edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
15/11/2010
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

Las telecos no sólo se blindan ante el ‘efecto Skype’, buscan ya sitio propio en el negocio VoIP

Para Telefónica, con Jajah y acuerdos con Facebook, y Orange y Vodafone con tarifas propias, no es suficiente con bloquear la Voip
La postura española y de Kroes deja a Skype abocada a negociar con las telecos si quiere sitio en sus clientes
Ana Zarzuela

Se habían medido las fuerzas, hasta ahora sin el cuerpo a cuerpo. Pero la inercia se terminó. Las telecos y los gigantes de servicios de telefonía mediante el protocolo de voz sobre IP se retan ya en el campo de la telefonía móvil europea. Tras las iniciativas de Movistar en España, Alemania y Reino Unido, o Vodafone en España y su mercado matriz, las operadoras buscan sitio en un mercado aún incipiente al que hasta ahora las empresas especializadas en VoIP le han puesto las intenciones -con Skype, Nimbuzz, o Fring en cabeza- y un puñado de analistas, el precio. Sobre la mesa de las grandes telecos europeas, desde hace meses, junto al desafío de Skype, palpita el aviso de Morgan Stanley: los usuarios de VoIP en el móvil se duplicarán cada año hasta 2014. Nada a lo que las operadoras puedan darle la espalda con la simple restricción o limitación de acceso a la que un 70% de las europeas se han acogido.

Ahora que Google Voice y Skype se lanzan al mercado de internet móvil, las operadoras europeas exigen la regulación de Bruselas; se acogerán a la gestión del tráfico de datos para taponar su desafío, ya saben que la Comisaria de Agenda Digital y Moncloa las apoyan en ese modelo de negocio. Por eso, mientras Neelie Kroes define una nueva política de neutralidad de la red para los Veintisiete, harán de la necesidad virtud. El 4G se lo pondrá más difícil a las restricciones de Skype, o Google Voice, pero a cambio abrirá para las compañías móviles una autopista de datos a alta velocidad y de posibilidades IP. Skype busca alianzas en el mercado español. Movistar no la necesita, O2 empezará a sacar partido en toda Europa a su compra de Jajah, la segunda empresa del sector. Y mientras un puñado de OMV hace desde 2009 de la VoIP la bandera de su diferenciación, Orange sigue los pasos de Vodafone y le hace sitio -y precio a medida- a la VoIP en sus tarifas móviles.

Los muros de la regulación europea, las restricciones en virtud de la gestión del tráfico de datos y la competencia de Google Voice han empujado a Skype a desatar una nueva batalla, ahora que los informes de Gartner vaticinan que en 2013 las conexiones celulares sobrepasarán a las de ordenador y que -como CMT Blog avanzaba- Frost & Sullivan vaticina que el negocio de la voz sobre internet llegará a mover antes de cinco años 24.000 millones de euros. Skype será de las primeras llamadas al ‘efecto google’, a la gestión del tráfico regulado por las operadoras y a un modelo de velocidades y servicios a medida, en el que los proveedores de internet y promotores de aplicaciones están abocados a negociar con las operadoras móviles, al fin y al cabo, las que disponen de las redes y de los clientes. Las operadoras de telefonía saben que desde ahora, con un mercado de internet móvil que prevén que comenzará a estabilizar su crecimiento en 2018, con una guerra de precios que orada los niveles de ingresos de las operadoras móviles y con un modelo de negocio VoIP hasta ahora en manos ajenas que se ha nutrido de su mercado más dinámico, el de los datos (las líneas de móvil crecen cinco veces más que el adsl), la mejor defensa será el ataque a su nicho de mercado. Por primera vez, lo hacen por sus propios medios.

