edición: 3050 , Lunes, 21 septiembre 2020
17/09/2020

La SEC y Justicia investigan al cuestionado fabricante de camiones eléctricos Nikola en EE UU

La denuncia contra la empresa hecha por un fondo con posiciones cortas abre un debate en el sector
Carlos Schwartz
En días consecutivos esta semana la comisión de valores y bolsas estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) y la Secretaria de Justicia del país confirmaron que habían abierto investigaciones sobre las alegaciones de un fondo de inversión especialista en tomar posiciones vendedoras en el mercado de futuro para acciones sobre el fabricante de camiones propulsados por motores eléctricos y de células de combustible Nikola. Las acciones de la empresa se apreciaron un 40% desde que salió al mercado de valores en junio este año, en particular tras anunciar que había alcanzado un acuerdo con General Motors por el cual el gigante de la industria del automóvil sería proveedor de baterías eléctricas y fabricante del camión ligero de la empresa, Badger, a cambio de un 11% en el capital de la startup. El fundador de Nikola, Trevor Milton, que al aparecer un informe adverso de 67 páginas sobre su empresa firmado por el fondo Hindenburg Research dijo que respondería a las acusaciones en unas horas, comunicó esta semana por Twitter que siguiendo las instrucciones de su consejo de administración relegaba las respuestas a las iniciativas que adopte al respecto su empresa. Mientras tanto de acuerdo con datos de mercado Milton ha aprovechado la caída de un 20% en el valor de las acciones para subir su participación hasta en torno al 25% del capital de Nikola.
El motivo central en las acusaciones de Hindenburg Research es que la empresa ha exagerado la capacidad tecnológica de la empresa y la propiedad de tecnologías capaces de hacer realidad sus promesas de camiones con emisiones cero. La empresa admitió que un video promocional de 2018 que hacía suponer que un vehículo construido por la empresa se desplazaba por una camino autopropulsado era un efecto logrado mediante el desplazamiento en una superficie inclinada,  pero que el video en ningún lugar dice que el camión esté autopropulsado y que solo lo muestra en movimiento. Un argumento que suena a excusa ramplona destinada a protegerse judicialmente. Las investigaciones en curso pueden acabar sin acusaciones formales de ningún tipo y mientras tanto GM afirma que sigue apostando por el proyecto de Nikola.

El plan de negocio de Nikola es el leasing a grandes corporaciones de camiones propulsados por baterías eléctricas pero sobre todo por células de combustible, que es una tecnología que se basa en la utilización de hidrógeno y agua como combustibles. También la producción de un camión ligero, tipo pick-up, denominado Badger. El modelo de negocio incluye una extensa red de abastecimiento de combustible para las células a escala nacional en Estados Unidos, lo cual supone un negocio añadido, si es que los camiones llegan a desarrollarse en el futuro. Nikola firmó un contrato con la cervecera Anheuser-Busch InBev para suministrarle 800 camiones y estaba previsto que el primer prototipo en entregaría más adelante este año. 
Ahora la empresa dice que esa entrega recién se hará a finales de 2021 y que el plan completo de entrega se desarrollará en 2023. Las grandes empresas del sector de la distribución como Amazon y UPS están interesadas en camiones sin emisiones y han adoptado compromisos corporativos con fabricantes de elementos de movilidad sostenible. En agosto la empresa dijo que había recibido una orden por 800 camiones de una gran empresa dedicada a la recogida de basuras. El mercado existe en potencia, otra cosa es que haya productos para satisfacer esa demanda. Nikola despertó el interés de los inversores en junio cuando comenzó a cotizar en bolsa, aunque la forma de irrumpir en el mercado, ahora más clara, explica algunos acontecimientos posteriores. 

La salida se hizo mediante una empresa de las denominadas 'cheque en blanco'. Estas son autorizadas por la SEC a registrarse en el mercado de valores para luego hacer una adquisición y cotizarla o lanzar una startup. En el caso de Nikola el vehículo para esta operación fue un cascarón vacío denominado Vector IQ Acquisition Corp gestionada por un ex alto ejecutivo de General Motors, Steve Girsky. Este vehículo estaba preparado para hacer una adquisición en el sector de la automoción sostenible y como se puede suponer los planes de Girsky no serían seguramente ajenos a la posibilidad de llegar a un acuerdo con GM en el futuro, cosa que ha ocurrido finalmente este año con un fuerte éxito en Bolsa.

La euforia inicial por las acciones de Nikola, que las llevó a una capitalización más grande que la de Ford en determinado momento, se explica en parte por la fiebre de Tesla. Esta última tiene una posición consolidada en el mercado aunque sea en el fondo aun un negocio de expectativas y no de realidades, aun cuando sea capaz de producir coches y haber logrado por primera vez desde su fundación un trimestre con beneficios este año tras obtener 16 millones de dólares. Sin embargo, tuvo flujos de caja negativos por importe de 895 millones de dólares en el mismo trimestre lo que contradice sus afirmaciones de que este año tendría flujos de caja positivos. Un accionista relevante de Nikola declaró esta semana al Financial Times que lo que pasa es que el plan de negocio de esa empresa “no se entiende”. 

De acuerdo con Jeff Uben creador del fondo activista ValueAct el objetivo de Nikola es vender hidrógeno, no camiones. Una referencia a la idea de montar la red de suministro de combustible para los camiones. Uben que es miembro del consejo de Nikola, dejó ValueAct este año llevándose consigo un fondo dedicado al medio ambiente. Este tiene una inversión en Nikola aunque vendió en agosto más de la mitad de su participación del 12% reteniendo el 5% en su cartera. Mientras tanto el acuerdo entre el fabricante de camiones y GM sigue firme, y finalmente es esta última la que los fabricará. El fondo Hindenburg Research no se ha metido con GM en la medida que ésta lo único que tiene de momento son contratos para vender baterías de su producción y para fabricar en sus plantas el Badger, de momento un cuestionado prototipo. GM hará ambas cosas cuando llegue el momento a cambio de una participación del 11% en Nikola. Se verá.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...