edición: 2109 , Viernes, 2 diciembre 2016
23/09/2008

Las prisas de la CNMV contra la especulación

Juan José González

Ahora resulta que nadie vigilaba el negocio de AIG; que el fisco de Nueva York ha tenido que montar una cruzada contra la venta de ‘deuda opaca’; que las autoridades se han visto forzadas a intervenir con medidas fiscales y financieras y, finalmente, que el regulador del mercado ha prohibido las ventas de títulos prestados a 800 entidades. Complicado torniquete con el que se pretende frenar una hemorragia que comenzó hace unos meses.

En nuestro mercado los tiros van por el mismo camino. Los problemas derivados del caos financiero de la semana pasada en EE UU, no han llegado a ser dramáticos pero sí preocupantes: en varias sesiones de Bolsa se pudo detectar prácticas abusivas de varios intermediarios con las llamadas posiciones cortas. Algún operador aseguró que fue de bochorno. Y lo que era clamor se convirtió en una intervención de la CNMV, con el permiso del Banco de España y del ministerio de Economía.

Si a principios de mes Julio Segura, presidente de la CNMV, solicitaba más mecanismos y competencias para luchar contra el abuso de mercado, ayer tarde recibía autorización oficial para solicitar la información necesaria para vigilar la actividad en las posiciones cortas de mercado en 20 entidades, auténtico foco de especulación en toda regla en los últimos meses que ha puesto en jaque a más de una gran empresa en España y hundido a varias en EE UU e Italia.
 
La medida que hace posible dicha intervención llega tarde, es poco transparente, nada se dice de cómo se realizará. Únicamente que es “imprescindible” y de “carácter temporal”. Ahora, de repente, a la CNMV le entran las prisas por intervenir, en entredicho por su desidia ante episodios pasados y recientes del mercado, en los que claramente debería haber intervenido, el regulador se lanza ahora al ruedo con una medida de dudosa legalidad, ya que mientras no se modifique la Ley del Mercado de Valores, será difícil que la CNMV de Julio Segura pueda, por ejemplo, agilizar y reforzar las sanciones y mejorar la supervisión que demanda y ansía.

Si tanta obsesión había por intervenir en todo, no se entiende cómo llega ahora tan tarde la limitación de las posiciones cortas en esas 20 entidades. ¿Por qué sólo a esas 20 y no a todas? Efectivamente, son las de mayor volumen pero hay cien chicharros y 200 empresas cotizadas para hacer de todo, y si no que se lo digan a quienes día sí y día también especulan hasta la saciedad con las ‘solarias’ o los ‘jazzteles’ de turno.

Es difícil imaginar que la CNMV no haya detectado movimientos irregulares y claras posiciones de abuso de mercado ¿Por qué no ha intervenido en operaciones recientes de las compañías eléctricas o de comunicación? Si hasta se han publicado en prensa con todo lujo de detalles. Incomprensible.

La intervención pública en nuestros mercados no se limitará a las posiciones cortas. En el ministerio de Economía se preparan más medidas de carácter fiscal que ampliarían las presentadas antes del verano pasado. Se pondrán en marcha operaciones de refinanciación a mayor plazo y ampliación de garantías. En España, se sabe que a Pedro Solbes le queda aún margen para el estímulo fiscal por su baja deuda pública y que la economía española responde muy bien a esos estímulos. Se sabe también que desde el Banco de España se trabaja en una legislación comparada de países de nuestro entorno financiero para conocer el mejor sistema de sanciones por infracciones que, posteriormente y con la reforma de la ley de valores, aplicaría la Comisión.

Pero hay un problema que no se puede demorar más, sobre todo en el nuevo escenario de crisis: la reforma del reglamento de las bolsas, una normativa que data de 1967. La importancia de esta reforma radica en que es el primer paso para poder cambiar algunas normas, como por ejemplo, la de la cuantía del free float, un asunto que preocupa desde hace tiempo a los responsables de la CNMV.

Muchas empresas cotizadas, fuera del Ibex, tienen niveles de difusión insuficientes lo que facilita la manipulación del valor y, por tanto, que no se refleje el valor real de la empresa. En definitiva, no se puede permitir que en pleno siglo XXI y con la que viene cayendo, haya cotizadas con menos del 25% de su capital en el mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...