edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
09/07/2019
banca 

Las acciones de Deutsche caen más del 5% al iniciar el plan de reestructuración ante la duda inversora

El precio en bolsa toca un mínimo de 149 años mientras la entidad inicia el despido de 18.000 empleados
Carlos Schwartz
Las acciones de Deutsche Bank llegaron a caer un 5,4% tras iniciar la entidad la aplicación de su plan de reestructuración que prevé la reducción de la plantilla en 18.000 empleados que trabajan fuera de Alemania. El banco ha centrado la reducción de plantillas fuera de su país de origen para sortear el escollo que supone el sindicato de servicios Verdi, con representantes en el consejo de administración de la entidad. El sindicato dio su apoyo al plan porque, dijo, servirá para preservar los 41.600 puestos de trabajo en Alemania sobre los 91.500 empleos globales. Algunos grandes inversores han manifestado su apoyo a la supresión de las operaciones de banco de inversión de la entidad, que intentó establecer la competencia a los bancos de inversión estadounidenses, como Goldman Sachs, en los últimos 20 años sin lograr obtener de esas operaciones la rentabilidad esperada. Al anunciar el plan al comienzo de la semana, el consejero delegado del banco Christian Sewing, dijo que se centrarían en hacer lo que saben, banca al por menor y banca corporativa. Pero en los hechos esta es la mayor operación de reducción de personal en la banca internacional desde la caída de Lehman Brothers en 2008, que supuso la pérdida de 25.000 puestos de trabajo. Los empleados de la división de banca de inversión que mantenía mesas de contratación de acciones y bonos en Estados Unidos, Reino Unido y Asia, en especial Japón, fueron recibiendo las notificaciones de despido al comienzo de la semana.
La operación de sacrificio de la plantilla no tomó por sorpresa al personal, que había estado inmerso en la ola de rumores y versiones ajustadas a la realidad sobre la naturaleza de los planes que el banco gestaba. Sin embargo, las operaciones que quedan sin responsables, como las de derivados, carteras de títulos por vender, órdenes de compra y de venta, no se han extinguido al mismo tiempo que el trabajo de sus responsables, y los analistas se preguntaban quién iba a gestionar el cierre y liquidación de esas posiciones y activos desparramados por tres continentes. 

El epicentro en Europa de la actividad de banca de inversión de Deutsche está en el edificio de la City de Londres por cuya puerta desfilaron al comienzo de la semana los operadores despedidos. La comparación del número de empleados afectados con Lehman Brothers da una idea de la magnitud del plan. Éste establece que no se puede despedir empleados en las operaciones en Alemania hasta 2021. A pesar del apoyo a la reestructuración de algunos de los accionistas de referencia en el capital de Deutsche, la agresividad del plan ha despertado el temor a que la drástica reducción del activo mantenga los ingresos y beneficios del banco por debajo de sus pérdidas de forma continuada.

Sewing anunció además la creación de un banco malo al que se van a trasladar activos deteriorados por importe de 74.000 millones de euros que representan en total 288.000 millones de euros en apalancamiento. De acuerdo con las cifras anunciadas por el banco, el coste de la operación de reestructuración anunciado es de 7.400 millones de euros que saldrán de la tesorería del banco mediante la reducción de sus niveles mínimos de capital, para lo que la entidad tiene margen, y con la suspensión del pago de dividendo durante dos años. 

El banco entró claramente en el capítulo de ficción económica al afirmar que proyecta distribuir entre los accionistas 5.000 millones de euros mediante la recompra de acciones y con la reanudación del pago de dividendos a partir de 2022. Los analistas se han mostrado muy críticos respecto de estas proyecciones porque el banco, tras la anunciada cirugía, no tendrá una base de ingresos que permita cumplir con esos compromisos. 

Otro aspecto muy controvertido del plan es que el banco sea capaz de financiar los 7.400 millones de gastos del plan sin apelar a un incremento de capital. Los accionistas resaltaron el anuncio como un compromiso alentador por parte del equipo de gestión de la entidad, porque no los obliga a invertir dinero fresco para evitar la dilución de sus posiciones, pero los analistas se  han mostrado escépticos respecto de la viabilidad de esa propuesta. “Los días de ambiciones espectaculares en esta división han quedado atrás”, dijo Sewing en referencia a la banca de inversión.

El ejecutivo dijo que en materia de banca de negocios se centrarían en las empresas, en lugar de los fondos de alto riesgo u otros gestores de activos, invirtiendo en áreas como la gestión de tesorería para clientes europeos que es donde pueden obtener un flujo más estable de beneficio. “Volveremos a conectar al banco con lo que era”, dijo Sewing. Sin embargo, la determinación manifestada por el consejero delegado de dejar sin cambios a la división estadounidense dedicada a la creación y venta de créditos de alto riesgo para empresas en manos de sociedades de inversión en capital privado, ha llamado la atención de los analistas.

Los reguladores, tanto nacionales como supranacionales, han señalado a ese negocio como una fuente de alto riesgo. El banco anunció que va a invertir 13.000 millones de euros en tecnología, 4.000 millones en un mejor control sobre las operaciones de la entidad en el área de 'compliance', mientras al mismo tiempo dice que reducirá sus gastos en 6.000 millones de euros. 

La naturaleza contradictoria de algunas de las medidas de reestructuración anunciadas no han contribuido a la tranquilidad de los inversores a escala global. Si la entidad no es capaz de generar beneficio por encima de las pérdidas previstas en los próximos ejercicios su situación se verá tan comprometida que puede forzar una intervención del estado. De momento de acuerdo con altos ejecutivos del Deutsche el banco dará pérdidas en 2019 y 2020. La magnitud de esas pérdidas está por verse. El otro aspecto que los analistas estudian es el volumen de los activos improductivos para determinar si el traslado de los mismos es consistente con los problemas del banco.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...