edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
19/07/2020
banca 

Las malas cuentas de los dividendos

No es la primera vez, ni será la última, que los bancos dejan en evidencia que la calculadora del Banco Central Europeo falla, o que quien la controla no sabe usarla como es debido. Lo cierto es que el supervisor bancario europeo se ha confundido con los dividendos de la banca, ha cerrado el grifo de la retribución a los accionistas para evitar posibles insuficiencias de recursos de capital de las entidades y al final, resulta que para ese viaje no eran necesarias esas alforjas, las de la prohibición de repartir el beneficio.

Una sobrestimación de los hechos, una sobrevaloración de los riesgos que según el banco central, eran previsibles y probables en un futuro a corto y medio plazo, no se han producido, no han tenido lugar. Se temían las autoridades que los bancos no tuvieran liquidez y capital en suficiente cantidad como para atender la demanda de dinero de empresas y particulares. Bien es cierto que algunas entidades (ninguna de las calificadas como sistémicas) pasaron por momentos de peligro de quiebra. Pero la sangre no llegó al río. Ni siquiera se acercó; no hubo sangre, sólo miedo.

Miedo es lo que hoy sienten algunos responsables del sector bancario cuando comprueban que algunas decisiones como la señalada del cierre o prohibición (recomendación, le llaman) de distribuir los beneficios, no sólo no van a ninguna parte sino que además se demuestran dañinas. Porque la banca, según las cifras que están mostrando los balances públicos, ha sido tan solvente o más en este período de urgencia (entre marzo y junio) de pandemia como antes de la misma o incluso en la actualidad. La banca mantiene sus ratios de solvencia tras ese período y denuncia un claro efecto negativo de la gran idea del supervisor bancario.

El efecto más polémico no es si al final la medida prohibitiva del pago de dividendos es eficaz o no, sino que de la misma se desprende un daño sobre los niveles de riesgo de las entidades en términos de rebajas de rating en algunas entidades que ha sido un obstáculo a la hora de salir al mercado en busca de financiación. Si bien es cierto que el sector bancario en Europa ha dejado sin circulación cerca de 30.000 millones de euros que no han salido al mercado, también es cierto que los mayores costes de financiación han dañado buena parte de los balances bancarios. En resumen, la decisión sobre los dividendos ha sido (y sigue siendo) un fiasco.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...