edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
15/05/2019
Conflicto comercial y probablemente bélico

Las bolsas se ponen en guardia y comienzan a descontar una larga etapa de inestabilidad 

El escenario sugiere un cambio de expectativas, lleva a elevar los riesgos, modificar los plazos y el destino del dinero en busca de caladeros más estables, alejados del mercado bursátil
Juan José González
Los inversores no parecen interpretar la escalada de la guerra comercial que enfrenta a EE UU con China, como un hecho grave cuya trascendencia va a afectar de inmediato a las expectativas de ganancias. Al menos, esta es la sensación que transmite la actividad de compra venta de valores en los mercados bursátiles de Occidente, lo cual es indicativo de que a pesar de la tensión existente los inversores no desean que la sangre llegue al río. Entre la jornada relativamente pacífica que exhibió la Bolsa este martes y el inicio del año deben destacarse dos momentos: el primero, el más relevante es que en los primeros cuatro meses del año los inversores le han ganado al mercado un 12,2%, rendimiento interesante dado el numeroso conjunto de acontecimientos que se esperan a lo largo del año, y el segundo que los temores a un recrudecimiento de la guerra comercial entre los dos colosos, ha provocado que muchos inversores optaran por la búsqueda de refugios más seguros, sacando el dinero de la Bolsa para llevársela temporalmente a la renta fija, un movimiento que en lo que va de mayo se ha cobrado un 5% de las ganancias anteriores. En todo caso, sorprende que las bolsas occidentales, y entre ellas la española, no hayan leído ya en clave de alarma los daños que a medio y largo plazo impactarán en las economías occidentales.
El conflicto comercial entre los dos colosos económicos mundiales reúne ya casi todos los elementos que se precisa para asegurar que su duración y efectos se producirán en el medio y largo plazo, y que dejarán notar en el consumo, la demanda, exportación, empleo e inflación. El mundo del dinero caliente, habitualmente el que se mueve en el mercado valores, puede ser el que mejor haya comprendido que el mercado sube de temperatura con estos episodios y tiende a reaccionar con una salida de dinero en busca de refugios alejados de los vaivenes bursátiles.

Es la actitud que han adoptado en estas dos primeras semanas de mayo los inversores que han entendido que la situación empeoraba y que un posible acuerdo de `paz comercial´ entre EE UU y China, se daba por perdido en el corto plazo. En principio, el pulso comercial entre los dos colosos, parecía tener una intensidad limitada a su fuerza y en un ámbito temporal también limitado hasta alcanzar un acuerdo. Los expertos en política internacional interpretaban que se trataba de una primera postura de fuerza del presidente norteamericano para, a continuación, alcanzar el acuerdo con el chino.

Este análisis parece no haber coincidido con el resultado final, puesto que el endurecimiento de la posición del americano ha conducido a una escalada del conflicto, en parte inesperada ya que los mercados interpretaban que los movimientos y declaraciones de Donald Trump eran "exhibicionismo gestual", estrategia previa a una negociación. Pero ahora los hechos están creando una nueva sensación, que para los inversores no es la más deseada, a partir de la decisión norteamericana de aplicar aranceles a los productos chinos, y el recíproco hacia los norteamericanos, han echado por tierra las previsiones de los expertos bursátiles que confiaban en le corto plazo del pulso.

Ahora, sin embargo, se espera una temporada de turbulencias, más inestabilidad en las cotizaciones y un aumento de los riesgos propios de un conflicto comercial. No es un escenario nuevo, cuenta con varios antecedentes históricos y también se conocen los efectos sobre los mercados, en particular sobre el de valores. Por eso no debe extrañar que la retirada, por el momento razonable, del dinero hacia caladeros más estables y con menor riesgo. Y no debe extrañar porque el escenario se ha complicado con la intensificación de un nuevo frente de conflicto.

Nuevo frente `de guerra´ por el que EE UU aumenta la presión contra Irán, un escenario de mayor amplitud que desborda el pulso comercial con China por cuanto abre la posibilidad de un enfrentamiento armado en Oriente Medio, en el escenario que contribuye a la formación del precio del petróleo. Con el abastecimiento de petróleo en riesgo y la subida esperada de su precio, es fácil deducir que la inestabilidad bursátil pase a convertirse en crónica para lo que resta de ejercicio. Habría que pensar que si el pulso arancelario con China, como el conflicto con Irán, interesan a la reelección del presidente norteamericano para darle mayor impulso a su economía, la inestabilidad será la tónica dominante en los próximos meses, incluso, algo más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...