edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
10/09/2018

Las ’fintech’ crecen en Europa mientras los reguladores recelan de los activos en los balances bancarios

Las tecnológicas europeas, menos capitalizadas que las chinas y las estadounidenses, atraen capital
Carlos Schwartz
A una década de la crisis de Lehman Brothers y en medio del recelo, cuando no preocupación, de los reguladores europeos por los activos menos saludables en los balances bancarios del continente, las fintech siguen creciendo. Lo característico de esta industria es el flujo permanente de capitales que obtienen de los fondos de inversión, de bancos tradicionales que quieren estar presentes en el proceso, y de los inversores institucionales. La tasa de crecimiento por país no es uniforme y se refleja de forma dispar en la penetración que tienen en cada mercado. Las estadísticas indican que de forma colectiva en Reino Unido el sector es el que más se ha enraizado en todos los segmentos financieros incluido el bancario. En junio, la propietaria de la plataforma tecnológica de pagos Adyen de Holanda hizo una salida a bolsa que le ha permitido alcanzar en la actualidad una capitalización de 18.000 millones de euros, por encima de muchos bancos europeos. Pero mientras hay muchos ejemplos exitosos en el continente, el país en el cual la inversión en tecnológicas se muestra más sólida es en Reino Unido. A los ejecutivos del sector en Londres no les quita el sueño el Brexit. 
El motivo fundamental para esta actitud es el que el dinero sigue llegando a tasas muy altas. El año pasado la plataforma de pagos y emisora de tarjetas estadounidense Vantiv pagó 9.100 millones de libras por la plataforma de proceso de pagos con tarjetas de crédito y débito británica Worldpay que a su turno logró una presencia en otros mercados europeos como Alemania, Holanda y Francia . Pero aún sin contabilizar esta operación el crecimiento de la inversión en las fintech en Reino Unido ha registrado una tasa anual del 40% levantando 10 veces más recursos que las alemanas y 20 veces más que sus homólogas de Francia.

El clima de optimismo del sector en Londres se vio reforzado la semana pasada cuando la plataforma que intermedia crédito entre particulares, Funding Circle -que también está presente en Estados Unidos, Alemania y
Holanda- anunció una oferta inicial en bolsa por importe de 300 millones de libras lo que podría llevar su valoración por encima de los 1.500 millones de libras. El anuncio de la operación ha resaltado una vez más el factor de multiplicación en la valoración de las fintech, rodeadas de un consenso entre los inversores de que su papel  revolucionará al sector financiero de la misma forma que las grandes plataformas de Internet han actuado como revulsivo de los sectores en los que han intervenido, desde los medios de comunicación hasta el comercio pasando por la logística.

“Reino Unido se ha convertido en un banco de pruebas del sector, y nadie parece demasiado preocupado por su salida de la Unión Europea, quizá porque el escollo se sortea abriendo una sucursal operativa para Europa en Irlanda. Pero hay una serie de factores que han contribuido a este papel de las fintech en Londres”, afirma un analista del sector. El primero es que el país adoptó, de forma muy temprana, la directiva de la UE que da acceso a las plataformas de medios de pagos y otras tecnológicas financieras, a la clientela bancaria que lo acepte de forma expresa. De esta suerte las plataformas de pagos, los sistemas de transferencias sin coste, o las plataformas de crédito, tienen acceso a una información vital que ha dejado de ser propiedad de los bancos a quienes esta modificación jurídica les ha supuesto un golpe serio, al abrir un canal para que sus competidores tecnológicos oferten servicios a su propia clientela. 

Otro de los elementos que ha contribuido a este desarrollo en Reino Unido ha sido una legislación financiera en permanente actualización y la propia naturaleza de plaza financiera de la City. Hay más facilidades en camino: otro estímulo muy esperado son los 775 millones de libras en subsidios que se deberán repartir en el sector de la banca para pequeñas y medianas empresas y que incluirá de forma destacada a las fintech. El sector tecnológico cuenta con el decidido apoyo del ministerio de Finanzas británico que ha promovido a las fintech como un elemento clave para colocarse a la cabeza de este sector a escala internacional, de acuerdo con Rishi Khosla el consejero delegado de Acorn OakNorth, dedicada a la financiación de las pequeñas y medianas empresas y al crédito hipotecario. La empresa logró una valoración de 2.300 millones de libras tras una ronda de financiación de 100 millones de dólares hace escaso tiempo.

En parte por estos motivos el club británico de los unicornios, las 'start-up' con una capitalización de más de 1.000 millones de dólares, es uno de los más nutridos de Europa. En abril la fintech Revolut, propietaria de una plataforma de pagos, obtuvo 250 millones de dólares en una ronda de financiación que llevó su valoración a 1.700 millones de dólares, es decir cinco veces más que el nivel que había logrado en 2017 tras una inyección de capital. 

En noviembre del año pasado la plataforma de transferencias y cambio de divisas TransferWise fue valorada en 1.600 millones de dólares tras una ronda de financiación en la que obtuvo 280 millones de dólares en recursos de inversores. El jueves pasado la británica Monese anunció que había obtenido financiación por importe de 60 millones de dólares en una operación encabezada por el grupo sueco Kinnevik, bajo control de la familia Stenbeck. Kinnevik, propietaria entre otras plataformas de Zalando, tras una prolongada presencia en el sector industrial sueco y europeo, se ha convertido en uno de los principales inversores en el sector digital y de las fintech del continente. 

Los ejecutivos de las fintech europeas siguen con atención la experiencia británica entre otras cosas por el decidido apoyo gubernamental, con una política de estado para el sector, y miden su resultado por el continuado flujo de inversión que el sector sigue convocando. Esto ha colocado el riesgo de un Brexit duro en un lugar distante en la lista de preocupaciones de los ejecutivos del sector en Londres. “Tenemos otras prioridades, otros problemas que a corto plazo pueden suponer el fin del negocio para nosotros. Respecto de la salida de la UE, habrá que encararla cuando ocurra. Mientras tanto llevamos la delantera”, señala una fuente próxima a TransferWise.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...