Telefónica ha optado por adelantarse al desembarco masivo que Skype prometía desde hace casi un año en el mercado español. Ya lo hizo, en realidad, desde el semestre pasado con la compra de Jajah, la segunda mayor plataforma especializada en servicios VoIP, con más de 25 millones de clientes registrados, una aplicación de telefonía está disponible para unos 100 millones de usuarios del Yahoo Messenger y con la que ahora lanzará un servicio de llamadas integrado en Facebook y su chat sin necesidad de instalar software, justo el que Skype anunció al principio del tercer trimestre y que aún no había concretado. Para el consejero delegado de Jajah, Trevor Healy, ‘Jajah Social Call’ es el “primer servicio global” de telefonía que funciona a través de Facebook, permitirá que cualquiera pueda llamar a 500 millones de usuarios de Facebook en todo el mundo directamente desde sus teléfonos móviles con el coste de una llamada local. Además, la operadora de llamadas a través de internet es muy diferente a Skype: funciona con cualquier teléfono, fijo o móvil, no depende tanto de la calidad de las conexiones de internet, no necesita auriculares, ni micrófono, no obligará a los usuarios a descargarse software específico y genera números únicos cuando se conecta a la plataforma, lo que permite que los usuarios hagan llamadas internacionales como si estuvieran desde un número local. O2 ya ha integrado Jajah en productos como Twitter y Yahoo messenger; promete transformar el mercado de llamadas sobre internet y una nueva dimensión de las redes sociales. En cartera y a la vista, ya nuevos servicios como servicios automatizados de conferencia y gestores de llamadas entre varios usuarios. Y, sobre todo, el acceso al negocio VoIP en cinco de los mercados latinoamericanos en los que tiene presencia y a los que Skype ha convertido en sus plazas fuertes.

Según la empresa de medición en Internet ComScorre, en el último año el 30,8% de los propietarios de smartphones accede a plataformas como Facebook y Twitter a través de ellos, un incremento de 8,3 puntos respecto al año anterior. Según publica el informe, si el acceso a Facebook a través del navegador móvil ha crecido en el último año un 112%, ya alcanza el 347% en el caso de Twitter, hasta captar 4,7 millones de usuarios en enero. En el caso de Youtube, el acceso desde los móviles ha subido  un 2000% en el último año, aprovechando que cada móvil no solo dispone de una buena conexión a Internet, sino a que todos pueden grabar vídeo, lo que les permite generar mucho contenido y luego subirlo a la web de una manera sencilla. La adopción de las redes sociales en España ha aumentado un 20,5% en el último año y durante 2009 su uso se extendió hasta alcanzar la cota de un 71,3% de los españoles con una cuenta en alguna de estas plataformas, habiendo crecido su adopción un 20,5% en términos interanuales, según recoge la última encuesta a usuarios de Internet de la AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación).el 43,5% se conectaría a estas entornos a diario y el 50% los usa al menos una vez a la semana. La herramienta más popular sigue siendo Windows Live Messenger, quien pese a haber descendido ocho puntos es líder con un 53,3%, pero Skype le sigue con 7,8% tras haber crecido 2,5 puntos.

Los muros de la regulación europea que empiezan a ser más porosos para las aspiraciones de las operadoras de telefonía, las restricciones en virtud de la gestión del tráfico de datos y la competencia de Google Voice le pisan los talones y le aceleran los cronómetros a los accionistas de Ebay en Skype. Si en 2008 y luego 2009 Google se retiró de las negociaciones con eBay por de los procesos judiciales abiertos por algunas de las patentes de Skype, el riesgo de que derivaran en pérdidas futuras y el “rechazo de los operadores de móviles, a los que la firma de VoIP amenaza con robar ingresos” -decían entonces- ahora anuncia estar dispuesto a competir con Skype. El buscador más utilizado de la red, suma y sigue con la compra de Gizmo5, una aplicación de VoIP y la integración de Google Voice -que le permite ofrecer servicios de voz sofisticados que borran la frontera entre la voz y la web. Su asalto al espacio de la telefonía celular, tras el boom de Android (primer sistema operativo en EE UU), pasa ahora por la integración, desde junio de Google Voice en Gmail (donde tiene 200 millones de usuarios) como un servicio de llamadas VoIP, que le permitiría pasar de requerir un número de teléfono a ser un competidor directo de otros servicios VoIP como Skype, con llamadas desde la misma web a otors usuarios de Google, o incluso al resto de navegantes. Las dos compañías todavía no se han pronunciado acerca de una posible integración de los servicios de Skype para aplicaciones móviles, pero el próximo teléfono de Facebook sería una buena plataforma de lanzamiento, suponiendo que las operadoras móviles que lo comercialicen acepten tener al ‘enemigo’ en casa.

