edición: 2721 , Martes, 21 mayo 2019
07/10/2015

Las petroleras advierten de que la política de la OPEP puede ocasionar un estallido futuro de precios

Carlos Schwartz
El consejero delegado de Shell, Ben van Beurden, advirtió de que la política de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener sin alteraciones la producción pese a la caída de la demanda internacional puede ocasionar en el futuro un aumento súbito de los precios del crudo. El alto cargo de la petrolera afirmó que los fuertes recortes en la inversión en la industria van a reflejarse en una reducción de la producción. Si la demanda comienza a recuperarse en ese contexto los precios se van a disparar de acuerdo con el alto ejecutivo.
Beurden efectuó sus afirmaciones durante una sesión de la conferencia anual Petróleo y Dinero patrocinada por el periódico International New York Times en Londres esta semana. De acuerdo con una fuente que asiste a la conferencia el ejecutivo de la petrolera anglo-holandesa que se encuentra en el proceso de adquisición de British Gas, su empresa comenzaba a percibir las primeras señales de una recuperación de los precios. Esta semana algunos elementos en el mercado dieron soporte a los precios que mostraron una leve mejoría, señaló la fuente.

Sin embargo señaló que “Beurden dio la impresión de haber escrito una intervención destinada a presionar a la OPEP algunas de cuyas autoridades estaban presentes en la conferencia”. El secretario general de la OPEP, Abdala El Badri, afirmó en la misma conferencia que el grupo de exportadores considera que habrá una reducción de la producción por parte de países no miembros de la OPEP. No detalló sin embargo de donde procedería la menor producción. Uno de los elementos que ha dado cierto soporte a los precios del crudo esta semana es la nueva ronda de contactos entre Rusia y la OPEP durante octubre. Algunos analistas consideran que Rusia presionará a la organización de exportadores para que reduzca su producción. El Badri se manifestó seriamente preocupado por la caída de la inversión en el sector “upstream” por parte de la industria petrolera afirmando que menos inversión supone mayores costes y menos producción en el futuro “y esto implica precios más altos”. Una fuente de la industria señaló al respecto que: “Eso es precisamente lo que pretendía la OPEP, una recuperación de los precios por la vía de eliminar del mercado a los productores menos eficientes y por lo tanto más caros, en particular el crudo y gas no convencionales de Estados Unidos que contribuyeron de forma decisiva a crear excedentes que amenazaban a la OPEP”.

Beurden admitió que la alta resistencia demostrada por los productores de crudo no convencional en Estados Unidos estaban retrasando el ajuste de precios. Señaló en ese sentido que si la OPEP logra sus objetivos el mercado se inclinará hacia un nuevo equilibrio. Dejó abierto sin embargo una interrogante al afirmar que: “Pero que pasa si la OPEP no acierta y los precios se mantienen bajos por mucho tiempo?” De acuerdo con la fuente que asiste a la conferencia sus propias palabras delataron que “la posibilidad de un fuerte rebote de los precios es sólo una hipótesis. Las incertidumbres están aquí y no se van a despejar, todo depende de la actitud de Arabia Saudita y esta de momento sigue con su producción a tope”.

A la producción saudí hay que sumar la de Irak y en el futuro próximo la de Irán. Esto hace que la posibilidad de que haya un ajuste en la producción quede en manos de una decisión política de la OPEP que de momento no se vislumbra. De aquí que las grandes petroleras hayan comenzado a presionar a los países exportadores con las potenciales consecuencias de su política. Arabia Saudita se ha mostrado muy enérgica en la defensa de su política de mantener la producción en los niveles previos a la caída del precio del crudo con el argumento de que los excedentes no procedían de los países exportadores. Riyad ha sido históricamente quien ha regulado los precios del mercado modificando su propia producción e influyendo a la OPEP.

Los esfuerzos por parte de la industria petrolera para ajustar sus balances al precio actual del crudo, que es casi un tercio del que se registraba en junio de 2014, la han llevado a recortar inversión y postergar proyectos además de reducir personal. El proceso tiene un precedente en la crisis del sector en 1999. El director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, Fatih Birol, que es el lobby energético internacional de las economías avanzadas, afirmó que las inversiones en el sector de la extracción de crudo caerán este año un 20% comparadas con las que se realizaron en 2014. “En términos del dinero gastado es la caída más grande de la historia. El mercado debería manifestar preocupación”, afirmó. Las estimaciones hechas por ejecutivos del sector colocan la cifra de empleos perdidos en la industria petrolera desde comienzos de la caída del precio del crudo el verano del año pasado en unos 300.000 para finales de este año.

Las empresas de servicios del sector petrolero han acusado el golpe de forma significativa ya que en la explotación actual del sector son las encargadas de la prospección, perforación y extracción en muchos casos. La industria ha externalizado esas operaciones para sustraerse a parte de los costes fijos y variables. El sector de las compañías de servicios ha entrado en pérdidas y se han registrado consolidaciones para sortear la crisis, al mismo tiempo que una fuerte pérdida de empleo.

A finales de septiembre Noruega bajó los tipos de interés a un día al 0,75% en un intento de impulsar la circulación de dinero en el sistema para contrarrestar el efecto de la caída de los precios del crudo sobre la economía del país. El efecto de la caída de los precios del crudo sobre la economía del país ha sido más intensa que la crisis de 2007-2008. Con un total de parados de 120.000 personas las series estadísticas sugieren que 35.000 corresponden a la industria petrolera. Es decir casi el 25% de los parados pertenecen al sector petrolero y el crecimiento económico este año puede acabar por debajo del 1%. La población total de Noruega es de 5,1 millones de habitantes y una población activa de 2,6 millones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...