edición: 2409 , Lunes, 19 febrero 2018
14/02/2018
Lección aprendida de la crisis

Las economías familiares regresan al endeudamiento hipotecario pero con mayor cautela

Más saneadas, con mayor experiencia y dispuestas a no repetir errores las economías domésticas afrontan el mercado de la vivienda, conscientes de una nueva etapa de tipos al alza
Juan José González
La compraventa de viviendas acaba de certificar el cuarto año en positivo, con cerca del 15% en el pasado ejercicio y casi medio millón de operaciones, lo que la sitúa como la mejor cifra registrada desde el inicio de la gran crisis en 2008. Coincide la recuperación del mercado inmobiliario con la también recuperación de las economías familiares, las que no perdieron la oportunidad de recuperarse también de sus finanzas con una reducción de las deudas. Y en este sentido, la compraventa de viviendas puede ser el mejor ejemplo para ilustrar hasta qué punto se ha aplicado la economía doméstica en el saneamiento de las finanzas, tal y como muestran las cifras de reducción de la deuda viva, del orden del 3% en el último ejercicio. Descenso de las deudas que parecen estar compensados con otros aumentos, pues, aunque el descenso de los saldos de las deudas se hayan producido a través de un aumento notable de las amortizaciones, el crédito privado con destino al consumo se ha visto reforzado, con un avance anual -2017- que ha superado el 4%. Se puede afirmar que la recuperación económica se ha reflejado en una bajada generalizada de la deuda familiar que, incluso, ha penetrado el suelo de la que se registraba en el año 2008 de inicio de la crisis. De esta forma, se puede afirmar que las economías familiares llegan a 2018 en condiciones de mejorar los niveles de demanda de crédito para la adquisición de viviendas, mayor nivel de compra que, también en el lado del consumo, está llamado a contribuir de forma notable en el crecimiento previsto de la economía española en los próximos años. Otro asunto diferente es en qué medida podrán las familias mantener su crédito en el nuevo escenario que se prevé de subida de tipos de interés.
Parecería que la actividad en la compraventa de viviendas, que se mantiene en el inicio del año, según avanzan ya algunas cifras de enero, no sería el más adecuado si se tiene en cuenta el nivel de saneamiento registrado en las economías familiares en los últimos cuatro años, es decir, que la reducción de las deudas domésticas han sido muy superiores al aumento, al tirón o despegue, experimentado por el mercado inmobiliario. 

Aunque según apuntan las cifras todo indica que se ha impuesto la prudencia como reacción ante un escenario que, como se está demostrando en los últimos días, se caracteriza por la inestabilidad de los mercados, inseguridad que se traslada a los consumidores a gran velocidad.

Porque si la reducción de las deudas domésticas registrada en estos últimos años, se debe en gran parte al escenario de tipos bajos en el hipotecario, de la misma forma ha entendido la economía familiar el escenario inverso, algo que ya viene comprobando desde hace algunos meses, y que en términos de financiación supone un aumento ligero, pero aumento, de los tipos de interés. Y en esta atmósfera claramente alcista, puesto que la financiación hipotecaria es de largo plazo, es en la que se están tomando decisiones más conservadoras de endeudamiento.

Por el momento, las cifras de aumento del mercado hipotecario, cuyas compraventas repuntaron en el conjunto de España en diciembre pasado cerca de un 10%, siguen mostrando el buen ritmo y confianza en los últimos ocho meses y de forma consecutiva, sin altibajos que podrían ser interpretados como momentos de inseguridad. Para reforzar la idea de recuperación del sector, la venta de vivienda nueva en el pasado ejercicio, un 11%, es el mayor incremento registrado por el INE desde que comenzó la serie en el año 2007.

Las cifras del inmobiliario parecen reflejar una nueva imagen, más prudente y cauta de las familias de cara al endeudamiento, más atentas a los costes de la financiación hipotecaria, tanto o más que al estado de las rentas, un horizonte que se resiste a ser despejado si bien, todo indica que estas serán revisadas al alza para el presente y próximos ejercicios. Contando con la mejora salarial, con las economías domésticas saneadas en estos últimos cuatro años y con la previsible y lenta subida del precio del dinero en el futuro no muy lejano, las familias dan por clausurada la crisis y por consolidada su situación financiera. Listas para la inversión, para un nuevo aumento de sus deudas, como también más escarmentadas y aprendidas las lecciones de la crisis inmobiliaria.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...