edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
27/10/2015

Las petroleras luchan por mantener sus ingresos y evitar mayores tensiones de tesorería

El persistente escenario de bajos precios del crudo obliga a la industria a mantener los recortes
Carlos Schwartz
Las grandes petroleras hacen frente a un horizonte de precios desalentador para su tesorería. Esta semana amenaza con convertirse en la tercera consecutiva con precios del crudo a la baja. Un clima con temperaturas por encima de lo normal para la estación en el hemisferio norte se ha acoplado con el final de los paros para mantenimiento de las refinerías estadounidenses con la consecuencia de que los excedentes de productos del refino están desbordando la capacidad de almacenamiento en ese país. Los buques tanque con gasóleo y combustible para aviones amarrados en los puertos europeos estiran sus estancias y toman las rutas más largas para dar tiempo a que los excedentes bajen. De acuerdo con los analistas estos datos pesan sobre el sentimiento de los operadores del mercado y se reflejan en los precios.
Con el Brent a 47,79 dólares y el West Texas Intermediate (WTI) a 44,17 dólares la esperanza de las petroleras de que el crudo se establezca definitivamente en la banda de entre 50 y 60 dólares se debilita. En dos semanas las dos variedades de crudo de referencia han caído un 10%. En Europa la capacidad de almacenamiento aun da margen para recoger excedentes, pero el panorama no deja de despertar inquietud. Uno de los grandes operadores del mercado, el banco de negocios Goldman Sachs, advierte en un informe que la debilidad de los precios se puede extender hasta entrada la primavera en 2016.

Con este telón de fondo la gran industria del petróleo se esfuerza para generar suficiente caja como para hacer frente a sus gastos y dividendos a pesar de los recortes hechos a sus proyectos de inversión a escala internacional. De acuerdo con análisis del sector los ingresos de las cuatro petroleras más grandes a escala internacional, Shell, BP, Exxon, y Chevron, han quedado por debajo de los gastos en dividendos, nuevas inversiones, y adquisición de acciones propias en la primera mitad de este año. El déficit de caja fue estimado en 20.000 millones de dólares de forma combinada.

Los analistas esperan que las petroleras anuncien a lo largo de la semana junto con sus resultados trimestrales el déficit que han registrado entre ingresos y gastos. El precio promedio del Brent en el tercer trimestre ha sido de 50 dólares el barril, mientras que en el segundo trimestre fue de más de 60 y en 2014 de 100. Después de un prolongado periodo de bonanza las cuatro más grandes han recortado inversión por 30.000 millones de dólares, han despedido personal y pospuesto proyectos. Pero en las medida que el rebote de los precios se hace esperar más de lo previsto por sus departamentos de análisis la posibilidad de nuevos recortes y despidos se convierte en el comentario cotidiano en el sector.

El banco de inversión estadounidense Oppenheimer comenta en un informe reciente que la mayoría de las petroleras cuya actividad analiza con regularidad sufrirán este año un déficit récord de flujos de caja libres debido al escenario de bajos precios del crudo. Por otra parte, los recortes en la inversión han eliminado la posibilidad de ampliar la producción en hasta 7.300 millones de barriles de crudo. Esta situación va a determinar en el futuro, cuando los precios y la demanda se recuperen, que haya una escasez de crudo en el mercado mundial con el consiguiente efecto sobre los precios.

Pero por otra parte este grupo de empresas se han conjurado para mantener los dividendos. De acuerdo con los analistas consultados “lo último que harán las petroleras es omitir el dividendo, necesitan mantener la cotización de sus valores para conservar abierta la puerta de los mercados de capitales a los que quizá deban acudir para sostener su gasto”. La pregunta que se hacen los analistas por otra parte es durante cuanto tiempo se puede sostener este desfase entre ingresos y gastos, la respuesta no parece que la tengan ni siquiera los propios actores del drama. La industria en su conjunto sigue analizando que otros proyectos pueden demorarse o paralizarse si no hay recuperación de los precios en el horizonte próximo.

La agencia de calificación de riesgos Moody's ha puesto la mirada sobre los efectos del proceso. De acuerdo con sus cálculos las grandes petroleras integradas, es decir que exploran reservas, extraen crudo, lo refinan y lo venden a los consumidores, tendrán un déficit de caja para todo este año del orden de los 80.000 millones de dólares y de 55.000 millones en 2016 si se mantiene el presente nivel de precios. Pero esto no es una novedad, ya en 2013 las grandes no tenían caja suficiente de sus actividades corrientes para hacer frente al nivel de dividendos comprometido con el resultado de un mayor endeudamiento.
Esta carrera de retribución del accionista ha determinado que los dividendos no hayan cesado de crecer en la industria y se hayan convertido en la actualidad en una verdadera barrera psicológica frente a los inversores. Una parte significativa de los accionistas de referencia en la industria petrolera son los grandes fondos de inversión “y no se los puede espantar porque se vería debilitado el capital y caería el nivel de capitalización bursátil que es uno de los elementos para determinar la capacidad de endeudamiento de las empresas” señaló uno de los analistas consultados.

La venta de activos se ha convertido en una política anticíclica por parte de las grandes petroleras, pero los precios a la baja deterioran el valor de los activos y socavan la demanda por ellos. Las empresas del sector no tienen otra alternativa que reducir el gasto con lo cual habrá más despidos y abandono de grandes proyectos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...