir del armario"
Mª Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter

Las órdenes de Montoro y el mensaje de Dancausa para marcar el paso

Una subasta que deja al Estado a los pies de un pre-rescate en octubre
Botín ordena a Dancausa que adelante el mensaje: provisionar de golpe el inmobiliario
Juan José González

Sucede ya a diario: cada 24 horas España entra sin ser invitada, por defecto, en cualquier partida de póquer europeo confirmando así su condición de socio de todos, pero también entra en las partidas globales, algo de lo que se encarga Christine Lagarde desde la planta 15 del FMI. Cuando no es una subasta de deuda es una discusión en el Bundestag alemán: no hay día en que los políticos italianos y los burócratas de Bruselas no tengan alguna frase "amable" para el Gobierno español. Es un camino tortuoso en el que se ha acostumbrado a vivir, a sufrir, pero ahora ya en la fase de pendiente pronunciada, con un deslizamiento terminal, hacia el rescate total. Se trata de un lugar, el Rescate, al que España accede por la puerta falsa de la ayuda a la banca, como se verá un camino a rebosar de eufemismos, evitando llamar a las cosas por su nombre. Pero la subasta del Tesoro de ayer es un paso más, o menos, depende del sentido de la marcha, en dirección al rescate final.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro habló claro (inusual en él porque no coordina bien el verbo) cuando afirmaba que “sin impuestos el mes que viene los funcionarios no cobrarán”. Palabras que no se sabe si con intención, desliz verbal o metedura de pata intelectual, aunque habría que reconocer que el movimiento del ministro (no hay dinero en la caja) de ser absolutamente cierto, equivaldría a una salida en toda regla del armario, lugar donde el Ejecutivo vive errático y en desenfreno creciente. La subasta del Tesoro de ayer, es una nueva etapa, quizás la penúltima, en esa batalla por conservar un castillo a punto de ser entregado a la apisonadora que supone la actividad de los mercados.

Aseguran los expertos, que mal pinta el asunto cuando los inversores llegan a la situación (ayer) en la que exigen rentabilidades en el mercado primario que vienen a coincidir ya con las que ofrece el secundario. Sucedió ayer cuando el precio de bonos y obligaciones se situaron en posición de pre-rescate. Expertos que no terminan de explicarse cómo es posible que el Ejecutivo no haya echado ya sus cuentas y valorar medidas más drásticas en la antesala de la solicitud formal de rescate a la Unión.

Irlanda (que no es comparable ni siquiera con Portugal, aunque sirve en este ejemplo) cuenta en los dos últimos meses con dos emisiones en el mercado de capitales, y a precios inferiores a los que debe pagar el Tesoro español. Portugal también comienza a recoger en precio los ajustes de su plan de ajuste. Grecia, incluso, ya puede presumir de haber conseguido 2.000 millones de euros en un mercado que había rubricado su pena de muerte apenas unos meses atrás. Los tres socios europeos contemplan desde ayer al socio español y su llegada inminente al club.

Da igual la forma o el fondo, lo cierto es que el Ejecutivo, a pesar de la filípica de ayer a cargo del ministro Montoro en el Congreso, parece haber conseguido para el Gobierno llegar al sitio donde quería: los fondos de la eurozona, situados en la planta 35 de la Eurotower y cada vez más cerca de Moncloa o del Banco de España.

Casualidades de la vida, Bankinter, en la peor coyuntura, también parece querer salir del armario. La consejera delegada María Dolores Dancausa, que en un desayuno televisivo el 1 de junio consideraba “penosa la reforma financiera del Gobierno”, se estrenó en el papel que le acaba de asignar el “banco madre” desde la Ciudad Santander: ser la avanzadilla, que no la primera de la clase, en anunciar los resultados trimestrales. Cumplió bien Dancausa, con la seriedad que le confiere el rango y la aplicación de la disciplina de sus dueños, la familia Botín.

Discurso sumiso en el envío de un mensaje que bien se puede repetir a lo largo de las próximas intervenciones de algunos de sus colegas, en particular, de su “casa matriz”. Será cuando Alfredo Sáenz confirme (o no) que a la vista de los resultados trimestrales, que son los del semestre, y por tanto, de medio ejercicio, es mejor adelantarse a los acontecimientos (el Santander nunca falla, en esto). La orden parte del consejo del “banco madre” y no es otro sino cumplir de un solo golpe con el segundo decreto del Gobierno (“decreto Guindos”) y provisionar al máximo posible su agujero inmobiliario. En este sentido, al igual que el Gobierno con Montoro, Santander y Bankinter con Botín (y Dancausa como buena escudera) se habrían decidido, por fin, a "salir del armario". 

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...