MONCLOA Y LA UE A FAVOR DE LA GESTIÓN DEL TRÁFICO

VON (Voice over the Net Coalition), la asociación que engloba a Microsoft, Intel o eBay, entre otras, mantiene desde enero la denuncia ante la UE por la prohibición de las operadoras de usar programas como Skype en smartphones y buscaba la sintonía con la Comisaria Neelie Kroes, desde que se estrenó en Bruselas en el sillón de las telecomunicaciones y abrió la consulta comunitaria sobre la neutralidad de la red en todas sus variantes. Si en EE UU la FCC (Federal Communications Commission) ha pedido cuentas a Apple por sus obstáculos para Google Voice,  Bruselas busca aún la bitácora para las grandes empresas de VoIP. La anterior Comisaria, Vivianne Reding, vistió de “neutralidad de la red” sus lanzas y los intereses de Skype: no se conformaba con que los Estados de la Unión Europea y los reguladores nacionales definieran, como hasta ahora, los límites a las redes de los operadores móviles: exigía a los Veintisiete que amasasen una serie de directrices vinculantes, la puerta abierta para que servicios VoIP se pudieran ejecutar a través de los móviles y las redes de los operadores telefónicos. Pero la llegada de Noeelie Kroes abre nuevas puertas a los muros en los que chocan las empresas de llamadas de voz por internet y las operadoras móviles europeas. Aunque aún no ha despejado públicamente el resultado de la consulta comunitaria, la vicepresidenta de la Comisión y responsable de la Agenda Digital dejaba claro, esta misma semana, que es favorable a que los operadores de telecomunicaciones traten de manera diferenciada los contenidos de Internet que circulan por sus redes, siempre que avisen a los usuarios para que puedan cambiar, si lo desean de proveedor.

El Paquete Telecom aprobado por el Parlamento Europeo el año pasado otorga a las autoridades de telecomunicaciones de cada país la potestad de establecer niveles mínimos de calidad para cada servicio de la red, como el P2P o la voz sobre IP. Los proveedores de Internet podrán gestionar el tráfico de su red para optimizar sus recursos, siempre que no degrade el tráfico de determinados servicios hasta “niveles inaceptables”. Del otro lado del Atlántico, las operadoras tienen más dificultades para contener el ‘efecto Skype’ y ponerle muros en las redes de datos de cuarta generación móvil. Lo saben las grandes telecos europeas, ahora que las españolas preparan el desembarco del LTE: la nueva generación celular, cuando llegue, lo hará con todo el espacio para la voz por internet.

De momento, los operadores ya restringen la velocidad de acceso a Internet en banda ancha móvil si el usuario supera un volumen de tráfico contratado al mes o si se utilizan algunos servicios como el intercambio de archivos o programas VoIP como Skype, que requieren más densidad de tráfico. Una iniciativa que, desde ahora, cuenta con el aval expreso de Moncloa y aún algo difuso de la Comisión Europea. Como adelantaba El País, en el documento presentado a Bruselas por el Ejecutivo español esta semana en respuesta a la consulta pública abierta por la Comisión Europea, califica esto como “variedad de servicios y acuerdos”, que no se puede calificar esto como “discriminación indebida”. El Gobierno también justifica el bloqueo de servicios como Skype desde el móvil, por motivos “físicos y tecnológicos”, defendiendo que en la práctica “se sigan criterios diferentes para las redes fijas que para las móviles”. Industria acepta que se introduzcan mecanismos de restricción y gestión de tráfico “tanto en los equipos terminales (y en sus respectivas aplicaciones) así como en otros elementos gestionados por los intermediarios de Internet, como las redes de distribución de contenidos, buscadores o agregadores de contenidos”.

