edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
23/02/2012
Entre ´lo peor de lo peor´ de Ordóñez y el ´debe desaparecer´ de Martín

Las propuestas de la patronal bancaria llegan demasiado tarde

Cajas alemanas pujando por cajas españolas, buena idea; ¿qué diría el Gobierno?
Miguel Martín, presidente de AEB
Juan José González

Da gusto escuchar aseveraciones tan contundentes, y más en boca de representantes tan significados como Miguel Martín, a propósito de la reforma financiera en marcha. El “debe desaparecer” dedicado por Martín al desventurado Banco de Valencia, recuerda al célebre y cercano en el tiempo “lo peor de lo peor” que Ordóñez le ´propinó´ a la infausta CAM. Con independencia de si les asiste a ambos la razón y en qué grado –posiblemente se hayan quedado cortos-, las reacciones en privado de primeros espadas del sector a las palabras del presidente de la AEB, coinciden en señalar que no tienen desperdicio, que están bien dirigidas y mejor orientadas. Las declaraciones se realizaron a un grupo de periodistas especializados en banca (APIE), señal inequívoca de que los mensajes no caerían, precisamente, en saco roto, como así ha sido. Vamos, que Martín sabía bien lo que decía y, por supuesto, a quién. Tan sólo un reproche: demasiado tarde.

A uno le asalta la duda sobre la sinceridad de Martín; si hablaba con el corazón en la mano, o se trataba de una de esas respuestas dirigidas a marcar el campo, algo así como que para que luego no se diga que no dijimos. Sí esta claro que no se trata de declaraciones inocentes, todo lo contrario, conllevan posición de la banca –a la que representa-, también crítica a los gestores, así como mensaje al Gobierno, a los futuros gestores del Banco de Valencia, y cómo no, pero el Banco de España que debe darse, también, por aludido.

Las palabras del presidente de la patronal –por tanto, la opinión del sector bancario al que representa- se realizan en un momento crucial, justo cuando el Banco de España se encuentra en plena subasta de entidades como Unnim; en período de venta al mejor postor del Banco de Valencia y, para más inri, y todo ello coincidiendo en plena fase de ejecución de la reforma del sistema financiero, una de las tres estrellas reformistas de los ´populares´. El sector no puede estar más activo en lo que se refiere a movimientos corporativos, puesto que el Gobierno parece haberse tomado la reforma en serio, con Unnim, CAM, Novagalicia y Catalunyacaixa intervenidas, además de Bankia, Banca Cívica, Caja España y BMN con ayudas públicas.

En realidad, la línea del sector bancario ya era conocida, es decir, la desaparición del escenario de esas entidades que, como Banco de Valencia, se consideran ´zombis´, era un deseo compartido por muchos responsables del sector financiero. Otro asunto es que los responsables políticos en el ministerio de Economía tuvieran claro que complaciendo los deseos de unos no iban a lesionar los intereses de otros, puesto que las decisiones afectarían en entidades con hondas raíces en territorios autonómicos: Valencia, Galicia, Catalunya, Castilla-León…

Lo que esta claro es que no parece que haya coincidencia entre poder Ejecutivo y sector bancario en la protección del bien –más- general; si se debe preservar el saneamiento del sector financiero, ayudando a capitalizarlo y haciendo ejercicio de limpieza, aún a costa –a coste- de asumir el precio económico de la desaparición de entidades ´zombi´, tipo Banco de Valencia, o bien, preservando el interés político –renta electoral- que supondría ´salvar´ entidades ´zombi´ tipo Banco de Valencia. En el primer caso, y siguiendo la línea argumental de Martín, si desaparecen las no viables el sector ganará en credibilidad. Pero en el segundo, es previsible que el Ejecutivo tan sólo consiga resolver el corto plazo, y posponer una solución para más adelante únicamente por motivos y presiones políticas, y también por una fuerte dosis de proteccionismo.

Por todo ello es por lo que las palabras de Martín parecen un tanto desfasadas, a destiempo en el proceso de la principal reforma del sistema financiero de la nueva época tras el crash de 2008. Las posiciones de la AEB, después de escuchar a Martín, dejan la sensación de haber perdido la ocasión de demostrar al Gobierno actual, incluso antes de las pasadas elecciones generales, que el sector contaba con algunas ideas sobre una reforma de futuro. Y no solamente citando a entidades que deberían desaparecer del escenario, como Banco de Valencia; dejando oír su voz en la adjudicación de la CAM; proponiendo, incluso, que cajas extranjeras pudieran tomar el control de cajas/bancos españoles en dificultades, etc.

Posiblemente el sector habría ganado más en credibilidad si estos argumentos que ahora se quieren defender, hubiesen llegado antes, en otro momento, y no esperar a que el Ejecutivo haya impuesto su reforma, con ´zombi´ y todo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...