edición: 2306 , Martes, 19 septiembre 2017
05/05/2017
banca 

Las plataformas de crédito por Internet atraviesan por una escasez de financiación que las debilita

Cae la generación de préstamos por menores recursos y aumentan los impagos en sectores de riesgo
Carlos Schwartz
Las plataformas de crédito por Internet que amenazaron el dominio de la banca tradicional sobre el mercado de préstamos a particulares y pequeñas empresas llevan casi un año de creciente debilidad. Su capacidad de generación de créditos ha perdido aceleración y se ha registrado un fuerte crecimiento de los impagos en los tramos de más alto riesgo en las carteras de las plataformas. La caída se inició en Estados Unidos en el segundo trimestre del año pasado. Pero en mayo de ese mismo año un escándalo en Lending Club que puso en cuestión los principios del buen gobierno en el sector agudizaron los temores de los mayoristas que compran los paquetes de créditos de un lado y de los inversores que colocan dinero a cambio de intereses con el que se financian los préstamos de las plataformas. Es un hecho representativo del mercado que una parte sustancial de los problemas del sector esté alimentado por los errores de las propias empresas. Esta semana, una de las grandes plataformas de innovación financiera que es competidor directo de Lending Club, llamada Prosper, reconoció ante los inversores que han aportado capital al desarrollo de ese negocio que han informado incorrectamente durante al menos siete trimestres sobre la rentabilidad de esas inversiones.
De acuerdo con la información difundida por la empresa que no ha emitido una aclaración pública sobre el problema los errores han sido de información porque en los hechos el pago de las retribuciones fue en línea con el resultado real y no el comunicado. De acuerdo con algunas fuentes del mercado los errores sobre el rendimiento de la inversión han sido realmente de bulto, por ejemplo afirmar que la retribución de una inversión era del 14% cuando en realidad era del 7%. Prosper se puso en contacto con sus inversores para advertirles del error esta semana.

El error de Prosper se produce en un momento complejo para este sector. Las plataformas de crédito se propusieron como una alternativa más barata de financiación para particulares y pequeñas empresas por sus bajos costes, mayor agilidad en la concesión de los préstamos, y más rentable para los inversores. Pero en el detalle de las cuentas de Prosper registradas por la empresa en marzo abarcando resultados de 2016 se informa que la generación de créditos el año pasado cayó un 40% con 2.200 millones de dólares en total. En el primer trimestre de este año Prosper cerró un acuerdo con un grupo de inversores que incluye fondos de alto riesgo, como Third Point, un banco de negocios involucrado en este negocio Jefferies que también trabaja con otras plataformas y el fondo de inversión Fortress entre otros, para venderles 5.000 millones de dólares en créditos. Esto suponía un respiro para la empresa que debió hacer frente a una drástica  reducción de la financiación de sus operaciones por parte de los mayoristas tras la crisis en Lending Club.

Prosper apeló a una reducción de plantilla para hacer frente al menor ingreso de dinero para originar créditos y efectuó una reestructuración de su cúpula. Para endulzar el acuerdo Prosper ofrece warrants para la compra de acciones suyas hasta el 35% del capital si la venta de créditos por ese importe se completa en dos años. Pero el acuerdo que puede ser beneficioso para la empresa pone de relieve al mismo tiempo el difícil trance por el que atraviesa el sector. No todos parecen padecer de forma tan aguda el problema de la sequía de inversores. El competidor directo de Prosper en su ciudad, San Francisco, SoFi anunció este año un acuerdo de financiación de 500 millones de dólares que serán aplicados a la generación de nuevos créditos.

Los números son sin embargo implacables y las cuentas registradas por Prosper muestran que la empresa perdió el año pasado 119 millones de dólares con ventas por 136 millones de donde se deduce que por cada dólar que ganan invierten cerca de dos. El informe de las cuentas de la plataforma señala que la retirada de los compradores de créditos se debía a una combinación de factores que incluían la publicidad adversa por los traspiés del sector. “Creemos que estos inversores han hecho una pausa o han reducido su actividad inversora a causa de un incremento en el coste de sus recursos, hechos negativos y publicidad entre competidores, y nuestro limitado uso de las rebajas para inversores, que se han hecho más habituales en este sector”, se dice en el informe sobre la actividad el año pasado que acompaña a las cuentas depositadas en marzo.

La agencia de calificación de crédito Moody’s considera que “Las plataformas como Prosper son especialmente vulnerables a la retirada de los inversores institucionales que adquieren sus créditos” y la reducción de dinero para prestar puede afectar más a las plataformas que un incremento de costes. El problema de fondo es que las plataformas no disponen de cuentas corrientes de clientes con las que financiar sus operaciones de activo. Por el contrario se financian precisamente a través de los mayoristas y estos pueden reaccionar de forma incontrolada si pierden la confianza en el sector o en alguna entidad en particular.

El perfil del crédito que genera el sector está dirigido en general al consumo y se trata de préstamos sin garantía. En realidad Prosper intentó abrir un nuevo territorio con la financiación de la cirugía escogida por parte del cliente en el sector de la medicina privada. Pero la experiencia desarrollada en la ciudad de Salt Lake fue un fracaso y el desenlace fue el despido de 170 trabajadores de la empresa. El episodio de Lending Club afectó a toda la industria. El año pasado la generación de crédito entre abril y junio cayó un 34% en el sector del crédito sin garantía para el consumo. Los analistas consideran que el error de información a sus inversores por parte de Prosper no será determinante en la supervivencia de la empresa. Por el contrario consideran que su punto crítico es la obtención de recursos frescos al mismo tiempo que crece la demanda de los préstamos. El sector de momento no es una amenaza para la banca tradicional.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...