Las operadoras denuncian que sus redes podrían congestionarse. En 2009, el tráfico de datos creció un 74% frente a 2008. Para afrontar el aluvión, invirtieron para obtener 9,4 terabits por segundo de capacidad extra. De hecho, los problemas ya han aparecido en algunos países O2 tuvo que pedir disculpas a sus clientes por los problemas de cobertura que sufrió su red por el uso intensivo del iPhone 3GS. En EE UU el operador ATT fue más drástico y dejó de vender el teléfono de Apple en New York para evitar problemas de saturación por la descarga masiva de aplicaciones. Nada que desconozcan las operadoras europeas. Ni tampoco Google ni Skype. YouTube, la telefonía IP y las descargas P2P fueron los que más tráfico consumieron. Las operadoras denuncian que la ‘barra libre’ para todos impide dar prioridad a servicios como la telemedicina. Hay empresas que estarían dispuestas a pagar un extra por llegar antes o de forma garantizada y birlar la neutralidad frente a la aparición de servicios ‘premium’.

Por eso, las operadoras no quieren extender la neutralidad de la Red al móvil. No, al menos, en los términos en los que se ha entendido hasta ahora. Como el propio documento de Moncloa reconoce, se impondrán acuerdos bilaterales -antes incluso que la regulación comunitaria- entre proveedores, suministradores de contenidos y de aplicaciones (entre ellas VoIP) y las telecos. Telefónica O2 propone eliminar las restricciones de internet móvil para los sitios web o proveedores de contenidos que paguen por el transporte del tráfico de sus sitios web dentro de la red móvil de la compañía. Si sólo los consumidores finales pagan por utilizar la red, eligiendo una tarifa que se adapte a su perfil de consumo, los proveedores de contenidos (YouTube, Skype, etc) no tienen ninguna razón que les obligue a utilizar los recursos de la red de forma eficiente”, aclaraba Ronan Dunne.

LAS OPERADORAS ENSAYAN SU PROPIO MODELO DE NEGOCIO

Aunque O2 anunciaba en agosto de 2009 que iba a estudiar permitir directamente el uso de Skype, ya no le hará falta. La filial germana de Telefónica, como todas sus divisiones europeas se adentra con apellidos propios en el mercado de las comunicaciones a través de Internet. Podrá desde este año estirar los tentáculos de Jajah. O2 ya puso en marcha este trimestre servicios propios de llamadas por VoIP en Reino Unido y Alemania, , a un ritmo tal que sólo en las primeras semanas, sin campaña, la filial alemana de Movistar captaba una media de 800 clientes al día para su nuevo servicio de llamadas internacionales. La compañía “3” le ha hecho sitio en Gran Bretaña, Irlanda, Austria, Dinamarca, Italia y Suecia, un desafío a sus competidores que sólo en el mercado británico le ha reportado más de mil millones de minutos de llamadas, calculadas por Three, lo que representa más de 120 millones de libras en llamadas. El belga Belgacom experimenta desde hace meses para calcular si s rentable como atractivo para fidelizar a los clientes.  Eso era todo hasta ahora. Pero las barreras han comenzado a moverse. Las de Google Voice y Skype han dejado atrás el credo de Silverman (nunca pagar) y se desplazan hacia los acuerdos con las operadoras y la rendición del pago por su luz verde. En Francia, tras los pasos de Free Mobile, tres operadoras sopesan abrirse a las llamadas sobre la red. En Alemania, los usuarios de T-Mobile pueden utilizar Skype, pero sólo si abonan un extra de 10 euros, o una cuota mensual de 13,60. Una hoja de ruta similar a que la Vodafone ha despejado en el mercado teutón -por 5 euros al mes- y reproduce en el resto de sus mercados europeos, el español para empezar.

