edición: 3054 , Viernes, 25 septiembre 2020
30/04/2020

Las acciones de la empresa de medios de pago Wirecard caen un 10,9% tras un informe de KPMG

La auditora señala que le resultó imposible verificar algunos aspectos de los registros contables
Carlos Schwartz
La niña mimada de las empresas fintech alemanas, comparada por sus éxitos técnicos e ingresos operativos con la gran tecnológica alemana de software SAP, sufrió un duro revés en la bolsa tras publicarse un informe de la auditora KPMG en el que se afirma que al auditor le resultó imposible verificar algunas de las informaciones financieras contenidas en las cuentas anuales de la tecnológica dedicada a las infraestructuras de pagos y emisora de tarjetas de crédito. Wirecard ofrece pasarelas de pago para comercio en Internet en los mercados globales con una significativa presencia en Asia y Medio oriente de acuerdo con su información corporativa. La empresa tiene una prolongada batalla con el medio de prensa especializado Financial Times desde hace al menos dos años por una investigación periodística basada en filtraciones de información de la propia empresa. Wirecard ha acusado al medio de prensa de manipular secretos comerciales y lo demandó ante la Justicia de Munich y afirmó que algunos de sus empleados podrían enfrentar acusaciones criminales pero que a pesar de ello el impacto financiero de esas acciones había sido limitado y que habría lecciones que aprender de estos hechos. La publicación de información confidencial de la empresa por el medio de prensa y una investigación periodística sobre los datos difundidos señalaba la posible inexistencia de ingresos declarados por la irrelevancia de los socios que habrían generado esos flujos de caja, por ejemplo.
Las denuncias del medio de prensa condujeron a un allanamiento de las oficinas de Wirecard en Singapur y a la detención de varios empleados de la empresa en ese país el año pasado por presuntas irregularidades contables que en esencia sugerían la posibilidad de que dinero enviado como incremento de capital de la filial allí fue circulando hacia otras subsidiarias para retornar finalmente a Alemania. En octubre de 2019 el FT publicó documentos internos de la empresa que indicarían que las ventas y beneficios en algunas unidades significativas de la empresa eran ficticias. Wirecard solicitó a KPMG una investigación y auditoría externa de las cuentas de la empresa afirmando que el resultado de la misma serviría para aclarar definitivamente las versiones tendenciosas del medio de prensa.

El informe de KPMG difundido el martes señala que la auditora encontró obstáculos en su intento de verificar que las cifras de grandes segmentos del negocio de la empresa eran reales. Esto además obligó a una nueva postergación en la publicación de los balances anuales de la empresa de medios de pago. La publicación del informe provocó una caída del 26% de las acciones de Wirecard el martes en bolsa y del 10,19% el miércoles a las 19:30 horas, según datos de Börse Frankfurt. La empresa de infraestructuras de pagos digitales es muy activa en el comercio electrónico y su rápida generación de ingresos, negocio y beneficios la valorizó de forma significativa en bolsa. La idea de que el dinero en efectivo estaba en franca declinación y que los pagos electrónicos eran el futuro atrajo como accionistas a los fondos de pensiones y a los inversores privados. El informe de 74 páginas señala la existencia de debilidades en los registros contables en una entidad financiera regulada y suscitó nuevas preguntas sobre la contabilidad del grupo. Por ejemplo no existía un registro de las minutas de las reuniones ejecutivas del consejo y que no procedieron a la firma de la declaración de conformidad requerida por la ley en la que se establece que toda la información que sea de relevancia para la investigación de KPMG debería ser entregada a esta. 

La auditora señala además que algunos de los documentos solicitados llegaron a último momento, mientras que otros no llegaron nunca. Entre los documentos solicitados pero nunca recibidos están los movimientos bancarios originales para verificar pagos por 1.000 millones de dólares. Uno de los apoderados de las cuentas de la empresa abandonó su cargo poco antes de la investigación. El encargado de ciertas cuentas de consignación dejó su cargo en noviembre de 2019 y luego se negó a colaborar con la auditora. En materia contable KPMG no encontró evidencias de manipulación. Pese a ello puso en duda diversas áreas: la forma en que Wirecard calcula sus reservas de caja; el método para los asientos de los ingresos generados por los socios que operan de forma delegada en sitios en los que la empresa no tiene presencia propia. Tampoco están claros los procedimientos relativos a la verificación de los negocios de los clientes, como puede ser el blanqueo de capitales, la gestión del riesgo y la falta de voluntad para cooperar con KPMG en su procedimiento de auditoría.

Una cuestión central del informe se refiere a las relaciones con los socios que operan de forma delegada en los territorios en los que Wirecard carece de licencia para operar. Esta cuestión fue investigada por el FT que descubrió que tres de estos socios habían generado en determinados momentos la mitad de las ventas del grupo y la mayor parte de su beneficio. La investigación de KPMG establece que tres socios fueron en los hechos los que generaron la mayor parte del beneficio operativo de la empresa entre 2016 y 2018 pero que no estaba en condiciones de afirmar si el negocio era genuino porque los intentos de verificación “resultaron ser imposibles porque se nos negó el acceso a datos relevantes para el periodo investigado”. 

KPMG señala que no puede afirmar que esos ingresos existieron y son los correctos en términos de cantidad, pero tampoco puede afirmar que no existieron y son incorrectos en términos de cantidad”. Una afirmación sorprendente pero que claramente obedece a que no existió acceso a la documentación para la comprobación de estos hechos. A la hora de contabilizar esta actividad la empresa asentó en sus libros los ingresos de los socios como propios al igual que sus costes. La función de KPMG no era la valoración de las cuentas de Wirecard, cuyo auditor es EY, pero el informe cuestionó estas prácticas. No hemos podido comprender de forma completa el flujo de beneficios a través de los socios en la “contabilidad gruesa” a causa de la falta de la documentación pertinente.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...