edición: 2366 , Lunes, 18 diciembre 2017
05/12/2009
Informe de Deloitte y la Asociación de Productores de Energías Renovables

Las renovables consolidan los cimientos del futuro de la economía española

Las energías limpias han contribuido a reducir casi un 20% de emisiones en 2009
Su desarrollo contribuye potencia el sector industrial y la I+D+i
Beatriz Lorenzo

Son, para muchos expertos, las protagonistas de una nueva revolución industrial, las adalides del gran desafío energético y medioambiental del siglo XXI, consistente en abandonar tres décadas de energías basadas en los combustibles fósiles del petróleo y el carbón. En España, las energías renovables no sólo transforman por completo el panorama energético, sino que ayudan al país a acercarse cada vez más a los objetivos climáticos prefijados por Kioto-y actualizados en breve durante la Cumbre de Copenhague. En España, el sector eléctrico lleva una reducción acumulada de sus emisiones en lo que va de año del 19,8% y las energías renovables han contribuido a ello en gran medida. La eólica capitanea el ejército español de las energías renovables, y durante el pasado mes de noviembre se ha batido el récord de generación mensual procedente de energía eólica con más de 4.650 GWh, lo que supone un incremento del 37,5% respecto al año pasado. Además, esta energía ha permitido cubrir el 23% de la demanda de electricidad total. Por otra parte, el aumento de la generación con otras tecnologías renovables, como la hidráulica y la solar, ha contribuido a mejorar la sostenibilidad del sector eléctrico. El gran impacto que el sector de las energías renovables tiene en la economía y la sociedad española ha encontrado hueco en un reciente estudio elaborado por la consultora Deloitte para la Asociación de Productores de Energías Renovables-APPA. El documento, “Estudio del Impacto Macroeconómico de las energías renovables en España”, evalúa cuantitativamente el impacto derivado del desarrollo de las energías renovables en España en términos económicos, sociales, medioambientales y de dependencia energética en el periodo 2005-2008.

La apuesta española por las energías renovables para la producción de electricidad es un ejemplo diáfano de que una planificación a largo plazo y una apuesta sostenida –política y regulatoria-por las energías renovables demuestra ser el mejor trampolín para convertirlas en una de las más útiles herramientas para cumplir con los objetivos que, en cuento a reducción de emisiones, se fijen en la Cumbre de Copenhague que comenzará a celebrarse dentro de tres días. De ser así, las renovables cederían el testigo al otro gran culpable del aumento de emisiones en España: el sector del transporte.

LA TABLA SALVAVIDAS DEL PIB

El PIB, ese indicador macroeconómico que tanto se ha tambaleado en los últimos tiempos, encuentra ahora una tabla salvavidas en el sector de las renovables. El crecimiento del sector de las energías renovables en los cuatro años analizados en el Estudio (2005 a 2008) ha alcanzado el 55% en términos de PIB. En el último año, 2008, el incremento del PIB fue del 37%. Las tecnologías renovables con mayor contribución al PIB en 2008 fueron la eólica (51,99%), la fotovoltaica (21,67%), la biomasa (15,07%) y la minihidráulica (7,21%).En el estudio se revela también que las renovables superaron en los últimos tiempos en aportación al PIB a sectores como la Pesca, Cuero y Calzado, y Madera y Corcho.

Los principales motores de crecimiento de la contribución sectorial al PIB serán, en el corto plazo, 2010, el aumento de la potencia eólica hasta alcanzar el objetivo de 20.155 MW y el aumento de la utilización de biocarburantes hasta conseguir el objetivo del 5,83% en el consumo. A largo plazo, el motor de crecimiento será el impacto que tendrá la Directiva Europea 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables, que en el caso de España fija un objetivo del 20% en 2020.