Vodafone fue el primero de los grandes operadores que autorizó la VoIP en España, a cambio de un sobreprecio, en su nueva versión de Internet Ilimitado con calidad Oro, que tiene un precio de 49 € -10 por encima del de Internet Contigo Ilimitado-  una modalidad pensada para  usos intensivos de la conexión a Internet. La operadora británica incluye desde junio ‘roaming’ así como voz sobre IP en sus nuevas tarifas planas especiales para ‘smartphones’, con limitaciones que van desde los 50 megabytes (MB), en el caso de la tarifa de datos más asequible, hasta los 250 MB en la más completa. Orange permite finalmente compartir la conexión de datos con otros dispositivos vía WiFi o cable y, desde octubre, incluso,  desbloquea la función tethering en el iPhone 4 y el uso del VoIP. Algunos OMV como FonYou ha ido aún más allá, hacía ya de la guerra al modelo de Googlevoice la ‘madrina’ de su bautizo en el mercado español. FonYou Telecom se atrevía en 2009 a asomarse al club de las OMV españolas por la puerta de la reinvención: la de las operadoras virtuales y la de la telefonía móvil y su conjunción con la red de redes. fonYou le da la ‘vuelta’ al embudo de ese maridaje, ve la luz como un híbrido entre operador de telecomunicaciones y empresa de Internet que ofrece servicios de telefonía que los usuarios pueden controlar y configurar completamente a través de la Red.

Cada una con una estrategia, nadan en contra de los actuales planes de datos en los que Skype y los grandes promotores de VoIP esperaban ponerse fuertes: sobre 3G, solo con cuatro minutos de conversación en VoIP se consume aproximadamente un megabyte (MB). Dado que la mayoría de clientes firman contratos con un límite de 200 o 300 MB de transferencia mensual, las llamadas, a la fuerza, tienen su tiempo restringido. El sistema operativo de Google incorporaba su aplicación de Skype en octubre, casi seis meses después de que lo hiciera el iPhone. Pero las llamadas entre los usuarios de Skype a través de las redes de 3G serán gratuitas durante un periodo de prueba que se extenderá hasta final de 2010. Después, las comunicaciones serán de pago, salvo las de Skype a Skype con conexión wifi.  Además, las redes wifi en cafeterías, bibliotecas o espacios públicos todavía no son tan robustas como para que las compañías de VoIP compitan cara a cara con las operadoras con llamadas desde el móvil sin perturbaciones, cortes o interferencias.

