edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
01/06/2018
banca 
La banca tiene el marco legal en contra

Las cuentas de Santander, BBVA, UBS o BNP sentirán los arañazos de las tecnológicas

Las grandes plataformas son más rápidas, tiran precios y captan depósitos y -como Alibaba- hasta dominan en pagos
Juan José González
El sector bancario en su conjunto, sin excepciones, sube el tono de su llamamiento a los reguladores ante la evidencia de que la competencia de las grandes compañías tecnológicas ya se está sintiendo como arañazos en las cuentas de resultados. Incluso una de las cinco mayores entidades bancarias de Europa ha llegado a cuantificar que el daño ocasionado por la creciente competencia de los gigantes tecnológicos en el campo de los servicios financieros ha supuesto una caída de sus resultados trimestrales (el último trimestre de 2017) del 3%. Alza la voz el sector para ser escuchado en la Unión Europea donde el regulador sigue sopesando la idea de esperar a que pase el tiempo para comprobar, a partir del conocimiento y la práctica de las tecnológicas, cómo afectan las nuevas experiencias a las transacciones financieras y a la marcha de determinados productos financieros. La reacción bancaria se puede contar por numerosas intervenciones públicas de los representantes de las entidades, en particular de sus presidentes y Ceo´s. Son reacciones seguidas en el tiempo pero descoordinadas, si bien, todos coinciden en identificar al mismo enemigo e idénticos `delitos´. La reacción más reciente corresponde al presidente de UBS a propósito del nuevo marco legal sobre el tratamiento de datos de la clientela, apuntando el banquero que las tecnológicas parecen estar más atentas a los cambios de la sociedad y que por ello están sabiendo aprovechar mejor la información. Que las autoridades europeas conocen el problema que afecta al sector bancario no quiere decir que ya cuente con una estrategia de actuación al respecto, lo cual asusta y alarma a las entidades bancarias en tanto que la amenaza a las cuentas de resultados, ya es cuantificable.
Siguen siendo la pesadilla de los banqueros europeos, las tecnológicas estadounidenses, las Amazon, Google, Apple, Microsoft y Facebook que no cesan de alcanzar metas en su carrera por ofrecer a la clientela de todos los servicios tradicionales bancarios, cobros y pagos, transferencias y demás, y otros servicios financieros típicos de la banca. Por si no fuera ya bastante con los cinco magníficos de la tecnología, procedente de Asia ha llegado un barco cargado con más tecnólogos competidores, grandes grupos chinos como Alibaba y Tencent.

Éramos pocos con los norteamericanos y llegaron los asiáticos para competir, restar clientela y operaciones a los bancos tradicionales en algunos negocios como la transferencia de fondos o los pagos minoristas. Lo que inicialmente se presentaba como un riesgo secundario, pasó a convertirse en amenaza real y hoy es, a tenor de las reacciones y preocupaciones de los más grandes bancos, una amenaza letal. La primera reacción de los grupos financieros ha sido la de reconocer el retraso tecnológico en su industria, en el negocio bancario, una situación a la que se ha llegado por la ausencia de inversiones suficientes o proporcionadas con la demanda de nuevos servicios financieros.

Pero ahora el sector bancario está disparado en su actividad para contrarrestar el avance imparable de los gigantes tecnológicos. Se intenta frenar el impulso de estos grupos por la vía de las alianzas entre tecnológicas y bancos. Sin embargo, los tecnológicos no se quedan atrás y no pierden ni un minuto. Es el caso de Amazon, ya implicado en jornadas de trabajo intensivo con algunas entidades como JPMorgan con la que esperan presentar en los próximos meses productos financieros con ventajas para los usuarios como la gratuidad de algunas operaciones habituales. 

Nuevas cuentas corrientes sin costes que amenazan a la banca comercial y que sólo pueden mantener compañías como Amazon o incluso financieras como Saxo Bank. Que el 93% de la banca internacional (según un estudio de Capgemini) se encuentre en conversaciones con las grandes tecnológicas del mundo no se está reflejando, sin embargo, en una caída de costes de los productos para los clientes y usuarios, un aspecto que, en opinión del responsable de tecnología de una entidad bancaria española se encuentra más en el tejado de los reguladores que en el de las entidades bancarias comerciales.

En todo caso, bancos y plataformas tecnológicas parecen mantener un pulso que por el momento se decanta del lado de las tecnológicas. Por varios motivos. Primero porque son organizaciones con estructuradas más ligeras que les permiten maniobrar y trabajar con mayor rapidez y moverse con más flexibilidad. Segundo porque pueden competir con menores costes y tercero porque cuentan en la actualidad con una ventaja sobre el sector bancario: disponen de un marco legal ideal que les permite avanzar en la oferta de servicios a los clientes. Clientes de las plataformas tecnológicas que ya alcanzan relevantes cuotas de mercado, como Alibaba en el mercado asiático en el segmento de los pagos minoristas. Amazon, Facebook y Google ya están arañando con fuerza las cuentas de los grandes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...