A  pesar de toda esta bonanza, la oleada de buenas noticias relativas a las energías renovables se contradicen, para muchos, con los planes del Gobierno español, que se orientan al fomento de la quema de carbón autóctono, con el argumento de mantener el empleo en la minería de esta fuente de energía contaminante. Al mismo tiempo, la falta de definición de los objetivos en energías renovables pone en peligro un sector clave que ya es una fuente de empleo de calidad en nuestro país. 

En este sentido, un reciente informe de la organización ecologista WWF, ha pedido al Gobierno español coherencia en su política energética con los esfuerzos internacionales para encontrar una solución al cambio climático. La organización ha solicitado a los poderes públicos que se abandone el propósito de subvencionar la quema del carbón nacional y que concentre sus esfuerzos en establecer un marco regulatorio adecuado para que las renovables puedan seguir desarrollándose desde el punto de vista industrial y económico.

LA APUESTA POR EL EMPLEO Y LA I + D+ i

Así y todo , el potente desarrollo de las energías renovables ha contribuido al fortalecimiento de los sectores industriales de fabricación de equipos y componentes asociados a estas tecnologías con un fuerte perfil exportador. Según el análisis realizado por Deloitte, en 2008 las exportaciones asociadas a las energías renovables ascendieron hasta los 3.863 millones de euros. El Estudio ha identificado también más de un centenar de grandes empresas españolas con fuerte presencia en los mercados exteriores. Sólo las seis más importantes poseen aproximadamente 27.000 millones de euros en activos fuera de España.

En cuanto a las aportaciones fiscales, el sector de las energías renovables ha sido contribuidor neto durante todos los ejercicios del periodo analizado (2005-2008). Además, la balanza fiscal neta de las renovables fue de 404 millones en 2008. El de las energías renovables es un sector en crecimiento e innovador como lo demuestra el esfuerzo que dedica en el campo del I+D+i con respecto a su volumen de negocio. Sólo en 2008, el sector dedicó a esta actividad el 6,6% del PIB sectorial, cifra 5 veces superior a la media nacional (1,3%).El crecimiento del sector en los últimos años ha supuesto un importante impacto en términos de empleo, creciente cada año de los analizados en el estudio hasta alcanzar la cifra de 120.722 personas en 2008, de la que 75.466 corresponden a empleos directos y 45.257 a empleos inducidos.

 El informe de Deloitte revela que el sector de las energías renovables es muy intensivo en mano de obra, por lo que genera más empleo que la media del sector de la energía por unidad de PIB creada. Además, los trabajadores del sector español de renovables alcanzan, de media, un 31 % más de productividad que los del conjunto de la economía.

El impacto medioambiental de la producción de electricidad con fuentes de energía renovables evitó en el periodo 2005-2010 la emisión a la atmósfera de más de 84 millones de toneladas de CO2 equivalentes. A este respecto, durante el año 2008 las renovables evitaron la emisión de 23,6 millones de toneladas, un 5,7% del total de las emisiones de CO2 de España. En términos económicos, el impacto del ahorro en derechos de emisiones de CO2 en 2008 fue de 499 millones de euros.

Así pues, no sólo al hilo del documento de Deloitte sino también respecto a la situación global,  es importante destacar que el paisaje y la energía, el clima y sus incidencias, se han convertido en asuntos cruciales del siglo XXI. El argumento sobre el deterioro del paisaje tiene cada vez más importancia en los movimientos ciudadanos en contra de numerosos proyectos relacionados con la política energética en Europa.

No sólo España, la Unión Europea al completo, se enfrentan al problema de hallar un compromiso entre la necesidad de desarrollo de las energías renovables y la calidad de vida de la población. La política energética ha entrado en una nueva e imparable etapa y a medida que la participación y exigencias sociales crecen en el país el pode centralizado toma cuenta de la importancia del tema. Ahora,  a dos jornadas de la Cumbre de Copenhague y con la presidencia europea a la vuelta de la esquina, el campo de las renovables se convierte en un rico terreno de cultivo para España, cuyos frutos dependerán de la cosecha que el país siembre en los próximos tiempos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...