edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
10/09/2019
banca 
Los bancos esperan alguna medida favorable

Las cuentas de resultados de la banca del semestre, en manos de las decisiones del BCE

Rebajar el coste de la facilidad de depósito aliviará las cuentas bancarias siempre y cuando se anime el crédito y la economía logre evitar la recesión
Juan José González
El paso del tiempo está demostrando que las medidas de carácter monetario que viene adoptando el Banco Central Europeo no son beneficiosas para el sector bancario, sino todo lo contrario, resultan nocivas para las cuentas de resultados de las entidades de crédito de la Eurozona. Puede que este sea el precio que deben pagar al banquero central por asegurar la solvencia del sector, la cual, sin la actuación del banco estaría en cuestión. Así se viene produciendo en los últimos meses, tiempos duros para un sector que tiene que lidiar con tipos oficiales por debajo de cero y con la perspectiva (se verá esta misma semana) de un empeoramiento de los mismos, esto es, una nueva reducción o bajada del tipo oficial hacia niveles del -0,10%, o incluso, de un cuarto punto negativo. Lo cual no significa que el BCE no esté preocupado por la evolución de la situación del sector financiero, dado que tan importante es preservar su solvencia como asegurar la posibilidad de mejorar las cuentas de resultados. Unas cuentas que ahora mismo están pendientes de la dirección de las medidas que decidan los responsables del banco central y la muy probable adopción de nuevos estímulos monetarios. Se da por hecho que habrá más compras de bonos como también se confía en que el BCE confirme una ayuda al sector financiero que reduzca el precio que paga la banca por mantener el dinero aparcado en su caja central.
Aseguran los observadores económicos que aunque el banquero central europeo haya agotado algunos instrumentos básicos y elementales de política monetaria orientados al control de la estabilidad financiera de la Eurozona, todavía le quedan armas de envergadura suficiente como para resolver los problemas que se presenten en el futuro. Que no son otros que relanzar la economía europea que, a su vez, pasa por medidas que impulsen la inflación, en mínimos, por debajo del objetivo del 2% y que tiene toda la apariencia de una nueva revisión a la baja en breve.

Así las cosas, con la autoridad monetaria central implicada en un nuevo paquete de medidas que deben mostrar su eficacia en el corto y medio plazo, el escenario que se contempla desde (y para) el sector bancario es más preocupante, si cabe, que el actual, vigente. Con tipos bajos, el oficial por debajo de cero, la banca europea parece obligada a revisar la trayectoria de los bancos japoneses o suizos, por citar dos ejemplos de tipos bajos.

En principio, las medidas de política monetaria europeas continúan mirando en la misma dirección: tipos bajos y expectativas de nuevas bajadas para reactivar la economía. Cosa distinta es, o será, que sean eficaces. Y el tiempo parece indicar que los tipos bajos no relanzan las economías y que la inflación, al contrario de lo previsto y planeado, sigue a la baja. 

Porque sobre el papel se había pensado, por parte del banquero central, que el mantenimiento por largo tiempo de las medidas en cuestión facilitarían las cosas a los empresarios y a los consumidores al entender que los tipos bajos les aportarían mayor confianza y seguridad. Y sin embargo, tanto una como otra no se han reflejado en una mejora de la economía como tampoco se han recuperado las cuentas de resultados de las entidades financieras, que ahora dependen de las decisiones de la autoridad monetaria.

Las esperanzas del sector bancario pasan ahora por confirmar que el BCE entiende que de la misma forma que es necesario relanzar la economía europea, es igualmente urgente reconocer las dificultades del sector para sacar adelante las cuentas anuales. Y en este sentido, se espera como agua de mayo (o de septiembre) una reducción de los costes de la facilidad de depósito, el coste que corresponde al mantenimiento del dinero en la caja del BCE por el que el sector paga el 0,4%. Una rebaja del mismo, bien en conjunto, bien por tramos, ayudaría a la banca a mejorar sus cuentas de resultados, a salvar el ejercicio en estos cuatro meses que restan para el cierre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...