edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
29/01/2018

Las cifras de las fusiones y adquisiciones sugieren que 2018 mantendrá un fuerte ritmo de operaciones

Las empresas admiten niveles de precios que despiertan preocupación a pesar de las benignas condiciones
Carlos Schwartz
Enero se cierra esta semana y la sorpresa ha sido la intensa actividad en materia de fusiones y adquisiciones a escala global. De acuerdo con las cifras de Dealogic la suma del sector será en enero de 273.000 millones de euros lo que supone una cifra para un mes de enero que no se ha vuelto a alcanzar tras la burbuja de las denominadas dot.com en el año 2000. Este es por tanto el primer mes del año más activo desde el comienzo del siglo y el registro se ha convertido en motivo de controversia entre los analistas del sector. De forma genérica los entusiastas definen el escenario como resultado de la mayor confianza empresarial tras la reforma fiscal estadounidense, la mayor fortaleza de la economía internacional, y las cotizaciones en los mercados de valores en particular el estadounidense. Pero la ola de fusiones y adquisiciones no se desarrolla sólo dentro de Estados Unidos. Es probable que allí la posibilidad de repatriar beneficios retenidos en el exterior a un tipo fiscal excepcional del 15% por una única vez juegue un papel importante en la ola de adquisiciones. Pero no explica el auge en Europa y el resto del mundo. “Esto parece ser el resultado indirecto de las políticas monetarias expansionistas que han reducido a tasas negativas el coste de la financiación. Nunca en la historia reciente hubo condiciones de financiación tan excepcionales y la creciente demanda nacional e internacional ha creado expectativas de crecimiento continuado en los mercados internacionales. La reforma fiscal estadounidense puede que haya servido para que los niveles de precios se disparen porque la liquidez ha crecido de forma repentina por la menor presión impositiva… pero hay que tener en cuenta que los beneficios de las empresas vienen creciendo de forma continuada en los últimos tres años”, señala un analista de un banco de negocios. 
En España los excedentes empresariales atraviesan por una situación excepcional y de acuerdo con los datos del INE, Banco de España y analistas  privados en 2017 se habrá alcanzado la cifra de 30.000 millones de euros en excedentes empresariales por tercer año consecutivo.

Entre las operaciones más sonadas de este mes está la adquisición de la empresa de energía Grupo Scana por Dominion Energy en 14.600 millones de dólares, la compra por el laboratorio francés Sanofi de la empresa de biotecnología Bioverativ en 11.400 millones de dólares y la compra del destilador del tequila Patrón por parte de la multinacional Bacardi por 5.100 millones de dólares. Las adquisiciones y fusiones registradas en enero han sido el resultado de un proceso de meses pero la reforma fiscal estadounidense ha empujado a que los precios más resistidos se encajen por la situación excepcional creada. 

En Reino Unido el vehículo de inversión cotizado en bolsa Melrose ha cerrado la compra de la empresa del sector de ingeniería aeroespacial y del automóvil GKN en una oferta hostil por importe de 7.400 millones de libras. La empresa de información empresarial y eventos Informa acordó la compra de su competidor UBM en 4.300 millones de libras. Para Credit Suisse el factor de fondo que impulsa las adquisiciones es el afán de los corporaciones por impulsar el crecimiento y las decisiones fiscales estadounidenses han clarificado el escenario para las multinacionales estadounidenses algo que deberá reflejarse en Europa también. 

El reordenamiento de los mercados alimentó el año pasado operaciones como la adquisición de la marca Opel por Peugeot Citroen en una operación de consolidación que ya está mostrando los efectos secundarios de una concentración de esta envergadura: presión bajista sobre los nuevos convenios y amenazas de cierre de plantas de producción. Pero no todo es alegría en la viña del señor y algunos analistas comienzan a señalar que el curso que está tomando el precio de los activos “puede no ser sostenible”.

Un ejemplo interesante en este sentido es el sector de la industria farmacéutica que está anegada de tesorería. En la reunión anual de la industria en San Francisco patrocinada por JPMorgan Chase los debates han sido intensos y la sensación general de los asistentes es que 2018 será un año récord en materia de fusiones y adquisiciones para este sector. De acuerdo con algunos de los asistentes a la conferencia no se registraba un clima de optimismo como el de esta edición del evento desde antes de 2008. Es cierto que parte del optimismo estuvo relacionado con el efecto en el beneficio retenido de la reducción de los tipos fiscales estadounidenses al 21% y del 15% para la repatriación, pero aun así los analistas del sector comienzan a preguntarse por la sostenibilidad de los precios. Este mes la biotecnológica Celgene ha cerrado la adquisición en 9.000 millones de dólares de la empresa de biotecnología para terapias celulares Juno.

Esta adquisición formó parte de los 30.000 millones de dólares en adquisiciones del sector farmacéutico en enero, lo que supone el arranque más fuerte desde 2007 para este sector. Pero es la intensidad del arranque lo que ha llevado a algunos analistas a cuestionarse la exuberancia de los precios que se han registrado. Los ejecutivos de las grandes del sector en particular se resienten de los muy altos precios exigidos y ocasionalmente pagados para adquirir empresas de biotecnología que no tienen aun ningún medicamento desarrollado y están de momento exclusivamente en fase de investigación de productos. Este factor está frustrando algunas de las operaciones que de otra forma ya hubieran cristalizado. 

Que esta es una situación real del mercado lo pone de relieve una estadística de Dealogic que demuestra que la prima pagada en las adquisiciones de empresas en el sector farmacéutico ha sido del 81% comparado con una prima del  42% pagado de media en el resto de los sectores. Amgen es la biotecnológica más grande de Estados Unidos y ha repatriado 39.000 millones de dólares en beneficios retenidos en el exterior. Sin embargo su consejero delegado Robert Bradway se muestra conservador y alerta en contra de gastar el dinero en operaciones caras. Los analistas señalan que los fondos de inversión en capital privado están cerrando adquisiciones a precios muy altos que distorsionan el mercado, y que los otros laboratorios no pagarían. Este es el motivo de la cautela de Bradway. Y es la probable explicación para que los precios se hayan encarrilado en niveles que las grandes industrias del sector consideran insostenibles.

Mientras tanto, el instrumento típico de financiación de estas operaciones muy apalancadas de los fondos especialistas en capital privado, los bonos de corporaciones, se ha emitido en enero en los mercados financieros por importe de 270.000 millones de dólares lo que supone un 12% menos que en igual mes el año pasado. Pero los analistas del mercado de bonos corporativos advierten de que está por llegar al mercado una ola de bonos resultado de las adquisiciones cerradas a finales de 2017. La caída es sólo un fenómeno circunstancial. El mercado lo que pone de relieve es que el precio de los activos se ha disparado de forma descontrolada y en este factor tiene no poco peso la política de expansión monetaria de los bancos centrales a escala global.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...