Las reformas estructurales necesarias
edición: 2532 , Miércoles, 15 agosto 2018
15/05/2010
OBSERVATORIO DE ECONOMIA

Las reformas estructurales necesarias

CÍRCULO DE EMPRESARIOS

Una vez más, hay que insistir en la urgente necesidad de reformas estructurales que permitan superar la crisis actual y encauzar la economía española hacia nuevas formas de crecimiento y competitividad internacional. El Círculo de Empresarios ha lanzado numerosas propuestas al respecto, recogidas en las publicaciones realizadas a lo largo de los últimos años y referidas a ámbitos como el mercado laboral, la financiación de las AAPP, la regulación de los mercados o la educación. Si dichas reformas no se acometen, España corre un serio riesgo de entrar en una larga fase de bajo crecimiento y paro estructural.

Las reformas habrían de permitir un mejor funcionamiento de los mercados, en los que los incentivos guiarían a decisiones más eficientes no sólo acerca del uso de los diferentes recursos, sino también acerca de la creación de nuevos recursos mediante la inversión en distintas formas de capital, como por ejemplo capital humano. A corto plazo, su puesta en marcha tendrá importantes beneficios añadidos. En concreto, supondrá un claro compromiso de la política económica para seguir la línea de actuación consistente con las necesidades de nuestra economía, del que se derivarán notables ganancias de confianza y credibilidad.

Desde el punto de vista del presente documento, hay dos razones adicionales para defender la puesta en marcha de un programa ambicioso de reformas:

• Esas reformas generarían un dinamismo empresarial y económico que haría más evidente el valor de los empresarios como catalizadores sociales, creadores de empleo y riqueza y agentes que estimulan el cambio.

• Esas reformas también facilitarían la aparición de nuevos empresarios, al originar un marco de incentivos más favorable para la actividad empresarial. Se produciría así un círculo virtuoso, en el que una economía dinámica alienta la aparición de empresarios, los cuales contribuyen al desarrollo.

En ese sentido, las reformas deben aspirar a crear un entorno institucional que facilite la actividad empresarial, para que empresarios y demás agentes participantes en los mercados logren, con sus decisiones en el libre mercado, una asignación más eficiente de los recursos que permitan el retorno a tasas elevadas de crecimiento estable. Hay que exigir a las AAPP el sostenimiento de unos marcos legales, regulatorios y de política económica que fomenten el desarrollo empresarial. Algunos de los puntos en donde se demanda esa clase de acción son:

• Seguridad jurídica: los empresarios se enfrentan a grandes incertidumbres y asumen riesgos en su actividad empresarial. Las leyes y su aplicación no pueden ser una fuente adicional de incertidumbre. Debe haber una seguridad jurídica exquisita, por ejemplo con compromisos de pago por parte de las AAPP en los plazos marcados por ley.

• Simplificación de procedimientos y agilización en la creación de empresas. Los trámites y requisitos administrativos para la creación de empresas deben reducirse al mínimo posible.

• Sistema impositivo incentivador. A través de un tratamiento fiscal favorable, debería alentarse la constitución de nuevas empresas.

• Regulación y competencia. Los mercados bien regulados, en los que se asegura una justa competencia, son los que proporcionan mayores incentivos para una actividad empresarial creadora de empleo y riqueza.

• Reformas en el mercado de trabajo: al margen de otras reformas, como la racionalización de la negociación colectiva, es necesario facilitar la asunción de riesgos y la independencia a través de la protección del desempleado y de políticas activas de empleo adecuadas.

• Por último, pero no por ello menos importante, las AAPP deben aspirar a corregir cuanto antes el desequilibrio presupuestario. El elevado déficit y el alarmante incremento del endeudamiento público no sólo crean un efecto expulsión por el que se reduce la financiación al sector privado, sino que amenazan con un incremento del coste de la financiación en los próximos años que supondría enormes dificultades para la actividad empresarial. En ese mismo sentido, hay que hacer un llamamiento al sistema financiero para que proporcione financiación a aquellos proyectos que resulten viables. Por desgracia, nuestro sistema financiero ha experimentado un movimiento pendular, pasando de la concesión de crédito con limitada exigencia de garantía a la solicitud actual incluso de garantías personales, lastrando así la viabilidad de muchas pymes, ya que las grandes empresas cuentan con otros medios. Son muchos los emprendedores que se encuentran con falta de financiación inicial para la puesta en marcha de su empresa. Conviene recordar que en España hay que impulsar el desarrollo del capital riesgo, incidiendo de forma especial en el capital semilla o financiación de nuevos negocios, actividad que actualmente se encuentra subrepresentada en comparación con otras economías de nuestro entorno.

Por supuesto, tras la reciente caída de la financiación al sector privado puede haber una debilidad en la demanda de crédito. Sin embargo, el principal problema se encuentra en la oferta. Según los últimos datos del Banco Central Europeo, en la segunda mitad de 2009, del conjunto de solicitudes de financiación de las pymes, sólo se ha concedido el total solicitado en un 44% de los casos, frente a los niveles de más del 50% e incluso 80% en otros países europeos.

· MÁS INFORMACIÓN

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...