edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
19/11/2014
Publicidad inesperada

Las pensiones de los eurodiputados le hacen la campaña gratis a las SICAV

Algunos bancos aprovechan el tirón para `cazar´ los pequeños y medianos patrimonios
Juan José González

Lejos de actuar como freno para la creación de SICAV, los últimos episodios sobre los planes de pensiones de los 39 eurodiputados españoles, y el concurso de casos de corrupción, parecen haberse convertido en el mejor reclamo publicitario para las sociedades de inversión de capital variable (SICAV) y foco de interés informativo para el público ahorrador. La industria de la inversión colectiva, integrada, básicamente, por inversores o partícipes de fondos de inversión y planes de pensiones, se está interesando por el funcionamiento de la sicav, similar pero diferente al fondo de inversión. Sube el número de nuevas sicavs como la espuma, cerca de 3.500 registradas a un ritmo aproximado de 150 al año, y todas controladas por la CNMV. Un número importante por volumen de fondos como también porque supone el doble que el de fondos de inversión. La banca está sacando provecho de este tirón por las comisiones, atienden a su clientela vip que ya cuenta en el banco con otras posiciones, y consiguen llegar o atraer a los pequeños y medianos patrimonios. Sobresalen en esta carrera por las sicavs el BBVA y Bankinter, que lideran el ránking de estas sociedades bajo gestión.

Se trata de dos entidades que han apostado fuerte por este singular vehículo de inversión de creciente reconocimiento y popularidad entre los particulares. Bankinter y BBVA se han marcado en sus particulares estrategias para el presente y el próximo ejercicio seguir avanzando en este `producto´ de inversión que ya no sólo es accesible a grandes patrimonios, sino que, pequeños inversores comienzan a participar con pequeños capitales. Las entidades bancarias parecen haber identificado en este grupo de nuevos interesados por las sicavs un goloso caladero de alto potencial para comisiones fijas y estables. Pero sobre todo por la existencia de un público nuevo, formado por pequeños y no tan pequeños patrimonios que han visto reducir sus ganancias por el ahorro en cuentas a cero y que se ha visto seducido por la curiosidad del producto. Y así se han lanzado tanto BBVA como Bankinter, a la caza del público curioso, con la puesta en marcha y registro de sicavs. Para atender la actividad en alza, han dedicado numerosos recursos tecnológicos y humanos, nuevos equipos y contratación de profesionales.

Curiosamente, el hecho que parece haber provocado ese mayor interés del público por el `vehículo de inversión de los ricos´, está en el plan de pensiones de los eurodiputados españoles que desconocían ser beneficiarios indirectos de una sicav, convirtiendo una institución de inversión legal en un polémico mecanismo de ganancias y fiscalidad dudosas, algo que no coincide con la realidad. Pero el asunto obligó a numerosas entidades a dar varias `teóricas´ a algunos de sus clientes, y sirvió, al mismo tiempo, para levantar la liebre, el interés y la curiosidad de otros ahorradores, de numeroso público.

Y lo cierto es que la actual normativa europea, sobre la base de una Directiva, señala que existen dos tipos de instituciones de inversión colectiva (IIC), como son los fondos de inversión y las sociedades de inversión de capital variable (sicavs). La legislación española y, en este caso, la luxemburguesa (al estar domiciliados en este país) contemplan las dos figuras de inversión de la misma manera, si bien con la diferencia de que el fondo no tiene personalidad jurídica, sino que está representada por una gestora, y la sicav cuenta una persona jurídica representada en un consejo de administración y su capital está dividido en acciones. Algunos bancos, con razón, apuntan a que las sicavs cuentan con la doble garantía que los fondos, al ser una sociedad mercantil y también una institución de inversión.

Pero donde las entidades se tienen que volcar con mayor exigencia, no es en los aspectos fiscales ni siquiera en los rendimientos, sino en el apartado fiscal, pues la creencia popular de que las ganancias en las sicavs tributan sólo al 1%, no se corresponde para nada con la realidad. Otro asunto es que tanto fondos de inversión como sicavs cuenten con un tratamiento fiscal privilegiado, puesto que unos y otras pagan el impuesto de sociedades del 1% en España y en Luxemburgo el 0,05% (se denomina `impuesto sobre el patrimonio´). También en ambos casos, permiten diferir el pago anual de impuestos. En las sicavs los accionistas tributan por las plusvalías en el momento en que las recuperan (materialicen) y cuentan con las mismas ventajas fiscales que tienen los fondos de inversión, con una tributación para los rendimientos y plusvalías de la sociedad del 1% y entre el 21% y el 27% para las ganancias patrimoniales de los socios por la venta de participaciones o el pago de dividendos.

Entre la curiosidad de los ahorradores y el interés comercial de las entidades, el mercado español puede estar asistiendo a un cambio interesante para ambos. Hasta ahora, la mayoría de las sicavs tenían fijado su objetivo en la captación de ahorro generalista, de los ahorradores, especialmente en el mercado luxemburgués, y su accionariado era, por tanto, muy disperso. A diferencia del modelo de sicav española, cuya participación esta, generalmente, controlada por una familia o por un pequeño grupo de inversores. El cambio consiste en que los inversores españoles están dispuestos, cada vez más, a participar en sicavs con domicilio en España.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...