edición: 2204 , Martes, 25 abril 2017
16/02/2017
banca 

Las vergüenzas del Banco de España

Responsables de Supervisión del Banco de España pidiendo la adhesión mediante firma de un documento en favor de los altos cargos de ese departamento, citados a declarar en la Audiencia Nacional por el asunto de algunas actuaciones - discutibles y objetables- relacionadas con Bankia. Reacción pueril y primaria sin duda, la de estos promotores técnicos y funcionarios de la casa, muestra del más rancio corporativismo, impensable en una plantilla tan cualificada, con tanta honra, crédito y reputación como reconocido respeto. Habrá que pensar que entre tantos siempre hay excepciones y por ello no se deben generalizar (ni sentenciar) juicios originados en comportamientos singulares.

Porque al parecer, entre una parte del personal del banco -los promotores- preocupan las reacciones públicas, las opiniones de firmas, tertulianos, editoriales y titulares recogidos en los medios de comunicación. A todas estas manifestaciones libres y voluntarias de la opinión convienen en considerar a modo de sentencia adelantada de un juicio previo, previo a las declaraciones de los imputados por la Audiencia Nacional, de los que tan sólo se demandan explicaciones que ayuden a esclarecer los motivos, criterios y razonamientos de algunas decisiones.

Difícilmente se puede dudar de la actuación de los responsables del Banco de España en el cumplimiento de la normativa, guiados por la defensa de la estabilidad financiera y del interés general, seguro. Pero de la misma forma, también cabe pensar que puedan surgir discrepancias, incluso suspicacias, con respecto a criterios de valoración en la toma de decisiones: son matices los que, en ocasiones, acaban por inclinar de uno u otro lado la eficacia de las normas.

Quizá un poco hartos ya de tanto colectivo interesado en la búsqueda de respaldo popular, movilizado en el logro de apoyos reivindicativos -tan de moda en la geografía patria- para presionar el trabajo de jueces y fiscales, los responsables -hoy promotores de firmas- de la Supervisión financiera deberían reflexionar y convenir en que el asunto de Bankia está hoy en manos de la Justicia porque algo no se hizo bien, algo que posiblemente demande un proceso de revisión, en el que no debería faltar una fuerte dosis de autocrítica. Ir de despacho en despacho, solicitando la firma de un subordinado, es un acto mezcla de coacción, intimidación y fuerza, signo de otros tiempos, vergüenzas del pasado (desvergüenzas del presente).

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...