edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
17/05/2018

Las crisis no siempre avisan

El cuadro médico recoge un estado anémico general, con decaimiento y constantes vitales debilitadas y a la baja. El diagnóstico no ofrece dudas: el enfermo necesita asistencia especializada y de forma inmediata. Podría ser el vecino italiano u otro, da igual; que no sea urgente no indica que no sea preocupante o no haya que tener cuidado. Prevención es la palabra adecuada, una situación en la que no hay que dejar de lado el cuidado personal, no vaya a ser que no se trate de un estado de ánimo, sino, y esto sería lo peor, de un virus infeccioso. En cualquier caso, se impone la prudencia como medicina preventiva.
 
Pero no es un virus, ¡es la economía, estúpido! la que según cifras y pareceres diversos viene ofreciendo, por barrios, síntomas de cansancio y quizá de anemia. Hay dudas sobre si estamos ante un frenazo de la recuperación, una parada técnica o una gripe puntual, de primavera. Casi todas las crisis avisan, casi, aunque todo es relativo: Zapatero no la vio, la negaba. Y la tenía encima, dentro. Llegan en relativo silencio, aparcan y luego atacan. Pues bien, si la mecánica de su actuación es así, todavía y aquí, seguimos creciendo, con menos viento en popa, pero viento.
 
Como lo cortés no quita lo valiente habrá que analizar el estado de las cosas, la coyuntura, el pueblo, la calle, los medios... Y es entonces cuando se percibe un olor distinto, un ambiente diferente. No huele a crisis pero hablan del petróleo, que en verano se puede tirar al monte. De los precios de la electricidad que, junto a los de la gasolina, nos dará más inflación. Y de las pensiones y su sangría todavía sin remedio. No son malas noticias, sólo percepciones, dudas e incertidumbres, la antesala de una crisis.
 
Surgen las dudas sobre si nuestros gobernantes están en ello, en el trabajo para dar respuestas o, por el contrario, están centrados sólo en la política, las cuestiones territoriales, los sumarios, el poder judicial, frentes jurídicos de aquí y de allá. Se supone que el Gobierno gobierna en todo y para todos, y que, por tanto, no debe abandonar los precios de la energía ni el desempleo, las necesidades cotidianas de las familias. En suma, no sólo gestión política, la única que parece ocupar al Gobierno, sino también gestión económica que evite que otra crisis -u otra vez la crisis- se presente por sorpresa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...