edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
08/07/2016

Las petroleras del Oriente Próximo acaparan ya un 34% de la producción internacional de crudo

Los productores con mayores costes pierden la batalla por los mercados tras la caída de los precios
Carlos Schwartz
 La caída de los precios del crudo ha tenido un efecto devastador sobre los objetivos energéticos de los gobiernos empeñados en una reducción en el consumo de combustibles fósiles. Entre otras cosas el factor precio ha socavado las tecnologías renovables de  generación eléctrica poco maduras con costes altos. Pero uno de los sectores en donde más se nota es en el consumo de gasolinas por parte del consumo masivo. Un nuevo fenómeno ha contribuido a esto: el despertar en sociedades que se incorporan al uso masivo del automóvil de la avidez por los motores de alta cilindrada. China ha seguido en este sentido el modelo estadounidense. El país asiático se ha convertido en el mayor importador de petróleo del mundo desplazando a Estados Unidos y el segundo consumidor mundial de petróleo detrás de este país.
Los chinos han cuadruplicado las compras de vehículos utilitarios deportivos (SUV por sus siglas en inglés). En Estados Unidos han subido las ventas de este tipo de vehículos también. El consumo mundial de gasolinas se ha disparado al mismo tiempo que la caída de los precios del crudo. Quienes se han beneficiado de este incremento de la demanda han sido los países exportadores de petróleo del Oriente Próximo que han superado los niveles de presencia en el mercado que tenían en 1975. Los productores del Oriente Próximo representan en la actualidad un 34% de la producción mundial con el bombeo de 31 millones de barriles diarios, con el aporte más alta desde 1975 cuando alcanzó el 36% de la producción mundial, de acuerdo con datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). En 1985 con el incremento de la producción en el Mar del Norte el aporte del Oriente Próximo cayó al 19%.

La escalada de la producción y oferta al mercado de estos países tiene como contrapartida la reducción de la participación en la producción mundial de países como Estados Unidos, Canadá o Brasil, con costes de producción mucho más caros en particular en la explotación no convencional del crudo y gas. Los analistas destacan que mientras las miradas del mundo se centran en el éxito de la producción de crudo y gas no convencional de Estados Unidos se hace menos visible la evidencia de que crece la dependencia del mundo respecto de los productores del Oriente Próximo. Esta región es la principal fuente de importaciones y cuanto más crezca la demanda más crudo de países como Arabia Saudita e Irak se consumirá. Irán sigue en el proceso de recuperar mercados con una creciente producción de crudo.

La presencia en el mercado estadounidense de productores no convencionales que contribuyeron a los excedentes de crudo en ese país fueron parte del factor que derribó los precios junto con una retirada de la especulación ante la evidencia de que la fuerte acumulación de stocks podía apresarlos en una trampa mortal. Pero la reacción a la caída de los precios en el verano de 2014 no siguió las líneas tradicionales inauguradas en los años de 1980. En lugar de recortar la producción para defender los precios los países exportadores decidieron jugar a las fuerzas del mercado y esperar a que la oferta y la demanda se normalicen por sí mismas. Esto entraña una guerra comercial no explícita ya que los propios miembros del cártel de exportadores, la OPEP, ha competido en precios entre sus miembros para ganar cuota de mercado. Arabia Saudita con su política de descuentos selectivos es un buen ejemplo de este fenómeno.

La caída de los precios en más de un 50% desde sus niveles de junio de 2014 ha provocado en el medio plazo un fuerte incremento de la demanda en algunas regiones que tienen mucho peso en el consumo mundial como Estados Unidos y China. Como parte del proceso de caída del precio del crudo las grandes petroleras que se habían embarcado en proyectos costosos basados en una rentabilidad aportada por el precio del crudo por encima de los 100 dólares el barril apelaron al recorte en las inversiones. Cientos de miles de millones de dólares en proyectos con altos costes de explotación fueron cancelados de la noche a la mañana en un proceso de recorte del gasto que no tiene precedentes en los últimos 30 años del sector. Este freno a la producción más costosa resta oferta al mercado que es tomada en sus manos por los 3 grandes productores del Oriente Próximo: Arabia Saudita, Irak e Irán.

La AIE ha reaccionado a la corriente de opinión entre algunos políticos estadounidenses de que es posible reducir la presencia de los intereses petroleros y militares americanos en la región. El presidente de la AIE señaló al respecto que es necesario tener presente la importancia de la región para las necesidades energéticas internacionales cuando se elabora una política para esa zona. Este llamado de atención viene a cuento de que aun considerando que se mantenga el aumento de la explotación del crudo y del gas no convencional en Estados Unidos, esa producción tiene un horizonte temporal limitado de un lado, y del otro debe suplir en primer lugar a la demanda del propio país.

Las importaciones de crudo estadounidenses han comenzado a subir porque la producción interna no es suficiente para abastecer al mercado. Los analistas de la AIE consideran que el desarrollo del crudo y del gas no convencional en Estados Unidos no van a emancipar a las economías avanzadas de la producción del Oriente Próximo. El Oriente Próximo sigue siendo el principal productor mundial de petróleo a bajo coste, señala e presidente de la AIE, Fatih Birol. La Agencia es partidaria de que las autoridades políticas de los países desarrollen una legislación que imponga objetivos de mayor eficiencia energética como forma de reducir el consumo de combustibles fósiles lo cual reduciría la pujanza de la demanda internacional. El organismo que representa los intereses de los países desarrollados consumidores de combustibles fósiles considera que es imposible excluir la producción de crudo de Oriente Próximo del mercado mundial, precisamente por su naturaleza de ser el principal proveedor de ese mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...