edición: 2784 , Lunes, 19 agosto 2019
16/07/2019

Las grandes petroleras europeas compiten por un nicho en la generación y ’trading’ de electricidad

Shell desarrolla un modelo ligero en activos, pero intensivo en ’trading’, como reconversión energética
Carlos Schwartz
Las grandes petroleras europeas han entrado en el sector de la generación, distribución y 'trading' de electricidad de acuerdo con un modelo que responde a la previsión de que la electricidad llegará a suponer el 25% de la energía consumida a escala global en 2030. La creciente presencia de Repsol en la generación eléctrica de bajas emisiones y en renovables forma parte de esta tendencia. Pero está lejos de ser una excepción, aunque cada empresa del sector ha escogido su propio camino. La francesa Total tiene una participación mayoritaria en el fabricante de sistemas solares SunPower y ha adquirido el fabricante francés de baterías Saft Groupe. La británica BP ha adquirido la empresa de carga de coches eléctricos Chargemaster en 170 millones de dólares, además de invertir otros 20 millones de dólares en la empresa de carga rápida de baterías StoreDot. La noruega estatal Equinor también ha comprometido inversiones en el sector. El desarrollo de una presencia en el sector de la electricidad tiene, sin embargo, sus inconvenientes para las petroleras porque el retorno de las inversiones en las empresas de generación eléctrica es menor que en el del petróleo y el gas, advierten los analistas de inversión. Señalan además que en el sector de la generación ya existen inversiones de grandes dimensiones, lo que obliga a medir las posibilidades de competir y los nichos en los que ello se puede hacer de forma rentable. 
La extracción de crudo tiene una tasa de rentabilidad más alta y un retorno más rápido que las fuertes inversiones en capital fijo necesarias para la generación de electricidad, señalan, y puntualizan que además es un sector muy regulado. Pese a ello en promedio las petroleras europeas han invertido el año pasado una fracción de sus recursos en energías con bajas emisiones, equivalente a un 7% de sus gastos de capital en 2018, de acuerdo con la consultora especializada en inversiones CDP. Un caso relevante dentro de las europeas es el de Royal Dutch Shell que pretende convertirse en la mayor compañía eléctrica del mundo sin necesidad de generar electricidad. La empresa ha decidido acoplarse a la carrera por energías más limpias de una forma peculiar, poco activos de generación y una gran penetración en la compra venta de energía eléctrica. De acuerdo con el consejero delegado de la empresa Ben van Beurden, “el 'trading' de electricidad estará en el corazón de nuestra aproximación integrada como una muy importante fuente de valor”.

“Por supuesto que vamos a generar electricidad … pero nuestra preferencia es mantenernos ligeros en activos y equilibrar nuestra oferta con energía producida por otros generadores”, afirmó el ejecutivo. De acuerdo con la información que la empresa ha difundido, su actividad central seguirá siendo el gas y el petróleo, pero aspira a ser uno de los principales proveedores de electricidad a escala global merced a su participación en el 'trading' de energía con un horizonte en el 2030. 

Shell espera obtener un retorno de entre el 8% y el 12% de su negocio de energía eléctrica, por debajo de la franja de entre el 12% y el 15% en petróleo y gas. Lo que es menos visible es el poderoso negocio de 'trading' de electricidad que Shell ya tiene en Estados Unidos, donde es el segundo 'trader' de energía por dimensión, aunque la empresa no desglosa el beneficio operativo de su división de 'trading' de energía eléctrica y por tanto es imposible establecer comparaciones. 

De acuerdo con fuentes vinculadas al sector de la generación eléctrica en Estados Unidos “no todas las eléctricas sacan el partido adecuado de su generación por ineficiencia en el 'trading', es por ello que intermediar en energía es una buena idea porque genera un margen que no está atado a la conservación de activos costosos, evita el endeudamiento para el desarrollo de esos activos, y esquiva el peso de la regulación que suele moderar el beneficio en este sector”. Para las petroleras europeas se trata de demostrar que pueden contribuir a la descarbonización promovida por las conferencias del clima y ajustarse a los objetivos de la Unión Europea (UE), pero al mismo tiempo mantenerse en el negocio de la energía de acuerdo con las tendencias de generación limpia, que pueden arrinconar su negocio basado en los hidrocarburos. La realidad es que la electricidad está aumentando su participación en la calefacción doméstica, el transporte y los procesos industriales.

Una de las cuestiones centrales es la velocidad a la cual se producirán las transformaciones en el sector de la energía. Este es un elemento decisivo porque puede alterar la estructura de la demanda. Por el momento las estimaciones colocan el horizonte en un punto distante en el tiempo, que oscila entre 40 y 50 años para el desplazamiento del negocio basado en los combustibles fósiles. El problema para las petroleras es que estas proyecciones son absolutamente arbitrarias.

Algunos analistas señalan que un proceso de sustitución de fuentes de energías puede acelerarse por el solo hecho de la inercia que se genere en el proceso. En este cuadro, la presencia de las petroleras dentro del negocio de la energía eléctrica, es una forma de tomar el pulso al desarrollo del mercado de las energías renovables y de bajas emisiones, teniendo en cuenta que el combustible por excelencia para esta transición sería el gas, lo que permitiría el mantenimiento del negocio de los combustibles fósiles durante más tiempo si no hay aceleración significativa en la sustitución. 

Algunos analistas se preguntan hasta dónde el negocio de la generación eléctrica es viable sin el desarrollo de activos de generación porque, señalan, el 'trading' puede tener márgenes muy delgados y su beneficio dependería de un volumen significativo en un mercado muy competitivo. Mientras tanto, Shell ha comprado al fabricante de baterías alemán Sonnen, los minoristas de electricidad First Utility y MP2 Energy y las empresas de recarga de automóviles New Motion y Green Lots, y la empresa de tecnología de la energía británica Limejump Ltd.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...