edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
26/03/2020

Las grandes empresas se pertrechan de liquidez para hacer frente a las consecuencias de la crisis

Con los mercados de deuda corporativa secos las empresas se dirigen a los bancos para abastecerse
Carlos Schwartz
El Gobierno de Pedro Sánchez anunció tras el último consejo de ministros que los bancos podían comenzar a canalizar 20.000 millones en créditos que dispondrían del aval del estado. El aval para pequeñas y medianas empresas (pymes) y autónomos será del 80% y para las grandes será del 70%. El paquete de emergencia para hacer frente a la crisis de la Covid-19 anunciado por la Moncloa en el Decreto de 13 de marzo y añadidos posteriores, tenía un volumen de 200.000 millones de euros, de los cuales la mitad era en avales para créditos a las empresas y autónomos. Del total anunciado, quedaba además en manos de la banca una asistencia de 82.000 millones. Es decir, que fuera de los avales el estado aportaría a modo de inmenso esfuerzo soberano 18.000 millones de euros. Eso es todo en dinero contante. La letra pequeña del anuncio es que el importe del aval de la línea de crédito quedaba pendiente de la autorización de la Comisión Europea (CE), y esta de momento ha dado luz verde sólo a un 20%, al menos de acuerdo a lo que se ha informado tras el último consejo de ministros. La avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo (Erte) que se ha registrado está motivada por la abrupta cesación de la actividad económica a escala nacional. Con el añadido de que para poder contratar crédito se debe demostrar que no se ha despedido personal, lo cual ha fomentado una herramienta intermedia entre el empleo y el despido liso y llano.
El listado es interminable, pero se destaca el anuncio de El Corte Inglés que ha dejado de lado su tradicional paternalismo para comunicar que su Erte afecta a 26.000 trabajadores. Pero la realidad es que la mayoría de las pyme esperan poder reanudar la actividad tras la catástrofe que les ha sobrevenido. Mientras habrá que ver con qué celeridad se instrumentan estas líneas de crédito con aval del estado, pero lo destacable es que pese a la sonora apariencia de las cifras el volumen es corto, por no decir muy corto, y hay que ver a quién va a llegar realmente.

Al Gobierno se le ha olvidado fijar un tipo de interés orientativo para esta línea de crédito, con muy escaso riesgo por el muy alto nivel de aval del estado. Las declaraciones de la ministra de Economía Nadia Calviño son que se fían al buen hacer de la banca, pero en el fondo lo que han hecho es dejar la puerta abierta a que los bancos busquen resarcir parte de los bajos ingresos que han padecido durante una larga temporada por la falta de operaciones de crédito. Pero esta crisis ha tenido el efecto de recentralizar la financiación de las empresas en el eje bancario. Las formas alternativas de financiación se han disipado con rapidez. 

En España la ausencia de facturación se traduce de inmediato en una mayor demanda de crédito bancario, porque las líneas de financiación no bancaria son muy escasas, quitando los pagarés de empresas y otros instrumentos de corto plazo que se materializan en mercado específicos, como el caso del MAB o de, otra vez, algunos “mostradores” bancarios que se ocupan de la colocación. Pero a escala global, desde el 21 de febrero, de acuerdo con los datos de las últimas investigaciones económicas los mercados no bancarios de financiación de las grandes corporaciones se han secado. Esta es la fecha que se ha considerado como el umbral de las tensiones de liquidez corporativas porque los bonos de todo tipo, incluidos los destinados a los mercados de dinero, dejaron de colocarse por falta de demanda salvo excepciones de muy alta calidad. El resultado inmediato de esta situación ha sido ocasionar tensiones de liquidez dentro de las propias entidades bancarias.

“Pese a su mayor capitalización y posiciones de liquidez por relación a la crisis financiera global del 2008 el sector bancario de las economías desarrolladas, de forma notable en los Estados Unidos, ya han estado bajo una situación de estrés debido a la caída de la cotización de sus acciones de entre el 40% y el 50%. Uno de los motivos para este comportamiento puede ser el papel de aseguradores de la liquidez para el conjunto de la economía que tienen los bancos”, afirman en un estudio los economistas Viral Acharya y Sascha Steffen, quienes además señalan que los vencimientos que se avecinan en materia de bonos y papel comercial no se van a poder refinanciar en los mismos mercados y van a acabar solicitando árnica en los mostradores bancarios. 

Los economistas estudiaron un billón de dólares en líneas de crédito bancario aun sin disponer por parte de 2.400 grupos empresariales de Estados Unidos. Standard & Poors se ha dedicado a revisar la calificación de las empresas y ha degradado a un total de 120 desde el inicio de la epidemia, advirtiendo sobre las perspectivas de otras 176 corporaciones. Moody´s por su parte ha estimado el volumen de vencimientos de deuda corporativa este año en Estados Unidos en 235.000 millones de dólares y en 345.000 millones en el 2021. 

Las cifras que se dan de apelación al crédito son controvertidas de momento. Por ejemplo, de acuerdo con una investigación propia -cuya metodología no describe- el Financial Times señala que 130 empresas de Europa y Estados Unidos han dispuesto en las últimas tres semanas de crédito por importe de 124.100 millones de dólares. La evolución en España de momento no se puede determinar. La Asociación Española de Banca, que carece de la más mínima transparencia desde el punto de vista del tiempo real, el último dato que da es a septiembre de 2019. Por su parte los datos del Banco de España sólo reflejan de momento las cantidades agregadas para enero de “crédito a otros sectores residentes”, incluyendo concesiones por el ICO y establecimientos financieros de crédito por importe de 1.187.671 millones, es decir nos enteraremos con mucho retraso de lo que realmente está pasando aquí, antes veremos cómo suben las cifras de Erte y de procedimientos concursales cuando se reabran los juzgados. Viva la transparencia informativa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...