edición: 2978 , Lunes, 1 junio 2020
20/01/2020
Afecta a casi el 80% de las familias

Las expectativas de un cambio fiscal provocan el parón del sector inmobiliario

La incertidumbre se ha instalado en la vivienda, tanto en la compra como en el alquiler, se ha frenado la construcción, han caído los precios y con estos el descenso en la formalización de hipotecas y el parón en la creación de empleo
Juan José González
Los precios de los pisos, según los últimos datos de diciembre, han caído un 2,5% y terminan el año en una clara posición de freno en el sector inmobiliario. El año había comenzado bien y se auguraba una fase de recuperación a lo largo del ejercicio que parece haber defraudado a los mejores analistas y rebatido las predicciones de algunos organismos oficiales que como el Banco de España esperaban un mejor comportamiento del sector para el ejercicio recientemente finalizado. No ha sido así y el año, a pesar de haber recuperado el sector inmobiliario el tono en alguna de sus facetas, ha certificado el frenazo general que muestran otros sectores de la actividad económica. Tampoco se puede decir que haya sido un ejercicio para olvidar puesto que se han producido algunos avances. Es el caso de la construcción de viviendas, donde, a falta del cierre definitivo del ministerio de Fomento se puede adelantar que el año pasado ha marcado un récord al superar las 100.000 viviendas construidas, récord en tanto que representa la cifra más alta en construcción de los últimos diez años. Una cifra que puede estar muy cerca de las necesidades del mercado inmobiliario español si se tiene en cuenta que coincide, cinco mil y siete mil viviendas arriba o abajo, con la demanda anual de nueva vivienda del mercado español.
Se puede atribuir a la incertidumbre política de los últimos meses una cierta inestabilidad en el comportamiento de las compras y las ventas, de la oferta y la demanda en este sector, lo cual sería (y es) cierto en parte. Aunque habría que tener en cuenta otros factores que han influido en ese comportamiento. Si el sector se ha frenado en relación a la construcción de viviendas es por la caída de los precios experimentada en los últimos meses, en especial, desde el mes de agosto en adelante, cuando se agudizan las incertidumbres sobre la posibilidad de nueva convocatoria de elecciones generales.

Y tampoco es la única razón que ha jugado en contra de la oferta de vivienda nueva ni de la caída de los precios, sino que además, y es probable que haya que situarla como la primera y más influyente de las razones, haya sido la incertidumbre sobre el futuro tratamiento jurídico y fiscal de la vivienda. En este sentido y cuando los poderes públicos crean incertidumbre alrededor de la vivienda, sea de compra o de alquiler, mediante rumores o propuestas, la mayoría de las veces electorales o a modo de globos sonda, orientados a reformar o modificar aspectos normativos, la demanda se resiente y las decisiones de compra o de alquiler se frenan. 

En esta situación es lógico que se modifiquen los precios. Y cuando esto sucede hay que tener en cuenta que se está implicando a casi el 80% de los hogares que, según las cifras del sector, son viviendas que pertenecen a las familias, de ahí que cualquier iniciativa o propuesta que se lance al aire en este sector acaba por tener un reflejo en la actividad inmobiliaria, tanto como si es en la parte de la compra venta de vivienda como en la relativa al alquiler. Se podría afirmar que cualquier novedad o iniciativa que afecte al entorno fiscal o jurídico suele tener una respuesta en el mercado. Y en los últimos meses la actividad política se ha prodigado en propuestas que tienen -y sobre todo, tendrán que ver- con el futuro a medio plazo de la inversión inmobiliaria. 

Se podría asegurar que en la actualidad, el nuevo Gobierno despeja una primera incertidumbre como es el hecho de su formación, pero mantiene abierta la principal inquietud o inseguridad en el sector como es la nueva normativa del alquiler y otras medidas que afectarán al sector. Por tanto, cabe esperar en los próximos meses un aumento de la inestabilidad en este sector que se podrá mostrar en la caída en el ritmo de construcción de viviendas, en la caída del ritmo de formalización de hipotecas, debilidad igualmente previsible en los precios y claro, con sus consecuencias directas sobre el menor empleo y la menor actividad económica en general.

Desde la óptica de la oportunidad, la actividad inmobiliaria se encuentra en uno de esos momentos `dulces´ provocado por la evolución de los tipos de interés, una situación que sitúa los costes de la financiación hipotecaria en mínimos, tanto para los préstamos a tipo variable como a tipo fijo, lo cual no debería pasar inadvertido para los poderes públicos, toda vez que se trata de uno de los mejores y mayores alicientes para la adquisición de una vivienda, tanto para los particulares como para los inversores.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...