edición: 2611 , Viernes, 7 diciembre 2018
16/11/2018

Las brutales oscilaciones de precios en el mercado del gas evocan la quiebra de Amaranth y suscitan incertidumbre

Una semana de tensión en los contratos provoca una avalancha especuladora en el NYMEX
Carlos Schwartz
“El mercado de futuros del gas siempre ha sido una encrucijada de la especulación pero esta semana subió un 18% el miércoles fijando un precio superior a los 4,8 dólares por millón de BTU para caer un 14,4% la víspera en torno a los 3,90 dólares por millón de BTU y desatando una ola especulativa que dio entrada a los inversores de a pie para jugar contra el precio del combustible”, de acuerdo con una fuente de una gran empresa petrolera con intereses en el gas natural. El NYMEX es el gran mercado de futuros para materias primas operado por CME Group de Chicago. Las explicaciones iniciales para la escalada repentina de los precios fue un pronóstico de invierno duro este año en Estados Unidos. Sin embargo, desde que el gas obtenido por la explotación no convencional en las cuencas estadounidenses tiró abajo los precios en ese país, el deporte favorito de los especuladores ha sido apostar en contra del gas porque se daba por descontado que la abundante oferta mantendría los precios sofocados, sobre todo en ese mercado. De tal suerte que la suposición de que el salto en los precios haya sido obra del hombre del tiempo parece poco seria. Algunos analistas un poco más ingeniosos han pensado en otra posibilidad, más acorde con la naturaleza altamente especulativa de este mercado. 
Un número abundante de los fondos de inversión en materias primas mantenía posiciones largas en el petróleo y cortas en el gas apostando a que el crudo seguiría su carrera ascendente mientras que el gas se mantendría a la baja. De acuerdo con esta hipótesis la fuerte liquidación de contratos en el crudo tras la acelerada caída del precio del barril se transformó en una toma de posiciones en el gas. 

El ropaje racional de este movimiento ha sido la suma de los pronósticos del tiempo, una supuesta escasez de reservas de gas natural en Estados Unidos, y mucha desesperación por las pérdidas acumuladas en el crudo. Eso por sobre todo. “La simple liquidación masiva de posiciones sin necesidad de que se crucen al otro mercado puede haber desatado una escalada violenta del precio de los contratos del gas”, añadió la fuente consultada. El efecto duró poco, y la corrección del jueves se aceleró porque el Gobierno estadounidense difundió un informe semanal que reflejó un aumento de las reservas de gas de 39.000 millones de pies cúbicos en los depósitos subterráneos, un volumen por encima de las expectativas de los analistas.

Mientras tanto, la sensación esta semana de que había fondos de alto riesgo que se habían pegado un golpe muy fuerte no se evaporaba de los corrillos con facilidad. Está aun fresco el recuerdo de la quiebra por 6.000 millones de dólares del fondo dedicado al sector de la energía Amaranth en 2006. Poco antes de su quiebra el fondo llegó a controlar un 40% de los contratos de gas natural para el invierno con una exposición sin precedentes a la volatilidad de esta materia prima. 

La Comisión del Mercado de Futuros acusó a Amaranth y a su operador Brian Hunter por manipular los precios del mercado en dos oportunidades antes de la quiebra del fondo. El pleito se zanjó con una multa de 7,5 millones de dólares. El frenesí del mercado alcanzó tal dimensión esta semana que un instrumento financiero negociado en bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) que permite a los inversores particulares apostar apalancados en contra de los precios del gas, se negocio más que el ETF más activo del mercado sobre acciones en las bolsas estadounidenses. 
Para capear el temporal y no tener que suspender contratos el CME Group tomó la decisión de ampliar las bandas de fluctuación de los precios de algunos de los contratos de futuros en el NYMEX. El mercado desde luego se mantendrá tenso a pesar de estas intervenciones porque aún cuando el gas en los depósitos aumentó la semana pasada más de los previsto, las reservas están en niveles mínimos desde el punto de vista histórico lo cual tenderá a alimentar la especulación cada vez que se hable de una ola de frío, que hasta puede que acabe siendo cierta. El registro histórico del mercado del gas muestra que está sujeto a cambios radicales de precios, es decir a una alta volatilidad. La explotación del gas no convencional aportó calma al mercado de esta materia prima, creando un clima de precios estables con tendencia a la baja aprovechado para especular en contra del precio de los contratos.

El volumen de contratos para el punto de carga Henry Hub se disparó a una cifra récord el miércoles, cuatro veces por encima de los volúmenes habituales, que habían regresado a su nivel normal la víspera con 340.000. Pero los operadores no ocultan su sorpresa por estas fuertes oscilaciones del mercado porque son características de que el mismo camina por el borde de la cornisa. Los inversores en dos instrumentos destinados a este mercado, pueden salir lastimados del acontecimiento del año. 

El Daily 3X Inverse Natural Gas ETN que replica en sentido opuesto al del mercado los movimientos del día en una multiplicación de 3 veces y se lo conoce por sus siglas de DGAZ tenía un saldo de 500 millones de dólares a comienzos de mes. El otro es su pariente cercano UGAZ, cuyo objetivo es ponerse largo en una materia prima. Pero ambos instrumentos sólo pueden soportar un movimiento del mercado por debajo del 33% en cualquiera de las dos direcciones posibles, una oscilación por encima del 33% haría estallar a uno de los dos. En cualquier caso, las oscilaciones exageradas en los mercados producen héroes y villanos, ganadores y perdedores. Todavía no está dicha la última palabra.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...