No es -como vaticinaba en el pasado Mobile World Congress de Barcelona Jean-Jacques Sahel, el responsable regulatorio de Skype- que las telecos europeas y españolas, sobre todo móviles, hayan dejado sus recelos ante Skype. Para la consultora Juniper Research, la VoIP sobre wifi es la mayor amenaza para los operadores de telefonía al no ingresar nada con ella, lo que les haría perder 5.000 millones de dólares a nivel mundial. A los ojos de sus horizontes y a la vista de sus resultados (ingresos en el primer semestre de 406 millones de dólares, un 25% más y un Ebitda que subió un 53% hasta 115,8 millones), Skype sigue siendo poco más que un potencial vampirizador de sus clientes, sus nichos de mercado y sus inversiones en redes y otras infraestructuras; una sombra en sus ingresos por datos móviles. Pero con el eco de cada desafío en sus muros, les ha abierto los ojos de la telefonía por internet y las expectativas de su propia autonomía. Se lo advertía el director ejecutivo de Alcatel-Lucent, Ben Verwaayen: la VoIP es una gran tecnología, pero la batalla del mercado no es por la tecnología, sino por el modelo de negocio. El acceso a la voz por internet puede ser por medios propios. No necesitan a compañías VoIP para poner a disposición de su propia cartera de clientes la posibilidad de hablar por el móvil mediante la red de datos usando el protocolo IP y facturar con tarifas ad hoc en las que mejorar sus ingresos por datos antes de que otros lo hagan por ellos.
El salto tecnológico a redes como WiMAX y LTE (Long Term Evolution, una tecnología con la que se alcanzarán velocidades de descarga de hasta 320 Mbps y 80 Mbps en subida) está dando sus primeros pasos en la UE, hacia la promesa de una conexión más rápida y potente a la Red desde dispositivos móviles y un medio al IP: sólo una capa de transporte y la voz será VoIP. Según Phil Redman, analista de Gartner, “ahora mismo, las operadoras móviles no tienen ancho de banda suficiente para soportar servicios de voz sobre IP, pero en desarrollos futuros de LTE, todo será sobre IP”. Así como las empresas de internet han logrado conquistar el liderazgo en los negocios de la telefonía fija y móvil aumentando la inteligencia y la capacidad de acceso, las operadoras de telecomunicaciones buscan recuperar el terreno perdido incrementando su capacidad de generar ingresos. La fórmula es maximizar la inteligencia de las redes de su propiedad y abrirlas a una estrecha colaboración con los desarrolladores de las aplicaciones que corren sobre ella.

SKYPE Y SU MODELO, BAJO PRESIÓN

Entre todos, han empujado a Skype a desatar una nueva batalla que tiene en los mercados de la UE una de sus trincheras, ahora que los informes de Gartner vaticinan que en 2013 las conexiones celulares sobrepasarán a las de ordenador. Le sabe a poco el 12% del mercado de llamadas telefónicas internacionales, 500 millones de usuarios, que ha consolidado desde 2003 y que la llevaron a cerrar el primer semestre de 2010 con hasta 560 millones de usuarios, frente a los 397 millones del primer semestre de 2009. Las telecos intuyen ya que la amenaza llama ya a las puertas de su mercado más dinámico: en España, y no es otra que Skype la segunda aplicación más utilizada en ese entorno. España, donde uno de cada tres usuarios acceden ya a sus redes a través de los smartphones, lidera el acceso a redes sociales desde el móvil en Europa, tanto como en el envío de SMS (un 90% de los usuarios, frente al 79% de la UE) y en el uso del móvil para almacenar y escuchar música (56%), según un estudio de Sybase 365. Los usuarios de móviles están muy vinculados con sus teléfonos y utilizan funciones tecnológicas avanzadas: un 40% accede a Internet a través de sus teléfonos móviles semanalmente y prácticamente el mismo número envía y recibe correos electrónicos desde su teléfono; un 21% de usuarios españoles recibe actualizaciones de redes sociales semanalmente; el 32% utiliza el móvil para chatear mediante programas como Messenger o Skype, el 10% para ver la tv en su terminal.

Skype busca en Europa la última bocanada de oxígeno a su favor en la indefinición de la guerra de la neutralidad en las redes, calienta las expectativas de los mercados ya maduros en penetración móvil -pero aún con mucho recorrido de penetración smartphone, aún del 25% en España- y apura su acuerdo con Facebook y nuevos atajos o alianzas para teléfonos inteligentes y redes 3G y 4G, a las puertas de su salida a la Bolsa de Nueva York. Skype ha llegado a acuerdos con operadoras telefónicas, fabricantes de móviles y de televisores para incluir su aplicación en los aparatos, la más reciente la que le incorporar sus servicios en televisiones Samsung y Panasonic. Ha caminado de refilón y por la puerta trasera hasta llegar a los iPhone, tras las huellas a Fring, que validaba antes ciertas aplicaciones con Apple para que funcionen en sus aparatos en redes 3G en EEUU. Pero sólo pudo desbloquear algunos acuerdos para conexiones wifi, no ha sido hasta este semestre cuando ha empezado a zambullirse en las aguas de la telefonía celular 3G por la doble puerta de las operadoras y los fabricantes, con Nokia y Verizon, aunque ha sufrido los  vaivenes de sus descargas para Windows Mobile por desajustes técnicos.

