edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
09/07/2010

Las recetas del FMI

Carlos Schwartz
El Fondo Monetario Internacional publicó ayer la actualización de su estudio Perspectivas de la economía mundial en un verdadero ejercicio de ubicuidad. No porque esté en todas partes a un tiempo, sino porque las perspectivas pueden ser a un tiempo tanto malas tirando a peor como quedarse tal como están. La revisión de las expectativas es sin embargo levemente a la baja. Y el motivo del templado escepticismo es la previsión de que puede haber turbulencias financieras desatadas por la inestabilidad fiscal. Lo curioso de los análisis del FMI es que sugieren que el problema es de confianza de los inversores más que de la existencia de problemas reales. “No obstante, la reciente turbulencia en los mercados financieros -debido a la caída de la confianza con respecto a la sostenibilidad fiscal, las medidas de política aplicadas y el crecimiento previsto en el futuro- ha empañado las perspectivas”, afirma el documento. Con lo cual en realidad el organismo multilateral ni afirma ni deja de afirmar que exista un problema real en torno a la deuda pública y la capacidad de los estados de hacer frente a sus pagos. Lo que es un problema real, deja de serlo para convertirse en una percepción del público.

Esto es, no se trata de que los bancos están llenos de basura en sus tripas, sino de que no se fían unos de otros. Mientras tanto, el Banco de Pagos Internacionales y el propio FMI hablan de la necesidad de una consolidación del sector bancario a nivel internacional empezando por una limpieza de los balances. ¿En que quedamos? La sostenibilidad fiscal, es un problema real, o es una cuestión de confianza.

Según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hoy el Consejo de Ministros aprobará la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorro consensuada de forma puntillosa con el Partido Popular y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) lo que abrirá las puertas a un proceso de consolidación del sector bancario en España. Es decir, abre el mercado de las cajas, parte sustancial del mercado financiero que se reparte la banca en general, a la voracidad de los bancos en lo que resultará necesariamente una merienda en la que habrá más de un merendado.

No se trata desde luego de la capitalización de las cajas, ni de asegurarles la igualdad de condiciones en el acceso al capital. Eso es poesía. Se trata de la consolidación en general del sector que abrirá las puertas a una nueva y mayor concentración bancaria en la que las reglas de juego son las del canibalismo. No se debe descartar que en el proceso entre la banca extranjera.

Habrá que ver si ante este proceso BBVA cambia de tercio. Es decir, mira un poco para adentro tras un par de años de intentar una venta de la entidad disfrazada de fusión con algunas entidades que no están presentes en el mercado español. También habrá que ver de qué se disfraza La Caixa, con evidentes ambiciones de expansión internacional, en un momento de consolidación nacional. De allí que la operación aparentemente frustrada de venta de activos de Abertis, que ha creado un verdadero y justificado horror vacui en el establishment político de Catalunya, se presente como piedra de toque en este proceso para una entidad que no quiere financiación al coste disparatado del flotador de plomo llamado FROB.

De regreso a la Actualización del FMI, esta se detiene brevemente en los trastornos en los mercados financieros europeos a raíz de las incertidumbres sobre la deuda soberana en una serie de países para señalar que ésta repercutió en el sector bancario europeo. Estas incertidumbres han generado mayor tensión en la financiación en el mercado interbancario y trasladaron incertidumbre a las respuestas de política económica para paliar la situación. El informe señala que este proceso determinó la venta masiva de activos incluso en regiones fuera de la Unión Europea. A consecuencia de este proceso se han desatado turbulencias en los mercados monetarios “cambiarios, bursátiles y de materias primas”.

“En principio, esta nueva turbulencia financiera podría afectar a toda la economía real a través de varios canales, generando cambios en la demanda interna y externa y en los tipos de cambio relativos. La oferta de crédito bancario podría reducirse debido a la mayor incertidumbre sobre la exposición del sector financiero al riesgo soberano, así como al aumento de los costos del financiamiento, especialmente en Europa,” señala el documento.  Sin embargo, ni blanco ni negro, de momento estima el FMI estas turbulencias no afectarían al crecimiento económico mundial más que de forma tangencial. Es decir, poco. Apenas un cuarto de punto.

Sin embargo, el FMI hace un ejercicio de pronóstico sobre su modelo denominado Modelo de Proyección Mundial, al que lo han alimentado con el supuesto de que las recientes turbulencias financieras se trasladen al conjunto de la economía internacional con una repercusión similar a la de 2008. En este escenario de agravamiento el crecimiento mundial se reduce en un punto porcentual y medio. El modelo toma como epicentro de las turbulencias Europa, lo cual no es una fantasía sino la realidad presente.

El informe, que aboga por las consolidaciones fiscale,s al mismo tiempo advierte de que decisiones prematuras en cuanto a los incentivos, o planes de ajuste mal programados, pueden tener como consecuencia una paralización de proceso de recuperación. El FMI aboga por una serie de trasvases de las políticas fiscales a las monetarias según la naturaleza de las economías en cuestión que son dignas de ser leídas, pero que en definitiva lo que viene a decir es que las autoridades de cada país se la juegan en el ajuste fino. Ajuste fino que por otra parte está por ver que sea posible.

Pero en el fondo, tanto el FMI como de alguna forma el Gobierno de España tienen una debilidad intrínseca. A veces no se trata tanto de la dirección del movimiento sino del ritmo de cambio. Y el ritmo de cambio cuando se acelera es destructor de las condiciones sociales de existencia. La búsqueda de un equilibrio en estos procesos es una habilidad que el FMI ha dejado claro en el pasado que no tiene.

El anuncio implícito de Fondo es que estamos en un proceso de concentración de capitales comenzando por la banca. Y estos procesos desde luego no son generadores de empleo. La apuesta es que una recuperación de la demanda ayude. Pero si no es así todo será peor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...