La alianza con la mayor operadora móvil norteamericana -que utiliza la tecnología LTE para su red 4G- en efecto desde marzo, nació con líneas rojas y letra pequeña: sólo disponible en EEUU para los usuarios de Verizon que tienen planes de datos contratados, sólo admitía  hacer y recibir llamadas ilimitadas de voz Skype-a-Skype a cualquier usuario de Skype en todo el mundo sobre la red móvil de Verizon; llamar a números internacionales de teléfono con las competitivas tarifas para llamadas Skype Out y enviar y recibir mensajes instantáneos con otros usuarios de Skype. Solo nueve smartphones estaban habilitados en un principio, y era necesario tener activada la aplicación, algo que parecía poco probable en teléfonos como el iPhone que sólo permiten ejecutar una aplicación a la vez. Un semestre después, ya se han vendido un total de 12 millones de aplicaciones de Skype para los iPhones de todo el mundo.

Skype está dispuesta a llevar sus servicios de VoIP a todo tipo de smartphones, pasando por una versión para hacer videollamadas que sea compatible con los terminales con el Android de Google. Pero sabe que sin la luz verde de las operadoras, no podrá proyectar de facto sobre el mercado su pacto tecnológico y hasta ahora sólo un ‘gota a gota’ de telecos tras la iniciativa de Verizon Wireless -también con un acuerdo para Blackberry- están dispuestas a hacerlo. Para Skype su segunda avanzadilla en el mercado celular, el acuerdo sellado en el primer trimestre del año con Nokia con un software basado en symbian que le permitirá hacerse sitio en 26 smartphones del fabricante finlandés (un mercado potencial de 200 millones de aparatos), puede ser un viaje de ida y vuelta si topa -como parece- con las restricciones de las grandes operadoras del Viejo Continente.
El mercado de los móviles respira a bocanadas por el oxígeno de los ‘smartphones’; el del consumo, por las agallas del internet móvil. Tanto que no se resignan a perder el calor que desprende la batalla ni los fabricantes, ni los advenedizos desde los predios de la informática como Microsoft, o de las llamadas vía web como Skype.

Con un incremento del 22,5% en el mundo y un 70% en EE UU, los móviles inteligentes se han convertido en el último oasis para los fabricantes -que han reducido la venta en un 12% en el último trimestre- y para las operadoras occidentales, que ven cómo sus mercados matrices, los sectores tradicionales y los servicios de voz descienden en su consumo. Internet móvil crece más rápido que la televisión, la radio e internet fija. Hoy ya hay más teléfonos móviles (3.300 millones) que coches registrados en el mundo y más de 450 millones de personas utilizan su teléfono para acceder a internet. Esta cifra aumentará hasta los 1.000 millones en 2013, según datos aportados por el IDC Worldwide Digital Marketplace Model and Forecast.  Nada que no hayan empezado a descontar las telecos del Viejo Continente. Una encuesta realizada en agosto de 2009 reveló que usuarios de VoIP además utilizaban en promedio 17% más de minutos de voz tradicional que los no usuarios. Los operadores juegan sus bazas del VoIP con previsiones a la vista como las del estudio de Ovum, que recomienda a los operadores, para luchar contra la amenaza que supone Skype ofrecer los servicios de VoIP ellos mismos y aprovechar la VoIP para atraer a nuevos usuarios, reducir los churners o incluso acelerar la contratación de tarifas de datos incentivadas como y cuando decide la planificación estratégica de la operadora. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...